Libertad 2.0: ya somos miles contra "la patada en el router"

Libertad 2.0: ya somos miles contra "la patada en el router"

A la ley de la “patada en el router” se le ha declarado un nuevo foco de oposición. La iniciativa Libertad 2.0 pide que se retire del proyecto de Ley de Economía Sostenible la disposición final que facultaría al Gobierno para cerrar sitios web. Frena el mayor ataque a la libertad de expresión de la etapa democrática. Firma ahora el manifiesto Libertad 2.0. HazteOir.org ya lo ha hecho.

V. GAGO.- El Gobierno pretende arrasar con derechos fundamentales como la intimidad y la libertad de expresión. Si prospera en las Cortes la disposición final primera del proyecto de Ley de Economía Sostenible, una comisión gubernativa tendrá licencia para censurar sitios web. Con el pretexto de acabar con las descargas supuestamente ilegales, se creará una policía del pensamiento, como en la pesadilla totalitaria imaginada por Orwell.

Este martes se ha presentado en Madrid la iniciativa Libertad 2.0. Impulsada por prestigiosas entidades cívicas como el Foro Liberal y el Club Liberal Español, el manifiesto promueve ideas para una auténtica libertad en la Red.

A las 21.30 horas de este martes, apenas 48 después desde su lanzamiento, ya lo han firmado más de 1.500 personas y ha recibido la adhesión de 118 blogs.  En Facebook, el grupo de seguidores ha explotado rápidamente con casi 2.000 activistas por la libertad en la Red.

La presentación a la Prensa ha contado con intervenciones de Almudena Negro, presidenta del Foro Liberal; Luis Canal, presidente de Libertad y Derechos Civiles; Alejandro Campoy, portavoz de La Rosa Blanca; Margarita Rabassa, presidenta del Club Liberal Español, y Francisco Javier Jiménez Rivero, portavoz de HazteOir.org. Son sólo algunas de las entidades adheridas a Libertad 2.0.

Los impactos de Libertad 2.0 en la Prensa no se han hecho esperar. Influyentes columnistas sobre temas de Internet, como Daniel Rodríguez Herrera, bloggers liberales como Elentir, la poderosa Asociación de Internautas, o diarios en línea como ElMundo.es han posicionado ya a Libertad 2.0 como una referencia del creciente rechazo cívico a la “ley de la patada en el router”. Incluso la agencia pública Efe ha emitido un despacho sobre la presentación de Libertad 2.0 a la Opinión Pública.

Los impulsores del manifiesto han subrayado su exigencia de que se retire la disposición que permitirá crear una policía gubernativa para cerrar sitios web, una medida que califican de “inconstitucional de cabo a rabo”, según la definió Luis Canal, presidente de LyDC y jurista.
La presidenta del Foro Liberal, Almudena Negro, anunció movilizaciones desde este nuevo foco ciudadano de oposición a la ley. El portavoz de La Rosa Blanca, Alejandro Campoy, habló de un “nuevo intento de amordazar a la sociedad civil”. Margarita Rabassa, presidenta del Club Liberal Español, destacó la rápida acogida del manifiesto entre los usuarios conscientes del valor de la libertad de expresión como pilar de nuestra forma de vida.

Tanto Almudena Negro como Francisco Javier Jiménez Rivero (portavoz de HazteOir.org) matizaron las diferencias de Libertad 2.0 con otros manifiestos contra la “ley de la patada en el router” que asumen premisas ideológicas de la izquierda.

“Personalmente”, dijo la presidenta del Foro Liberal refiriéndose a la declaración de Red Sostenible, “no puedo adherirme a un manifiesto que habla de una supuesta ‘propiedad procomún’ de los bienes”.

Libertad 2.0 va dirigido a las personas, los individuos libres, mientras que otros manifiestos invocan derechos de ciudadanía, cuando lo cierto es que los derechos son individuales, o no son derechos”, explicó Francisco Javier Jiménez Rivero.

Libertad 2.0 pide, no sólo que se retire la disposición de la “patada en el router”, sino que dimitan las ministras responsables de este atropello a la libertad: la de Cultura, Ángeles González-Sinde, y la de Economía, Elena Salgado.

También exige que las entidades de gestión de los derechos de autor, la SGAE, dejen en paz a los ciudadanos y se les auditen sus cuentas para saber cómo se gestionan.

Las movilizaciones continuarán hasta parar esta abusiva ley contra la libertad.

Libertad amenazada

“La libertad de expresión o información no puede, en una sociedad abierta, quedar en manos de una comisión administrativa que decida qué blogs/webs tienen derecho a existir y cuáles no”, proclama el manifiesto Libertad 2.0.

Si se aprueba en las Cortes la medida del Gobierno, cualquier sitio web podrá ser clausurado por la policía del pensamiento creada por el Gobierno. Su decisión deberá ser ratificada por un juez de la Audiencia Nacional en un plazo de cuatro días. El Gobierno pone a los usuarios de la Red al mismo nivel que narcotraficantes y terroristas.

Los firmantes de Libertad 2.0 señalan que “los derechos de autor no son más que el argumento esgrimido por el Gobierno para instalar la censura y liquidar la libertad de expresión. No estamos en una batalla contra los creadores sino en una lucha por la defensa de nuestras libertades y derechos civiles”.

La iniciativa Libertad 2.0 pide, además de la retirada de la disposición final que abre la puerta a una policía del pensamiento, la supresión del llamado canon digital y un cambio legislativo “para que las entidades de gestión de derechos de autor dejen de poder ejercer presiones intolerables sobre los ciudadanos y que se auditen de forma inmediata las cuentas de todas estas entidades”.