Mons. Martínez acusa la mala interpretación de sus palabras sobre el aborto

Mons. Martínez acusa la mala interpretación de sus palabras sobre el aborto

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/27007">Oponerse al aborto en España puede conducir a la cárcel</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/26606">El Instituto Andaluz de la Mujer califica de &quot;barbaridad&quot; que el arzobispo de Granada salga en defensa de las mujeres</a>»
<a href="http://www.hazteoir.org/node/27047">«Por esta homilía quieren llevar a la cárcel al Arzobispo de Granada»</a>

El Arzobispo de Granada, que recalca su "más profundo rechazo y total oposición a cualquier tipo de malos tratos contra las mujeres y contra cualquier ser humano", victima de la ira manipuladora de quienes tratan de ocultar la crueldad del aborto.

REDACCIÓN HO / EUROPA PRESS.- El Arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, afirma hoy en un comunicado que sus palabras en la homilía del pasado 20 de diciembre sobre el aborto han sido "malinterpretadas" y se ha posicionado en contra de cualquier tipo de maltrato contra la mujer, después de que comparara la interrupción del aborto con un genocidio y opinara que su práctica da a los varones "licencia sin límites" para "abusar del cuerpo" de las féminas.

A través de su escrito, Martínez señala que con estas palabras no quiso ofender "a los fieles y personas de buena voluntad", ya que el objetivo de su homilía fue "exponer la indignidad que supone que una sociedad no proteja a los más débiles y desfavorecidos, a los que no tienen ningún medio para defenderse: los no nacidos".

Concretamente, Monseñor dijo el pasado 20 de diciembre que "matar a un niño indefenso, y que lo haga su madre" da a los varones "licencia absoluta, sin límites de abusar del cuerpo de la mujer porque la tragedia se la traga ella, y se la traga como si fuera un derecho: el derecho a vivir toda la vida apesadumbrada por un crimen que siempre deja huellas en la conciencia y para el que ni los médicos ni los psiquiatras, ni todas las técnicas conocen el remedio".

Hoy señala que el reproche que le hace a la Ley del Aborto es que, "en la misma medida en que facilita la eliminación del niño engendrado y no nacido, facilita también la irresponsabilidad de hombre y mujer en sus relaciones, y -por extensión- los abusos a la mujer".

El día 20, Martínez también opinó ante sus fieles, en la Catedral granadina, que la Ley sitúa a los profesionales sanitarios en situaciones "muy similares" a las de los oficiales de los campos de concentración nazis, "en los que no podían rebelarse porque eran órdenes superiores", comparando así la interrupción voluntaria del embarazo con un "genocidio silencioso".

Reacción en facebook

Estas palabras han desembocado en la creación en la red social 'Facebook' de grupos minoritarios de detractores que no admiten disensión alguna sobre el aborto y persiguen contra todo aquel que clame por la mujer y el no nacido.  

En este contexto, Martínez ha mostrado hoy su "más profundo rechazo y total oposición a cualquier tipo de malos tratos y de violencia física, verbal o psicológica, contra las mujeres y contra cualquier ser humano" y ha ofrecido el "abrazo de la Santa Madre Iglesia a todas aquellas mujeres que sufren vejaciones y abusos, del tipo que sean".