Grotesca arremetida laicista del PSOE en Logroño, eliminando las fiestas cristianas

Grotesca arremetida laicista del PSOE en Logroño, eliminando las fiestas cristianas

El equipo de gobierno socialista del Ayuntamiento de Logroño excluye del calendario las fiestas cristianas, entre ellas la de la Virgen del Pilar, la Epifanía, la Inmaculada y San Blas, para primar otras islámicas, como la Fiesta del Cordero, el nacimiento de Mahoma, el final del Ramadán o el Día de Pakistán.

REDACCIÓN HO / COPE / ONDA CERO / EUROPA PRESS.- El equipo de gobierno del PSOE que rige la ciudad de Logroño se ha propuesto para 2010 ser capital de las personas. Y, como para el Consistorio socialista, por lo visto, los santos no lo son, los ha desterrado del calendario de este año, del que ha editado 25.000 ejemplares de pared y 5.000 de mesa. Eso sí, los desterrados son los santos cristianos (salvo unos pocos), pero se advierte de fechas como el nacimiento de Mahoma (24 de febrero), el final del Ramadán (curiosamente no aparece el comienzo), y de otras fiestas musulmanas; o, sin ir más lejos, de la Independencia de Pakistán, el mismo día y al mismo nivel que La Asunción.

San Mateo deja de ser patrón de Logroño para convertirse en Fiestas de la Vendimia. El Pilar no existe, ni siquiera como Fiesta Nacional y de la Hispanidad. También se olvida el calendario de avisar que es fiesta laboral en La Rioja el 8 de diciembre, día del que sólo se dice que "el Colegio de Farmacéuticos celebra la Inmaculada". La Epifanía también fue fiesta laboral y quedó en blanco en el calendario logroñés. Pero, eso sí, se celebrará el día de las rosquillas de San Blas.

Concepción Gamarra, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Logroño, ha mostrado su malestar por el calendario presentado por el alcalde socialista. "Vemos cómo la religión mayoritaria, que es la católica, es excluida, mientras una religión minoritaria tiene todo su reconocimiento". "El 8 de diciembre que es fiesta nacional y es la Inmaculada Concepción" es como si fuera fiesta porque "todos nos solidarizamos y celebramos la fiesta del Colegio de Farmacéuticos", ha dicho.

Para Concepción Gamarra, el alcalde Tomás Santos "se ha tomado mucho interés en que las fiestas de la religión musulmana aparezcan y mucho interés también en que las que tienen que ver con los católicos desaparezcan o se conviertan en algo laico". La portavoz popular opina que "responde a ese planteamiento que tiene el Partido Socialista de excluir a la mayoría de los ciudadanos" y dejar fuera todos los símbolos religiosos, lo cual "choca con querer resaltar los de otros, cuando uno no se acuerda del Día de la Hispanidad".

No hay más ciego que el que no quiere ver

En medio del rechazo y el estupor originado por la decisión del consistorio socialista, el alcalde, Tomás Santos, afirmó hoy que "no entiende" la polémica sobre el calendario municipal 2010, ya que el almanaque pretendía integrar las celebraciones y "días señalados" de todos los colectivos de la ciudad. En declaraciones al programa 'Herrera en la Onda' de Onda Cero, recogidas por Europa Press, se escudó en que el equipo de Gobierno acordó que "Logroño fuese capital de las personas en 2010". Los santos debieron ser, pues, extraterrestres, y la mayoría cristiana logroñesa, abducidos cuanto menos, según estas explicaciones.

"Nos dirigimos en el primer trimestre del 2009 a todos los colectivos, asociaciones, colegios profesionales o clubes para que nos indicarán en que fecha concreta del calendario celebraban su fiesta o su actividad y es lo que hemos hecho, incluirlas en el calendario", añadía Santos, quien señalaba como ejemplo que el día 24 de febrero "además de incluir el día de la Comunidad Islámica, también aparecen las fiestas del colegio Paula Montalt, la Gala del Deporte o las V Jornadas de Colegio de Psicólogos".

El alcalde afirmó que "nunca hemos puesto el santoral" en el calendario, por lo que "no se ha quitado nada del mismo, sino que hemos incluido las actividades colectivas",y negó aseguró que "tiene que haber muy mala idea de quien está levantando una campaña que no es cierta, ni es verdad". La mala idea, señor alcalde, es la que han tenido a la hora de imponer su ideología laicista frente a los principios y costumbres más arraigadoas de la mayoría de sus conciudadanos.