Zapatero extiende su radicalismo a Europa aprovechando el tiempo de Presidencia

Zapatero extiende su radicalismo a Europa aprovechando el tiempo de Presidencia

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/26041">El divorcio, prioridad de Zapatero durante la presidencia española de la UE</a>»

El IPF denuncia que el documento programático conjunto "Programa de 18 meses de las presidencias de España, Bélgica y Hungría" ignora y abandona a la familia, mientras potencia el divorcio exprés y la imposición de la ideología de género.

REDACCIÓN HO.- "El Gobierno español quiere aprovechar su mandato en la presidencia europea para radicalizar a Europa. La imposición del divorcio exprés -que tan desastrosos resultados ha dado en España- y la ideología de género serán sus dos grandes apuestas sociales", afirma Mariano Martínez-Aedo, vicepresidente de la Red Europea del Instituto de Política Familiar (IPF).

Con este documento que combina los programas de las presidencias de España, Bélgica y Hungría y cubre el periodo desde Enero del 2010 hasta Junio del 2011, se repite como objetivo prioritario el abandono y debilitamiento de la familia así como la potenciación del divorcio -como ya adelantara HO- y la imposición a todos los niveles de la ideología de género, como ya ha ido haciendo a nivel nacional Zapatero en España en los últimos años.

Como advierte el IPF, mientras los indicadores de población, de natalidad, de matrimonios, de ruptura familiar y de hogares han empeorado sustancialmente en estos 28 años, en el documento programático "Programa de 18 meses de las presidencias de España, Bélgica y Hungría",  no aborda ninguno de estos problemas de la familia que va a convertirse en la gran olvidada - tan solo 5 menciones retóricas y ninguna propuesta en un documento de 75 páginas-, de manera que su problemática va a seguir creciendo y agravándose.

"Pero lo que es más grave aún -añade Martínez-Aedo-, es que el documento pretende impulsar acciones como el  divorcio Express y la imposición de la ideología de género que van a debilitar aún más a la familia".

Del análisis del programa de la presidencia europea de Rodríguez Zapatero (y las dos siguientes) se desprende los siguientes puntos para la familia:

I.-  LA FAMILIA VA A SER LA GRAN OLVIDADA, DE MANERA QUE SU PROBLEMÁTICA DE LA FAMILIA VA A SEGUIR AGRAVÁNDOSE. El documento apenas menciona a la familia lo que constata la nula importancia que le van a dar. Tan solo 5 menciones - y de manera retórica- y ninguna propuesta en un documento de 75 páginas denotan este abandono. Así mismo, el documento no aborda ninguno de la problemática de la familia europea actual:

  1. NINGUNA PROPUESTA PARA REDUCIR EL INVIERNO DEMOGRÁFICO. A pesar de que Europa está inmerso en un invierno demográfico y en la actualidad, Europa es ya hoy un continente viejo -de hecho las personas mayores de 65 años ya superan en más de 6,5 millones a los jóvenes menores de 14 años y, aunque, que el documento programático recoge varias veces esta situación pero sin plantear ninguna medida de apoyo a las familias para combatir el envejecimiento. No es  suficiente que un documento de esta envergadura lo mencione, sin más, tan sólo como uno de los factores a tener en cuenta, o como algo para lo que hay que prepararse.
  2. NINGUNA MENCIÓN AL DÉFICIT DE NATALIDAD EN EUROPA NI PROPUESTAS PARA RESOLVERLO. Mientras el problema de la natalidad se ha vuelto crítico en Europa ya que cada vez nacen menos niños (775.000 nacimientos menos que en 1.980)  y además se produce un millón doscientos mil abortos que lo convierte-junto al cáncer- en la principal causa de mortalidad en Europa. De hecho, el índice de fecundidad es muy bajo (1,38) en Europa (UE27) muy por debajo de las expectativas de los europeos (2,3 hijos/mujer. En este contexto de déficit, el documento programático no hace ninguna referencia de la imposibilidad de tener el número de hijos que se quiere así como no realiza ninguna propuesta para removar los obstáculos que lo impiden.
  3. NINGUNA PROPUESTA PARA RESOLVER LA DISCRIMINACIÓN ENTRE LOS DISTINTOS PAÍSES DE EUROPA CON RESPECTO A LAS AYUDAS A LA FAMILIA. En Europa hay enormes diferencias en las ayudas a las familia entre países. Así, mientras hay países que tienen a la familia como prioridad destinando ayudas muy por encima de la media europea (Dinamarca, Luxemburgo, Alemania, Suecia, Austria y Finlandia destinan alrededor del 3% del PIB a la familia), otros países no  la tienen como prioridad destinándole muy escasas ayudas (Polonia destina sólo el 0,8% del PIB a la familia, Lituania, Bulgaria y Malta el 1,1%, España el 1,2%). A pesar de que las diferencias en prestaciones son tan grandes que merecería la pena vivir en países como Luxemburgo, Irlanda, Austria o Alemania antes que en Letonia, Polonia o España, el documento no aborda este asunto, ni siquiera la menciona, con lo que seguirán existiendo países de primera categoría y países de segunda/tercera categoría en Europa.
  4. NINGUNA MENCIÓN A LA RUPTURA FAMILIAR, NI PROPUESTAS PARA RESOLVERLO. Aunque la ruptura matrimonial ha explosionado en Europa: Más de 1 millón de divorcios anuales -se rompe un matrimonio cada 30 segundos- y se han roto más de 10,3 millones de matrimonios en los últimos 10 años que ha afectado a más de 17 millones de hijos, el documento no lo aborda.
  5. SÓLO APUNTA AL AUMENTO LA RUPTURA FAMILIAR. El documento cuando trata el tema de la ruptura (Pag.64), habla de armonizar las leyes sobre divorcio y conflictos, pero en el sentido de simplificar y facilitar los trámites, unificando el divorcio en toda Europa.
  6. NO ABORDA LA CONCILIACIÓN DE LA VIDA LABORAL Y FAMILIAR. Se comenta el tema de la conciliación familiar, pero desde el punto de vista de la igualdad y no discriminación entre hombres y mujeres (Pág.32). Es decir, no se plantea hacer cambios que permita a la familia una mejor coordinación de su vida laboral y familiar.

II. IMPULSA LA IMPOSICIÓN DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO. Mientras el documento abandona e ignora a la familia, por el contrario, se pretende avanzar en la imposición de la ideología de género. Así, el documento se plantea que Europa y los distintos Estados, impongan en todas sus políticas la ideología de género, directamente definida o mediante las políticas de igualdad. (Páginas: 8, 9, 32, 46, 64, 67, 68 y 69).