California rectifica y apuesta por las células madres adultas

California rectifica y apuesta por las células madres adultas

En un reconocimiento tácito de que la promesa de las embrionarias es una utopía, el programa de células madre de California prima en sus próximas subvenciones de 230 millones de dólares a la investigación con adultas, alternativa respetuosa con la vida humana y la única que hasta ahora ha arrojado resultados.

REDACCIÓN HO / The New York Times.- Los 230 millones de dólares destinados a las universidades de California y a varias compañías representan un gran paso para impulsar las células madre desde la investigación básica hacia la aplicación en enfermedades como el cáncer y el sida. Pero sólo cuatro de los catorce proyectos implican a células madre embrionarias. Los demás utilizan células madre adultas o fármacos convencionales destinados a eliminar las células madre del cáncer.

Las subvenciones representan por tanto un alejamiento de la misión original del programa. Los votantes de California aprobaron en 2004 un programa a diez años con 3.000 millones de dólares, en gran medida para soslayar las restricciones a la investigación con células madre embrionarias impuestas por la administración del presidente George W Bush.

Esas investigaciones son éticamente rechazables porque implican la manipulación y destrucción de seres humanos en su etapa embrionaria. Este año la Administración de Obama suavizó las restricciones previas.

Los líderes del programa de California  argumetaan que lo que realmente preocupa a los votantes son los tratamientos para las enfermedades, no qué tipo de células se utiliza. Y precisaban que desde el principio el programa no se limita a las células embrionarias.  El compromiso de los votantes era "perseguir el mejor tipo de célula para cada enfermedad", dice Robert N. Klein, presidente del Instituto de Medicina Regenerativa de California, la agencia que ejecuta el programa.

Sin embargo, la adjudicación de subvenciones tiende a reforzar un argumento de los opositores a las células madre embrionarias: estas

células no son necesarias porque los tratamientos que utilizan células adultas están más cerca de fructificar.

Las células madre embrionarias pueden crecer fácilmente en cultivos y convertirse en casi cualquier tipo de tejido, pero tienen más riesgo de tumores. Las células madre adultas pueden obtenerse ya de diversos tejidos y convertirse en una gama más limitada de células. Pero han sido objeto de investigación por más tiempo y en forma de trasplantes de médula ósea se utilizan para tratar diversas enfermedades.

Uno de los proyectos financiados implicaría la recuperación de células madre del corazón. Estas células se multiplican en el laboratorio y luego se vuelven a insertar en el corazón para tratar de reparar el daño de un ataque cardiaco.

Eduardo Marbán, del Centro Médico Cedars-Sinai, que dirigirá el proyecto, ha explicado que las células madre embrionarias humanas a veces se convierten en células cardiacas inmaduras que pueden no servir en un corazón adulto.

Sin embargo, uno de los proyectos elegidos utiliza células madre embrionarias para hacer células productoras de insulina. Los 20 millones de dólares para este proyecto irán a Novocell, una biotecnológica de San Diego, y a la Universidad de California en San Francisco. Otros proyectos con células embrionarias están destinados a tratar el accidente cerebrovascular, la enfermedad de Lou Gehrig y la degeneración macular.

Y otro se ha concedido a las llamadas células madre pluripotentes inducidas (iPS), obtenidas a partir de células del propio paciente y con muchas de las propiedades de las células madre embrionarias. Un equipo de Stanford espera aprovecharlas para tratar la epidermólisis bullosa. Dos proyectos más se dirigen a investigar las células hematopoyéticas en VIH.