Alimentada su radicalidad con las enmiendas pactadas, el Congreso vota hoy la reforma abortista

Alimentada su radicalidad con las enmiendas pactadas, el Congreso vota hoy la reforma abortista

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/26400">Ignacio Arsuaga: &quot;La opinión pública cada vez se posiciona más a favor de la vida&quot;</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/26394">DAV protagoniza un Paseo por la Vida ante el Congreso</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/26310">Estos seis hombres tienen miles de vidas humanas en sus manos</a>»

Con el apoyo de las izquierdas y del PNV e imponiéndose la disciplina de voto se aprobará una ley inconstitucional, como denuncian casi la mitad de los diputados y una sociedad movilizada contra la reforma que tratan de imponerla.

REDACCIÓN HO.- Santiago Cervera, que actuará como ponente del PP en el Pleno, denuncia la inconstitucionalidad de la nueva ley, por mucho disfraz que le ponga el PSOE y sus socios parlamentarios:

"Una ley de plazos no es constitucional, por lo tanto nosotros creemos que esto no es lo que se tiene que articular en la ley que ha planteado el Gobierno; segundo, decir que el aborto, a pesar de que el PSOE lo quiere inscribir en el ámbito de la salud sexual y reproductiva  no es tal cosa, el Gobierno está utilizando dicho ámbito como una mera excusa para modificar sustancialmente la legislación sobre el aborto, y le hemos presentado también enmiendas para aumentar las garantías para la realización de los abortos en España bajo cualquier legislación".

El Pleno del Congreso vota hoy el texto definitivo del proyecto de ley, que incluye las enmiendas pactadas con IU, ERC y PNV el pasado jueves en la Comisión de Igualdad, que no hacen sino añadir más radicalidad al texto inicial, ya sea claramente o disfrazada. Estos pactos dan por seguro que la Ley pasará al Senado, gracias al apoyo en bloque de los 169 diputados del PSOE, que ha impuesto la disciplina de partido, -lo que evidencia doble vara de medir, pues sin embargo ha dado libertad de voto a sus diputados en Cataluña para un asunto mucho menos trascendente, la prohibición de las corridas de toros-; los seis diputados de un partido católico, el PNV; los cinco de ERC-IU-ICV, dos del BNG,  el representante de Na-Bai y, finalmente, dos de los seis parlamentarios de Convergència, partido que ha dado libertad de voto en este tema.  Así, el apoyo que puede llegar a 185 de los 350 diputados de la Cámara; ese margen supone nueve diputados por encima de la mayoría absoluta -necesaria para aprobar la ley dado su carácter orgánico- y representa un respaldo de 52,8% de la Cámara. Con ello se evidencia también la fuerte división política que genera la reforna.

El voto libre, y a conciencia, de  Convergència ante este proyecto legislativo era uno de los pocos cabos sueltos que ayer quedaban por conocerse. La abstención de la representante de CiU en la Comisión de Igualdad del pasado jueves ya daba a entender que no había una postura unánime en el grupo. Según fuentes del propio partido, serán tres los diputados catalanes que rechacen el proyecto, dos los que lo avalen y uno el que se abstenga.

Por el contrario, en contra de la reforma legislativa es previsible que voten los 153 diputados del PP, cuatro de Unió (UDC-CiU), uno de UPN y otro de UPyD. Los cuatro diputados restantes de Convergencia es posible que se incluyan en este grupo aunque no se descarta, después de las modificaciones introducidas esta semana en el proyecto de ley, que alguno se abstenga.

Modificaciones

Con respecto al proyecto original presentado por Bibiana Aído en el Consejo de Ministros, la futura ley reconoce la objeción de conciencia del personal sanitario "directamente implicado"  en el aborto, aunque posterga a "un desarrollo futuro de la Ley" la concreción de los requisitos necesarios para objetar, lo que genera inseguridad jurídica a los sanitarios.

La norma mantiene el aborto libre hasta la semana 14 a partir de los 16 años de edad, si bien las menores tendrán que informar al menos a uno de sus tutores; pero como el que hace la ley, hace la trampa, se confirma que esto ha sido un mero disfraz del apoyo del PNV al proyecto, porque también se establece el coladero que favorecerá el fraude de ley: basta con que la menor alegue que informar a sus progenitores le causará un perjuicio grave, para que los padres sigan completamente marginados del aborto que se les va a perpetrar a sus hijas.

Además de establecer las bases del adoctrinamiento ideológico que sobre la materia se pretende imponer en las escuelas y en las Universidades -ganando de nuevo en radicalidad este texto respecto al inicial, por ejemplo al obligar al estudio de cómo se cometen abortos en las carreras universitarias sanitarias, y que como señala el diptado de UPN Carlos Salvador "abre un campo muy extenso para la objeción de profesores y padres"-, la ley que saldrá hoy hacia el Senado incluye también la gratuidad de los llamados métodos anticonceptivos de última generación en el plazo de un año, lo que incluye fármacos realmente abortivos, como la PDD, que entrañan además graves riesgos para la salud de la mujer.