Hermann Tertsch demanda a Wyoming, La Sexta y Globomedia

Hermann Tertsch demanda a Wyoming, La Sexta y Globomedia

"Me han llamado asesino 4 veces. Les costará muy caro."

REDACCION HO.- La inquina de la izquierda contra Telemadrid no parece conocer límites. Huelgas constantes y sin motivo sustancial, espectáculos dignos de concurso de gritos en el parlamento regional, campañas periódicas contra la presidencia de la autonomía y toneladas de insultos a sus profesionales desde todas las terminales políticas y mediáticas del poder, jalonan la historia de un acoso que en nuestro país no tiene precedente.

Confundiendo la lucha política con la agresión personal, en Madrid socialistas y comunistas dedican buena parte del tiempo de su labor política a no hacer política, sino algarada.

Una de sus víctimas preferidas es Hermann Tertsch, director y presentador del informativo nocturno de la cadena, Diario de la noche, y uno de los periodistas con mayor prestigio de la capital. En la cadena-panfleto del Gobierno, La Sexta, se dedican periódicamente a insultarle. La última agresión ha consistido en un montaje de la imagen del periodista sobre un audio en el que una voz afirmaba que Tertsch está dispuesto a matar a quince pacifistas, a quince menores, a otros tantos ministros del Gobierno y a Zapatero.

A Tertsch se le ha acabado la paciencia y ha anunciado una demanda contra la cadena:

"Me han llamado asesino cuatro veces, mis abogados están preparando la demanda contra Wyoming, La Sexta y Globomedia. Les va a costar cara esta miseria moral que permite todo a estos gurús de la izquierda apoyados por La Sexta, Roures y Zapatero. No me da la gana aguantarme. Voy a destinar la mitad de la indemnización a las Hermanas Misioneras del Santísimo Sacramento y su centro de beneficencia de Chueca."

La cadena-panfleto del gobierno del aborto ha declarado que no tenía intención de ofender al periodista de Telemadrid.

Hermann Tertsch ya ha demostrado con anterioridad su coraje al enfrentarse a los sindicatos de Telemadrid, cuya actividad principal persigue el hundimiento de la cadena, objetivo al que subordinan los puestos de trabajo, que pueden perderse si con ello logran  cerrar el medio.