La ministra Sinde abandona la reunión con los creadores de internet

La ministra Sinde abandona la reunión con los creadores de internet

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/26023" target="_blank">Internet, contra el intento de censura del Gobierno</a>»«« »»

El encuentro estaba destinado a parar la protesta de la red ante el intento gubernamental de restringir la libertad de expresión.

REDACCION HO.- La reunión entre la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y destacados creadores en internet, casi todos pertenecientes al ámbito de la izquierda, ha terminado precipitadamente y sin acuerdo cuando González-Sinde se ha levantado alegando que tenía "prisa".

El encuentro, con el que el Gobierno pretendía frenar la ola de protesta en la red ante el intento de control de internet que se oculta tras el anteproyecto de Ley de Economía Sostenible, ha terminado pues sin  ningún tipo de acuerdo.

El propósito del Gobierno es arrogarse el derecho a cortar por orden administrativa las webs que tengan, a juicio del Gobierno, contenidos ilegales.

Los internautas que han asistido al encuentro afirman que el ministerio no ha mostrado en ningún momento "voluntad de diálogo". Los representantes de la red han amenazado en varios momentos con marcharse de la reunión, ya que la postura de Cultura fue la de no modificar el documento y convocar una reunión tras las navidades.

El motivo de este aplazamiento sería la de conocer la redacción del reglamento que desarrolla el cierre de webs. Según los presentes en la reunión, los representantes de Cultura han adelantado que el primer artículo de este documento servirá para concretar que son las webs con música y de pago.

Una ministra "china" con prisas

La ministra Ángeles González-Sinde ha estado presente hasta la mitad de la reunión, que abandonó, y a lo largo del encuentro se han producido varios momentos tensos, como cuando el bloguero Ignacio Escolar criticó que esta propuesta se acercase al modelo chino, con una evidente censura:

"¿Vais a hacer que España sea como China?"

El Ministerio respondió: "Ya lo es". A la salida de la reunión, Escolar insistió, en declaraciones a los medios, en que el nuevo procedimiento, que permitirá a un comité ordenar el cierre de páginas web sin orden judicial, le parece "peligrosísimo", ya que "es algo que en el mundo hacen países como China o Cuba, no los países democráticos".

En este sentido, aseguró que se va "más preocupado de lo que venía". Así, confirmó que no se ha llegado a ningún acuerdo en una reunión que calificó de "tensa". Sin embargo, al  referirse al trámite parlamentario que debe pasar el anteproyecto de Ley, dijo que "la cosa puede cambiar mucho". El creador de Radiocable.com, Fernando Berlín, se mostró más pesimista:

"Yo me he salido de la reunión porque entiendo que es una reunión en la que no se puede avanzar."

Berlín explicó que "la reunión era informativa", por parte del Ministerio, mientras que ellos venían con "una reivindicación clara de retirar de la ley esa disposición porque viola derechos fundamentales".

Asimismo, indicó que el Ministerio muestra "mucha disposición a dialogar", pero criticó que lo hacen "cuando la ley ya está en marcha". Por otro lado, advirtió de que los asistentes a la reunión no representan a todos los internautas y, por lo tanto, "éste debería ser un debate público abierto a la red".

Otro de los internautas, el consejero delegado de Idealista.com, Jesús Encinar, aseguró que les han comunicado que "no hay intención de detener la Ley, sino que quieren seguir adelante con ello". Además, señaló que "es inaudito que los derechos de autor estén por encima de los derechos fundamentales de libertad de expresión de las personas".

El director de Área de Sistemas de Información en el Instituto de Empresa, Enrique Dans, sentenció que "se ha llamado a dialogar para no dialogar". También anunció que el Ministerio ha propuesto otra reunión después de las fiestas de Navidad, "demasiado tarde porque muchos de los trámites estarán ya hechos" e instó, por lo tanto, a "seguir movilizándose" ante lo que considera "un abuso y una actitud antidemocrática".