Cristianos del PSOE afirman que la Comunión no es asunto de los obispos

Cristianos del PSOE afirman que la Comunión no es asunto de los obispos

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/25337">Martínez Camino: Los católicos no pueden apoyar la reforma proabortista</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/24480">Bono arremete contra Mons. Martínez Camino para no definirse sobre el aborto</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/24354">Los socialistas católicos abortistas no están dentro de la Iglesia</a>»

Rechazan la excomunión para quienes colaboren en un aborto porque para ser católico basta "ajustarse un poco" a lo que dice el Vaticano.

REDACCION HO.- Según el grupo Cristianos Socialistas, pertenecientes al PSOE y miembros de su comisión ejecutiva federal, "no es función de la Conferencia Episcopal fijar las condiciones para ser miembro de la Iglesia".

Uno de los representantes de este grupo, el ex director general de Asuntos Religiosos de la Generalidad de Cataluña, Jordi López Camps, coordinador de Cristianos por el Socialismo, presidente de la Fundación del Monasterio de Montserrat, ha respondido a las palabras pronunciadas el pasado miércoles por el portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española.

Monseñor Juan Antonio Martínez Camino recordó que los católicos no pueden apoyar la nueva reforma legislativa aprobada por el Gobierno de Zapatero y aclaró que quien propaga esa propuesta comete "pecado público",  quien defiende el texto legislativo o le da su voto está en "situación objetiva de pecado", y quien "colabore directamente" en un aborto está excomulgado.

López Camps ha declarado a Servimedia que estas afirmaciones le parecen "una exageración":

"No sé si sus palabras obedecen a un sentir mayoritario del episcopado, pero no creo que la mayoría de los cristianos se identifique excesivamente con sus palabras. Las únicas condiciones para ser miembro de la Iglesia son la comunión con la Iglesia universal y luego ajustarse un poco a lo que desde el Vaticano se establezca como doctrina, entendiendo que en algunos puntos hay márgenes interpretativos en la conciencia de cada cristiano."

Tras exponer tan peculiar concepto sobre la pertenencia a la Iglesia católica, López Camps ha ido más lejos todavía al afirmar que el Vaticano no rechaza el proyecto abortista de su partido.

Para ello ha recurrido a una argucia típica de las malas artes de la política, la manipulación de la información:

"El Vaticano no se ha pronunciado expresamente, por el contrario, ha dicho en diversas ocasiones que la Iglesia no tiene que entrar en el campo de la legislación. El Papa es taxativo cuando habla de la sana laicidad y la autonomía de lo temporal."

Dice López Camps que la Iglesia expone sus criterios morales, crea sus marcos, "y a partir de aquí cada uno actuará en conciencia":

"Sobrepasar estos límites es una injerencia excesiva por parte de algún miembro de la Iglesia, que quiere condicionar la actuación de los diputados católicos."