¿Gabilondo pretende dar esquinazo a los objetores a EpC?

¿Gabilondo pretende dar esquinazo a los objetores a EpC?

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/24338">Gabilondo desea que el pacto educativo incluya una solución al conflicto de EpC</a>»

En una carta a los firmantes de una alerta de HO, evita responder a la petición de que reciba a las plataformas objetoras, so pretexto de que Eva Almunia ha hablado con la CECE, el FEF y CONCAPA.

REDACCIÓN HO.- Ángel Gabilondo, ministro de Educación, ha comenzado a remitir a los firmantes de una alerta de HazteOír.org unas cartas en las que rehúye contestar a la petición expresa que en ella se le formulaba: que, como tantas veces ha dicho estar dispuesto a hacer, escuche a los portavoces del movimiento objetor a Educación para la Ciudadanía (EpC).

A finales de septiembre, HO activó una alerta cívica en la que, invocando "el bien de nuestro sistema educativo", se le exigía textualmente "que reciba a los representantes de las plataformas que agrupan a los padres objetores con el fin de buscar una solución dialogada al conflicto" causado por el actual diseño curricular de esas asignaturas.

Desde aquellas fechas, Gabilondo ha manifestado con frecuente reiteración que su Departamento recibiría y escucharía a los representantes de las familias objetoras, respecto de las cuales reconocía que actúan legítimamente. Así se expresaba el titular de Educación el 27 de septiembre en una entrevista publicada por el diario digital Qué:

"Los que objetan creen que han de hacerlo así y luchan desde la legalidad vigente, tienen todo el derecho a hacerlo".

El 1 de octubre iba más allá y comprometía públicamente su palabra de escuchar "las razones" de los objetores:

"Si hay un debate, escucharé las razones de quienes creen desde su conciencia que deben objetar, pero EpC es una asignatura más que se impartirá con normalidad y que seguirá los mismos indicadores, procedimientos y valoraciones que las demás asignaturas".

Además, y aunque eludía todo compromiso a ser él mismo quien se sentara a dialogar con los representantes de las familias de toda España que han planteado formalmente más de 54 mil objeciones, anunciaba con toda claridad que alguien de su equipo ministerial se reuniría con ellos:

"Yo no tengo ningún inconveniente en reunirme con quien haga falta, tampoco es imprescindible que sea yo, puede ser el Ministerio".

El día 5 del mismo mes, en declaraciones a ABC en las que se marcaba como plazo para lograr un pacto educativo la ya cercana Navidad, manifestaba su interés en hallar "una solución" para quienes aducen razones de conciencia al negarse a que sus hijos reciban enseñanzas de EpC:

"Estoy decidido a encontrar una solución para las familias que han invocado la objeción de conciencia". 

El 21 de octubre, en Salamanca, reiteró la intención de convocar a través de la Secretaría de Estado a las organizaciones que aglutinan a las familias objetoras, e incluso apuntaba una posible vía para un acuerdo desaeble para todos:

"Vamos a ver si podemos encontrar alguna solución en el currículum, siempre sobre la base del carácter obligatorio".

¿Faltará Gabilondo a la palabra empeñada?

Sin embargo, algo o alguien parece haberle hecho cambiar de opinión al ínclito Ángel Gabilondo, puesto que, en los párrafos finales de las cartas que está remitiendo a quienes suscribieron la alerta de HO, evita responder a la petición que miles de ciudadanos le habían hecho llegar.

Así, en el penúltimo párrafo de su escrito, fechado el 12 de noviembre, el Ministro reitera "la disposición" de su Departamento a "escuchar"... Pero ya no menciona a las familias objetoras, a las que en numerosas oportunidades ha citado expresamente; se refiere de forma genérica a "asociaciones de padres de alumnos" (perfil al que, por otra parte, responde la flamante Federación de Plataformas España Educa en Libertad):

"Con independencia de todo lo anterior, y tal y como he manifestado en varias ocasiones, mantenemos la disposición de este Departamento a escuchar aquellos razonamientos y propuestas que las Asociaciones de padres de alumnos deseen plantear sobre este asunto. En ese sentido, la Secretaria de Estado de Educación y Formación Profesional ha celebrado recientemente reuniones con la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA), el Foro de la Familia y la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE)".

Así pues, so pretexto de que Eva Almunia ha recibido a CONCAPA, al Foro Español de la Familia (FEF) y a la CECE (la patronal a la que están adscritos buena parte de los colegios concertados de titularidad civil), Gabilondo elude responder a la petición que los firmantes de aquella alerta le formulaban: "que reciba a los representantes de las plataformas que agrupan a los padres objetores con el fin de buscar una solución dialogada al conflicto".

Por último, el Ministro se despide con "un cordial saludo", tras asegurar que en los "mismos términos" ha contestado a todas las personas que "han secundado la iniciativa de HazteOir.org sobre este asunto".

En definitiva, Gabilondo, valiéndose de subterfugios y evasivas, evita responder a lo solicitado, que no es otra cosa que el que reciba a las plataformas objetoras, que recientemente han constituido una Federación de ámbito nacional. España Educa en Libertad es la entidad que más genuinamente representa al movimiento objetor, pues quienes la integran son las asociaciones creadas por las propias familias que han declarado formalmente su rechazo a que sus hijos asistan a las clases de EpC.

Como sus dos predecesoras en la cartera de Educación, Ángel Gabilondo parece no querer aceptar que será inútil la búsqueda de una solución al cada día más complejo conflicto originado por los actuales currículos de ese grupo de asignaturas, si se empecina en marginar del proceso de diálogo a quienes son los más directamente afectados: los padres objetores. Unos padres que, como reza el lema de su movimiento cívico, no están dispuestos a dar ¡NI UN PASO ATRÁS!