"El aborto no es un debate cerrado, sino un grave problema evitable"

"El aborto no es un debate cerrado, sino un grave problema evitable"

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/25203">Defender la vida con eficacia, objetivo internacional común</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/25013">El mundo promoverá desde Zaragoza la participación en defensa de la vida</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/25140">Derecho a Vivir en el IV Congreso Internacional Provida de Zaragoza</a>»
«<a href="http://www.prolifeworldcongress.org/zaragoza2009">Web oficial del Congreso IV Mundial Provida</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/25189">Arranca en Zaragoza el IV Congreso Internacional de Provida</a>»

Los ponentes en el IV Congreso Internacional Provida que se celebra en Zaragoza enfatizan la unión de fuerzas y argumentos, pues "la batalla es de la sociedad civil más que parlamentaria", y la necesidad de apoyo de la mujer embarazada..

REDACCIÓN HO.- La presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida, Alicia Latorre, afirmó ayer en Zaragoza que el objetivo del IV Congreso Internacional Provida es "unir fuerzas y aportar argumentos para hallar respuestas positivas en relación a la vida humana y el problema más grave que tiene España, un problema que es evitable".

Así lo dijo en la primera rueda de prensa que el comité del IV Congreso Internacional Provida celebró este viernes, 6 de noviembre, a las 17.00 horas en la sala de prensa del Auditorio de Zaragoza. El cometido fue exponer el objetivo del congreso así como resaltar el mensaje principal de los ponentes de la mesa ético-antropológica. Todo esto, de la mano de la presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida, Alicia Latorre; la neuropsiquiatra infantil y militante del partido e izquierdas italiano La Margarita, Paola Binetti; y la madre que tuvo un aborto provocado hace 14 años y actual portavoz de la Fundación RedMadre, Esperanza Puente.

Alicia Latorre explicó que el objetivo del congreso es "unir fuerzas y aportar argumentos para hallar respuestas positivas en relación a la vida humana y el problema más grave que tiene España, un problema que es evitable". Aclaró que "el debate del aborto no es un debate cerrado sino un tema de candente actualidad". Asimismo afirmó que "no hay lugar para reprochar ni recriminar nada a nadie porque no se pueden recuperar las vidas perdidas sino que hay que proyectar ideas positivas, de futuro que impliquen a la sociedad a apoyar a la mujer embarazada", aclarando a su vez que la pequeña reducción de niños abortados se ha debido a la acción de las asociaciones implicadas con esta causa. Terminó su intervención señalando que "no descansaremos hasta que no haya ningún aborto".

Paola Binetti por su parte defendió la postura de que "la batalla del aborto es una batalla de la sociedad civil más que de la parlamentaria". Asimismo añadió que "si el siglo XX ha sido el siglo de los derechos individuales, el siglo XXI debe ser el siglo de la solidaridad en el que haya una conciencia de responsabilidad mutua". Con esto rebatió el argumento de quienes defienden el derecho de las mujeres a abortar, señalando que hay que tener en cuenta el derecho del niño a nacer.

Por último, Esperanza Puente afirmó con contundencia que "hoy en día la ley y los servicios sociales dejan a la mujer embarazada sola y desamparada porque no informan sobre la veracidad de la técnica abortiva y tampoco de las alternativas a dicha técnica". Además, señaló que "el síndrome post aborto es ignorado por la mayoría de las madres que se ven abocadas a él porque no se les informa con transparencia de las consecuencias". Concluyó reivindicando la importancia del apoyo de la pareja, la familia y las administraciones públicas hacia la mujer embarazada.