Los dirigentes abortistas del PNV acentúan la presión y desprecian a sus bases

Los dirigentes abortistas del PNV acentúan la presión y desprecian a sus bases

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/24997">Las bases del PNV se rebelan</a>»
«<a href="http://hazteoir.org/node/25000">Urkullu dice apostar por un &quot;mal menor&quot; con su apoyo a la reforma proabortista</a>»
«<a href="http://hazteoir.org/node/24970">Mons. Iceta confirma la &quot;preocupación&quot; en el PNV por su posición sobre el aborto</a>»

REDACCION HO.- Frente a la mayoría de la militancia del PNV, que defiende el derecho a vivir, los dirigentes abortistas del partido siguen presionando para entregar sus votos al PSOE. El diputado general de Vizcaya ha respondido a Monseñor Iceta que el aborto no es un asunto de ética sino de legalidad, y Margarita Uría declara que el sistema de plazos no supone la desprotección del nasciturus y que el proyecto supondrá un avance.

José Luis Bilbao, diputado general de Vizcaya, ha respondido al obispo auxiliar de Bilbao, Monseñor Mario Iceta, quien ayer instó al PNV a reconsiderar su postura respecto al proyecto abortista del Gobierno, que "lo que está en juego no es la ética sino la legalidad".

El presidente de la institución foral se mostró convencido de que, en este debate, la pregunta "es muy clara, estés o no personalmente en contra del aborto":

"Yo, José Luis Bilbao, estoy en contra del aborto, pero aquí, cuando se mezcla el debate ético y el debate jurídico, mal vamos. No viene a cuento mezclar el debate ético de principios y valores con la regulación legal."

Bilbao aseguró que conoce a "muchos católicos vizcaínos a los que no les gustan nada sus obispos".

La vocal del Consejo General del Poder Judicial, Margarita Uría, autora de un informe abortista y favorable al Gobierno que fue rechazado por los jueces, ha asegurado por su parte que estamos ante un asunto "extremadamente delicado" que implica matices de carácter religioso, cultural, ético y moral, aunque la aprobación del anteproyecto abortista supondría un avance:

"La aprobación de esta reforma puede suponer un avance, pero en cualquier caso el proyecto se encuentra en fase de enmiendas, dará mucho que hablar y tendrá que completarse."

Para Uría el sistema de plazos "no supone la desprotección del nasciturus" y la opción de abortar a los 16 años sin el consentimiento de los padres "tiene cabida en el ordenamiento jurídico y no es ninguna extravagancia legal":

"Se trata de un anteproyecto muy ambicioso que va más allá de lo estrictamente penal, puesto que aborda la regulación de políticas públicas orientadas a la salud y a la educación sexual, algo que es novedoso y absolutamente imprescindible."

Esta mañana, en su blog, Iñigo Urkullu sostenía que lo cómodo en el caso del aborto es acogerse a razones de conciencia:

"Cabría una postura cómoda, y aduciendo razones de conciencia personal, no entrar a debatir la cuestión."