Urkullu dice apostar por un "mal menor" con su apoyo a la reforma proabortista

Urkullu dice apostar por un "mal menor" con su apoyo a la reforma proabortista

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/24997">Las bases del PNV se rebelan</a>»
<a href="http://www.hazteoir.org/node/24970">«Mons. Iceta confirma la &quot;preocupación&quot; en el PNV por su posición sobre el aborto»</a>

La dirección del PNV sigue volviendo la espaldada a sus bases y su presidente contesta así a las crecientes demandas para que rectifique su apoyo al proyecto de ley.

REDACCIÓN HO.- En el último artículo publicado en su blog, el presidente del PNV  se declara convencido de que el aborto "no es evitable" y por ello justifica el apoyo de su partido a una ley -solo anuncian enmiendas parciales- que disparará su número y seguirá apostando por abocar a la mujer a este drama violento.

 "Si es imposible evitarlo, que sea un mal menor", afirma. Lo más fácil es lavarse las manos ante la realidad. Más del 99% de los abortos en España responden a una problemática de tipo social, lo cual demuestra que el aborto sí tiene solución, y esta no es una ley que además persigue reducir el número de abortos, sino que lo  hace libre, disfrazándolo de "derecho", sirviendo los intereses del negocio abortista. Una buena legislación presentaría alternativas, medidas de apoyo real a la gestante, que solventen su situación de desamparo económico y social o en las referentes a la adopción,  de modo que puedan optar por seguir adelante con su embarazo. Pero de esto Urkullu, que tiene con el Ejecutivo otros pactos como el referido a los Presupuestos Generales del Estado o el concierto económico vasco, ni lo menciona.

En vez de ello, Urkullo añade más mentiras a su argumentación, indicando que la sociedad actual ha aceptado la "legitimidad de la práctica del aborto", y que es por esto por lo que apuesta por "una mejor regulación". Que la sociedad no acepta el aborto y que esta legislación en nada servirá para paliar su práctica lo puede contemplar Urkullo en manifestaciones como la del 29 de marzo o el 17 de octubre, o en la postura responsable y coherente que han empezado a adoptar las bases del propio partido ante la obcecación de sus dirigentes.

Pero va incluso más allá, y trata Urkullo de disfrazar el posicionamiento en defensa de la vida humana reduciéndolo, como se hace desde el PSOE, al ámbito de las creencias personales:"Cabría una postura cómoda, y aduciendo razones de conciencia personal, de no entrar a debatir la cuestión", añade Urkullu, para insistir en que el debate no se centra en "aborto sí o no", sino que "se trata de los problemas de la actual regulación y de cómo adecuarla, en base a la experiencia acumulada y al contexto en el que vivimos, mejorándola".

A espaldas de las bases y en respuesta a Iceta

Con esta postura el PNV  sigue dando la espalda a sus ases, que ya han empezado a reaccionar . Un aspecto este en el que incidía ayer el  obispo auxiliar de Bilbao, Mario Iceta, al pedir al PNV que recapacitara su decisión de facilitar la aprobación de la reforma de la Ley del aborto por contradecir "llamativamente" la trayectoria de "humanismo cristiano" del partido.

Una apelación a la que Urkullu también responde en su blog. Tras afirmar que Iceta "está en su derecho" de realizar esta petición, afirmasen poder dar como es lógico una sola evidencia de ello que no cree que "toda la Iglesia Católica tenga una posición común" sobre este tema. Intenta de hecho apoyar este punto añadiendo que su partido ha estudiado el asunto durante "meses", contado con "opiniones" de la Iglesia para perfilar su "reflexión" y sus enmiendas al proyecto legislativo de Zapatero. Pero evidenciando lo mucho que le ha dolido la pública y responsable petición del obispo, acorde con su misión pastoral, Urkullo añade que ha abordado esta "delicada" cuestión "movido desde una profunda convicción cristiana".