Recurren el sobreseimiento de la causa contra el abortorio Isadora

Recurren el sobreseimiento de la causa contra el abortorio Isadora

El juzgado dice que la actuación de los agentes del Seprona se sustentó "sobre meras sospechas carentes de todo fundamento".

REDACCION HO.- La plataforma La Vida Importa recurrirá el sobreseimiento de la causa judicial contra el abortorio Isadora. La Vida Importa sostiene que la Guardia Civil "no se inventó el caso pues hay pruebas".

El Juzgado de Instrucción número 6 de Madrid decretó hace unos días el sobreseimiento libre y archivo de las diligencias previas abiertas al abortorio, que había sido acusado de cometer abortos ilegales con fetos de más de 22 semanas de vida. El juez considera que no hay indicios de que esta actividad se haya llevado a cabo.

Por el contrario, el juzgado habla de que la actuación de los agentes del Seprona que denunciaron los abortos ilegales se sustentó "sobre meras sospechas subjetivas, carentes de todo fundamento" y ello "cuando menos, combinada con una rechazable técnica inquisitorial tendente a tratar de buscar algún delito".

La Vida Importa recuerda que las primeras denuncias se presentaron ante la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil en junio de 2006, después de que varios miembros de la asociación investigaran durante dos años los residuos sanitarios dejados en la calle por los empleados de diferentes abortorios de Madrid y Cataluña.

Según La Vida Importa, tanto Isadora como otros abortorios tenían por costumbre deshacerse de los restos humanos "tirándolos a la basura ordinaria", lo que contradice la legislación sobre tratamiento de restos humanos y biosanitarios.

En los meses siguientes, la plataforma llamó varias veces a la Guardia Civil para saber cómo marchaba la investigación oficial. Ante la "indiferencia policial", que duró ocho meses, varios de sus miembros se personaron en la U.C.O, ya a principios de febrero de 2007, advirtiendo a los funcionarios que de no emprender medidas urgentes, entregarían la información a la prensa:

"Fue entonces cuando se comprometieron a enviar, esa misma noche, a una unidad del Seprona a verificar los residuos de las diferentes clínicas, pues de las diversas partes de la denuncia, era la más fácilmente contrastable.

Completamente al azar, la Guardia Civil escogió investigar a la Clínica Isadora esa noche. Una vez verificada por la Guardia Civil la denuncia relativa a la forma de deshacerse de los restos, continuaron con las investigaciones relativas a la mencionada denuncia, lo que llevó a la cárcel al médico Carlos Morín, acusado de múltiples cargos, entre los que destacan abortos ilegales de hasta nueve meses de gestación, de niños de los que después se deshacía mediante trituradoras."

La Vida Importa denunció no haber sido recibida todavía por los sucesivos ministros de Sanidad, "cuando siempre ha actuado conforme a la ley, mientras que han sido recibidos los infractores de la ley". Igualmente criticó "el trato a favor" que está recibiendo el abortorio denunciado.