Los dueños de los abortorios dicen que los manifestantes del 17-O son partidarios del aborto

Los dueños de los abortorios dicen que los manifestantes del 17-O son partidarios del aborto

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/22022">Los abortorios quieren prohibir las concentraciones los días 25 de cada mes</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/22221">El portavoz de los abortorios sugiere que quienes rechazan el aborto le asesinarán</a>  »
««<a href="http://www.hazteoir.org/node/24627">El aborto: un negocio sin escrúpulos y, además fraudulento</a>»»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/17203">La realidad del aborto: quién es quién en un negocio sin escrúpulos</a>»

La patronal del exterminio de niños critica a los defensores del derecho a vivir porque, dicen, no son claros en sus demandas.

REDACCION HO.- Si el Gobierno y sus medios tratan de tergiversar en las últimas horas el carácter de la manifestación a favor de la vida, la mujer y la maternidad, la patronal de los abortorios ha intentado argumentar sin éxito que los defensores del derecho a vivir no plantean sus reclamaciones de una manera clara.

Santiago Barambio, presidente de ACAI, la patronal de los abortorios (Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo), ha intentado hoy criticar la manifestación del 17-O, pero el único argumento que ha sido capaz de articular es el de que los manifestantes son en realidad partidarios del aborto.

El convicto Barambio solo ha sido capaz de decir que el 17-O es "una contradicción" y que los mensajes que lanzan los defensores de la vida no son claros.

Barambio ha declarado que los manifestantes tienen un discurso en contra del aborto y, sin embargo, hacen una manifestación en contra del cambio de una ley:

"Lo que quiere decir que están a favor de la ley anterior, es decir, están a favor de que haya una ley de aborto."

Barambio sostiene que los defensores de la vida pretenden "convertir a la mujer en una fábrica de individuos, y a partir de ahí se defienden puntos como la mejora de las condiciones para las mujeres que quieran ser madres, pero eso lo suscriben los que están a favor de que haya una ley de aborto".

Tras estas declaraciones, el portavoz de la patronal del aborto intentó aclarar el sentido de sus palabras:

"Una ley que permite abortar no obliga a abortar, mientras que una ley que prohibe abortar lleva a las mujeres a la clandestinidad, a la morbimortalidad o a tener que viajar a países donde hay otras leyes, lo que supone también que exista una falta de equidad, porque eso sólo lo puede hacer la gente que tiene dinero."

Barambio encabeza la "industria"  de la destrucción de niños en España. Los abortorios agrupados en la patronal ACAI manejan un negocio que alcanza los 50 millones de euros al año, 8.300 millones de pesetas que se reparte este lobby que ha asesorado al gobierno socialista en la redacción del proyecto de ley.

Al respecto, con notable frialdad, Barambio, aficionado a presentar su actividad como si las víctimas fueran los que exterminan niños, señaló que "hay clínicas que tienen auténticos problemas económicos".

Según este abortista condenado por la Justicia, en España los exterminadores cobran del dinero de todos los ciudadanos menos de lo que paga la sanidad pública en otros países, y a veces los gobiernos regionales se retrasan en los pagos, lo que convertiría sus lucrativos negocios en una ruina.