Un año de Marcha por la Vida da un vuelco a la opinión pública

Un año de Marcha por la Vida da un vuelco a la opinión pública

El vuelco de la opinión pública contra el aborto, fruto de un año de activismo cívico, empieza a hacer mella en los planes abortistas del Gobierno donde más le duele: en las encuestas.

REDACCION HO.- En el último año todas las encuestas señalan un crecimiento constante del número de ciudadanos que se inclinan por rechazar los planes abortistas del Gobierno.

Hace 10 o 15 años tal vez colaba todavía la propaganda de la izquierda ante el aborto. Pero las cosas han cambiado y la sociedad ha ido tomando conciencia de que la vida humana es vida aunque todavía no tenga partida de nacimiento, y de que el aborto es el asesinato (todavía legal en nuestro país) de una persona.

Los defensores del derecho a vivir dan un vuelco a la opinión pública

Una sociedad que defiende, en nombre de la defensa de la naturaleza, la existencia del último bicho, no logra entender que su gobierno disponga alegremente de la vida de los niños. Pero la izquierda, con Zapatero a la cabeza, sigue empeñada en imponer sus criterios criminales sin darse cuenta de que, tras ellos, cada vez hay menos gente.

Un periódico tan próximo a las corrientes abortistas del "pensamiento" políticamente correcto del PSOE como La Vanguardia, publica hoy un sondeo del Instituto Noxa que registra un verdadero vuelco en la opinión pública con respecto al aborto.

El periódico barcelonés preguntó el año pasado la opinión de los ciudadanos ante el proyecto abortista del Gobierno. Entonces el resultado indicaba que el 57 por ciento de los consultados se mostraba a favor y un 30 por ciento era contrario.

Pues bien, ahora, un año después, los partidarios del aborto han bajado al 44 por ciento y los defensores del derecho a vivir suben al 46 por ciento. Entre los votantes socialistas, el 25 por ciento rechazan el proyecto abortista del Gobierno. Los defensores del derecho a vivir han aumentado un 11 por ciento y los partidarios del exterminio de niños han retrocedido un 13 por ciento.

 

 

Exterminio de niños no nacidos

Derecho a vivir

Septiembre 2008

57%

30%

Mayo 2009

47%

46%

Septiembre  2009

44%

46%

 

Un año de lucha ciudadana y de Marcha por la Vida

Lo que ha cambiado entre una encuesta y otra ha sido la actividad decidida de miles de ciudadanos en toda España, agrupados en plataformas cívicas en defensa del derecho a vivir, que no han dejado de poner en evidencia los planes abortistas del Gobierno, su complicidad con la patronal de los abortorios, su defensa de intereses espurios y su empeño en imponer un proyecto abortista que solo respaldan grupúsculos residuales de exaltados radicales.

La Marcha por la Vida del pasado mes de marzo, que llevó a la calle a medio millón de ciudadanos, y el centenar de concentraciones simultáneas en otras tantas ciudades españolas, constituyó una demostración pacífica y festiva de la fuerza de los defensores del derecho a vivir y un motivo de reflexión para muchos ciudadanos honestos y todavía indecisos.

La Vuelta por la Vida de los autobuses DAV, que recorrieron toda España, movilizó nuevamente a miles de personas que pusieron de manifiesto su decisión de hacerse escuchar para detener el proyecto del Gobierno.

Durante el último año se han sucedido las iniciativas cívicas en todas las localidades de nuestro país, se ha informado a pie de calle, se ha explicado la realidad del aborto a miles de ciudadanos que han firmado manifiestos y se han sumado a la defensa del derecho a vivir.

Los ciudadanos han cambiado el resultado de las encuestas

El resultado de la actividad de tantos ciudadanos se plasma ahora en las encuestas. La defensa del derecho a vivir ha dado la vuelta a las encuestas y hoy incluso los medios de comunicación gubernamentales reconocen que la mayoría de los españoles rechazan el aborto.

El próximo 17 de octubre constituye otra etapa en este camino de reconquista ciudadana de la democracia frente a quienes pretenden legalizar el exterminio de seres humanos. El Gobierno lo sabe. Y lo teme.

Los voluntarios se encontrarán con  dificultades para llegar a Madrid. No será la primera vez que Zapatero y el PSOE utilizan los recursos del Estado para amordazar a la opinión pública. Tampoco en esta ocasión lo lograrán.

Y millones de ciudadanos llenarán las calles de Madrid porque no se puede gobernar contra la razón.