7 anticonceptivos menores que la PDD se venden sólo con receta

7 anticonceptivos menores que la PDD se venden sólo con receta

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/24119">Los farmacéuticos hacen frente a la irresponsabilidad del Gobierno respecto a la PDD</a>»« »
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/24112">PDD a menores y sin receta: Zapatero avanza en su proyecto ideológico</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/23038">El Gobierno a las niñas de 9 años: &quot;Dueña de tu placer, aborta cuanto antes&quot;</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/20739">La 'Píldora del Día Después', a examen</a>»

La "píldora del día después" tiene 1.500 microgramos de levonorgestrel. Los 7 anticonceptivos, entre 50 y 250.

REDACCION HO.- La "píldora del día después" pude venderse libremente a cualquier persona que la solicite, pero tiene prohibida la publicidad.

Siete píldoras anticonceptivas que se venden únicamente con receta médica contienen dosis de levonorgestrel, un abortivo entre cuyos efectos secundarios figuran las náuseas, hemorragias, mareos y vómitos, de entre 50 y 250 microgramos. La PDD contiene 250 microgramos de levonorgestrel.

La venta sin receta de la PDC podría contravenir las normas de la Comisión Europea, además de infringir la normativa española sobre medicamentos.

Hoy Sergio Alonso informa en La Razón acerca de la existencia de 7 píldoras anticonceptivas que se venden obligatoriamente con receta, mientras la PDD se pone al alcance de cualquiera:

"La decisión del Gobierno de dispensar la píldora del día después sin necesidad del visto bueno de los médicos no sólo contradice los planteamientos del propio PSOE, que ha defendido la gratuidad del medicamento, pero con receta, sino que también rompe el esquema farmacológico español, en el que rige la norma no escrita de que cualquier medicina anticonceptiva que incorpore el levonorgestrel como principio activo tiene que ser recetada por un médico como condición sine qua non para poder trasladarse a las consumidoras.

Pese a que la dosis de levonorgestrel es al menos hasta seis veces menor en este grupo terapéutico con respecto a las dos píldoras del día después existentes en el mercado, Sanidad obliga a las pacientes a acudir antes a una consulta médica si quieren obtenerlos luego en la farmacia.

En el caso de la píldora, el Ministerio ha obviado este requisito, convirtiéndola en un medicamento de venta prácticamente libre, lo que ha desencadenado la sorpresa en el sector sanitario.
La comunidad científica ha hallado evidencias de la relación causa-efecto entre el consumo de estrógenos a dosis altas y enfermedades como el cáncer de mama, según fuentes del sector.

El empecinamiento del Gobierno a la hora de vender sin receta la píldora del día después le ha llevado a tener que emplear una tercera vía, inédita en la legislación española vigente, para su autorización, confiriéndole un estatus especial que prohíbe la publicidad en los medios.
Consciente de sus riesgos y de la sorpresa que causaría entre los médicos el anuncio del producto, el Ministerio lo ha vetado, lo que no ocurre nunca con las especialidades farmacéuticas que se comercializan directamente en farmacias sin necesidad de receta.

Numerosos laboratorios no entienden que el departamento de Trinidad Jiménez haya otorgado un estatus especial al producto que le impide anunciarse en los medios pero sí le deja venderse de forma libre, sin receta, en las oficinas de farmacia. Se trata de un hecho inédito en la historia reciente de la política farmacéutica española que podría vulnerar, además, lo establecido por la Comisión Europea.

Esta última ya avisó a España de que no puede crear de forma arbitraria subcategorías de medicamentos, al existir dos: una, la de los que se aprueban con receta, y otra, la de los que no la precisan y se pueden anunciar."