Un obispo norteamericano lleva al Santísimo hasta las puertas de un abortorio

Un obispo norteamericano lleva al Santísimo hasta las puertas de un abortorio

Con Monseñor Aquila al frente, la procesión permanece una hora rezando ante el lugar.

REDACCION HO.- La Campaña de los 40 días por la Vida, que se desarrolla en Estados Unidos es similar a las veladas de los días 25 españolas, con una diferencia importante: el gobierno de Barack Obama no la persigue, como hace Zapatero. En el movimiento norteamericano existe además una implicación sin precedentes de los obispos norteamericanos, que participan activamente en favor de derecho a vivir.

La Campaña de los 40 días por la Vida norteamericana no se extiende a lo largo de todo el año. En la presente campaña, que se ha puesto en marcha en 212 ciudades de 45 estados norteamericanos, en cinco provincias de Canadá y también en Dinamarca, las acciones se extenderán a lo largo de los meses de septiembre y octubre.

En Estados Unidos estos actos consisten en vigilias ininterrumpidas de oración frente a los abortorios y en el reparto de material informativo. Según Life News, 38 niños no nacidos han sido salvados gracias a la presente campaña, que se inició el 23 de septiembre.

Un obispo frente al abortorio

Según informa Juan C. Sanahuja en Noticias Globales, veinte obispos norteamericanos respaldan pública y expresamente estos actos, y algunos de ellos participan personalmente.

El arzobispo de Ottawa, Monseñor  Terrence Prendergast, presidirá el próximo 13 de octubre una procesión para  pedir el fin del aborto en su país, y el obispo de Fargo (EE UU), Monseñor Samuel J. Aquila, encabezó el pasado 25 de septiembre otra que, presidida por el Santísimo Sacramento, que concluyó a las puertas de un abortorio. Oración ante el abortorio Red River Women (EE UU) 

Frente al lugar, denominado , el obispo permaneció una hora en oración. Luego escribió a todos los sacerdotes de su diócesis una carta:

"Os pido que reservéis al menos una hora en vuestra agenda para acercaros a orar delante del centro abortista en los próximos 40 días. Sé que esto requerirá un gran esfuerzo para alguno de vosotros debido a que tendréis que recorrer muchos kilómetros y a que deberéis sacar tiempo del resto de vuestras actividades pastorales.

Sin embargo, estoy seguro de que el tiempo que dediquéis a hablar con Dios en ese lugar para que nos proteja de este Holocausto, producirá un gran fruto. Os pido que exhortéis a vuestros fieles a que lleven la Cruz de Cristo por los más vulnerables entre nosotros.

En el Año Sacerdotal, estamos llamados al sacrificio en medio del frío, la lluvia y la nieve, delante de los ojos de quienes nos odian por no entender lo que hacemos. Tenemos esperanza de que algunos corazones sean transformados de forma que algunos niños puedan nacer y escapar de la muerte."

El Papa pide a Obama que respete la vida y la objeción de conciencia

Las políticas relacionadas con la vida humana se han convertido en el principal punto de desacuerdo entre el Vaticano y la nueva Administración americana dirigida por Barack Obama, aunque en otros asuntos, la Santa Sede se ha mostrado en sintonía con las políticas adoptadas por Estados Unidos.

Hoy, desde Roma, el Papa Benedicto XVI, que recibía las cartas credenciales del nuevo embajador de Estados Unidos en la Santa Sede, Miguel Humberto Díaz, animó al gobierno de Obama a impulsar un "diálogo razonado para discernir políticas acertadas y justas" con las que se respete "la naturaleza y la dignidad humana".

El Pontífice remarcó la importancia que tiene para la Iglesia católica la "protección de la dignidad humana y el respeto del derecho inalienable a la vida, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural", y pidió garantizar el derecho de las personas que trabajan en el ámbito sanitario a ejercer la objeción de conciencia.

Benedicto XVI aprovechó la ocasión para recordar las enseñanzas de su predecesor, el Papa Juan Pablo II, quien consideraba que "una sociedad carece de fundamentos sólidos  cuando, por un lado, afirma valores como la dignidad de la persona, la justicia y la paz, pero luego, por el otro, actúa radicalmente al contrario al permitir o tolerar diversas prácticas con la que la vida humana es devaluada y violada, especialmente cuando es débil o marginada".