La Consejería de Salud balear, denunciada por publicidad engañosa de la PDD

La Consejería de Salud balear, denunciada por publicidad engañosa de la PDD

El Instituto de Política Familiar balear desvela las mentiras de la propaganda oficial del abortivo que se ha puesto esta semana a la venta sin receta.

REDACCION HO.- El Instituto de Política Familiar de Baleares va a denunciar a la Consejería de Salud regional por la publicidad engañosa en los folletos explicativos de la "píldora del día después".

Según el IPF de Baleares, el folleto elaborado por el gobierno regional miente, perjudicando de este modo a las mujeres y poniendo en riesgo su salud.

El IPFB señala que el folleto asegura que la PDD "no es abortiva" y "evita la fecundación":

"Los estrógenos actúan fundamentalmente inhibiendo la ovulación y los progestágenos inhibiendo la ovulación y también la implantación. Por ello, cuando de la píldora del día siguiente se retira el estrógeno, como ocurre con el Norlevo, y solamente se utiliza un progestágeno, se refuerza su acción antiimplantatoria y se debilita su efecto anovulatorio.

Esto significa que la acción antiimplantatoria que se desarrolla cuando se utilizan estrógenos y progesterona, será más marcada cuando se utilizan fármacos que únicamente contienen progestágenos, como es el caso del Norlevo, lo que en principio puede apoyar que éste fármaco debe actuar fundamentalmente por un mecanismo antiimplantorio y por tanto abortivo.

El principal mecanismo de acción del levonorgestrel es antiimplantatorio y por tanto abortivo".

El IPF de Baleares recuerda que la PDD "actúa como anticonceptivo (inhibiendo la ovulación o la concepción) sólo en el 25% de los casos. Es decir, se puede afirmar que más del 75% de las veces la píldora evita el embarazo por un mecanismo antiimplantatorio y, por tanto, abortivo".

El folleto del gobierno regional balear también señala que los efectos secundarios son transitorios y de escasa intensidad, cuando la literatura médica indica lo contrario:

"Los efectos secundarios más comunes son las náuseas, las cuales ocurren en un 50% de los casos, y los vómitos, que ocurren en un 25% de los casos. Otros efectos secundarios incluyen el dolor de cabeza, la inflamación de los senos, la fatiga, el dolor abdominal y el vértigo (Dra. Theresa Menart, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Hospital Huber Heights, Ohio)".

El Instituto de Política Familiar de Baleares ha estudiado asimismo el prospecto de uno de estos fármacos, el Postinor. Basado en los principios activos del levonorgestrel, este prospecto describe como efectos secundarios los siguientes:

"Embarazo ectópico, que puede continuar a pesar de la aparición de hemorragia uterina;  sangrado no relacionado con la menstruación (muy frecuente), retraso en la menstruación de más de siete días (frecuente); hemorragia irregular y manchado. Mareos, dolor de cabeza, diarreas, vómitos, aumento de la sensibilidad mamaria o fatiga y náuseas".

El IPFB denuncia que estamos ante un choque hormonal que puede provocar graves desajustes y recuerda que las enfermedades de transmisión sexual se han incrementado allí donde se ha legalizado la PDD. En conclusión, desde el IPFB recuedan los riesgos probados de la llamada "píldora del día después":

"La PDD es un preparado hormonal con una concentración 15 veces superior a ala presente en anticonceptivos orales habituales (que necesitan en todos los casos receta).

No hay estudios que avalen su uso en menores de 16 años, como tampoco hay datos sobre las consecuencias de su uso reiterado.

No evita el embarazo en todos los casos y no está exenta de efectos secundarios y ni de contraindicaciones.

La PDD puede actuar evitando la concepción, o bien impidiendo la implantación del embrión y, por tanto, puede ser abortiva.

La libre dispensación puede fomentar conductas sexuales arriesgadas y favorecer el aumento de las enfermedades de transmisión sexual y el SIDA.

Las estadísticas revelan que desde su comercialización, el incremento de ventas de la PDD ha conllevado un aumento paralelo de abortos.

La solución a los embarazos de adolescentes y jóvenes no está en el "después" sino en el "antes", es decir, en una educación afectivo sexual bajo la guía de los padres y teniendo en cuenta la totalidad de la persona.

La medida gubernamental obedece a motivos políticos e ideológicos, no de carácter sanitario".