Para Zapatero exterminar niños no nacidos es “oportuno y proporcionado”

Para Zapatero exterminar niños no nacidos es “oportuno y proporcionado”

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/23849">Ferraz acoge hoy los Enésimos Juegos Florales Zapateros</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/23850">Claves del dictamen del Consejo de Estado sobre el aborto</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/23852">Rodríguez Ibarra: Zapatero es estupendo pero los socialistas no le entienden</a>»

El presidente de los socialistas arremete contra el derecho a vivir en el comité federal del PSOE.

REDACCION HO.- Ante las críticas, la desunión y el descrédito, lo mejor es un ataque. Eso es lo que ha debido pensar esta mañana el presidente del gobierno de los socialistas, que ha convertido a los defensores del derecho a vivir en el enemigo exterior que socava los cimientos del "progresismo" que él cree representar.

Zapatero afirmó hoy ante sus empleados que su anteproyecto de ley abortista, cocinado en ese sumidero denominado Ministerio de Igualdad, es "oportuno" y "proporcionado". Y ha presumido del aval que ciertamente ha recibido de un Consejo de Estado plegado, como todos los organismos emanados de la actual Constitución, a los deseos del poder:

"Es una buena noticia."

Tras establecer ante sus complacidos compañeros, críticos cuando les da la espalda, sumisos en su presencia, que el exterminio de niños no nacidos es lo que nuestro país necesita en estos momentos, Zapatero ha ensalzado a la ministra del aborto, hacia la que un sector del comité federal manifiesta en privado su desprecio, y ha llamado antidemócratas a quienes la critican:

"Ha hecho la tarea muy bien y ha soportado tantas críticas inasumibles en democracia."

Zapatero ha dejado claro que no modificará su proyecto abortista en lo relativo a que las jóvenes de 16 años puedan abortar sin consentimiento paterno. También les ha recordado a sus empleados que hagan "memoria" y recuerden que desde 2004 el proyecto socialista tiene tres dimensiones principales: cohesión social, modernización económica y "extensión de derechos".

En ese capítulo mencionó la próxima estación de su proyecto, la ley de restricción de la libertad religiosa y de conciencia.