Diálogo de civilizaciones sin diálogo de religiones

Diálogo de civilizaciones sin diálogo de religiones

Mientras Turquía llama a las puertas de la UE, en sus ciudades "hay familias católicas que se han convertido al Islam aunque siguen con sus prácticas cristianas en la intimidad.".

REDACCION HO.- A la persecución cruenta de los cristianos en Asia y en numerosos países árabes se suma la persecución más "light", pero igulamente destructiva, que se padece en países que, como Turquía, pretende ingresar en la Unión Europea.

Con esos países nuestro Gobierno habla de alianza de civilizaciones, pero nadie está exigiendo que se ponga fin a la persecución por motivos religiosos. Hoy, en ABC, Jorge Trías Sagnier recuerda la situación que viven los cristianos a las puertas de la civilizada Europa:

"Benedicto XVI tuvo que alzar el otro día su voz a favor de los cristianos perseguidos, para los que pidió se reconociese sus más elementales derechos humanos y que no volviese a ocurrir esa atrocidad de la ciudad de Gorja, en el mítico Punjab donde se quemaron a siete cristianos.

Pero hay persecuciones mucho más sutiles aunque no menos peligrosas. En Turquía, sin ir más lejos, uno de los bastiones de la OTAN y firme candidato a formar parte de la Unión Europea, no se queman cristianos o judíos, por supuesto.

Pero con todas las personas con las que he hablado en estos días que acabo de pasar allí -católicos, ortodoxos o judíos- me cuentan sus dificultades en la práctica de la religión, y como en Izmir, la antigua Esmirna, una de las ciudades más occidentalizadas de Turquía, hay familias católicas que se han convertido al Islam aunque siguen con sus prácticas cristianas en la intimidad.

Y los antiguos judíos sefarditas, españoles como nosotros que han conservado el judeo español o ladino a lo largo de los últimos quinientos años y que todavía siguen firmando sus contratos matrimoniales -ketubás- con arreglo a las leyes de Castilla, son ya una reliquia histórica en trance de extinción. Mientras el Islam siga influido por la brutal interpretación wahabí de Arabia Saudita, por más espíritu dialogante que tengamos, nos toparemos con un muro difícil de derribar."