Los abortistas reconocen que el aborto dispara la mortalidad materna

Los abortistas reconocen que el aborto dispara la mortalidad materna

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/23080">Los abortorios andaluces deben exterminar al menos a 500 niños no nacidos al año para recibir subvenciones</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/23084">Ultrafeministas mantienen sus presiones proabortistas sobre la R. Dominicana</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/23038">&quot;Dueña de tu placer, aborta cuanto antes&quot;</a>»

Las cifras demuestran que en los países donde la legislación protege a los niños no nacidos, se registran las menores tasas de mortalidad materna.

REDACCIÓN HO Y C-FAM.- Las estadísticas son rotundas: donde se facilita el aborto mueren más mujeres. Aunque se garantice la seguridad sanitaria y jurídica de las mujeres y las legislaciones protejan a quien quiera abortar, las cifras de la Organización Mundial de la Salud muestran una realidad que han terminado reconociendo los propios lobbys abortistas internacionales.

Así acaba de suceder con la Federación Internacional de Planificación Familiar, la mayor organización abortista internacional, que ha reconocido la relación existente entre facilidad para el aborto y mortandad de las mujeres.

El caso sudafricano se ha convertido en paradigmático. La mortalidad materna ha aumentado el 20 por ciento en el período 2005-2007 en Sudáfrica, donde desde 1996 se ha mantenido una de las más permisivas leyes de aborto del continente africano.

Mientras las Naciones Unidas siguen en manos de los lobbys abortistas, que promueven el exterminio de niños no nacidos en todo el mundo, los países donde sus programas se ponen en práctica a base de chantajes políticos y extorsión económica ven como se dispara la mortalidad femenina relacionada con el aborto.

Según la Organización Mundial de la Salud, la nación africana con la menor tasa de mortalidad materna es Mauricio, país que cuenta con una de las  legislaciones de la zona más defensoras de los no nacidos.

Por el contrario, países que han despenalizado el aborto en los últimos años en respuesta a la presión de los lobbys abortistas emboscados tras los programas de ayuda de Naciones Unidas, han visto multiplicar las tasas de mortalidad materna. Es el caso de Etiopía, donde esa tasa es 48 veces superior a la de Mauricio.

Según la OMS, el país con menor tasa de mortalidad materna en América del Sur es Chile, que protege la vida en su constitución. En Guyana, después de que su gobierno permitiera el aborto sin casi ninguna restricción, la tasa es 30 veces mayor. Cuando en 1995 se aprobó el aborto en Guyana, la justificación de los abortistas fue que facilitándolo se conseguiría "el logro de la maternidad sin riesgo", al eliminarse las muertes y las complicaciones asociadas con el aborto en malas condiciones.

Las estadísticas de la OMS para Asia señalan que Nepal, donde no hay ninguna restricción al aborto, tiene la tasa más alta de mortalidad materna. En Sri Lanka la tasa es 14 veces menor, con una de las legislaciones antiabortistas más restrictivas del mundo.

El país del mundo con menor tasa de mortalidad materna es Irlanda, donde el aborto está prohibido y la Constitución protege explícitamente los derechos de los no nacidos.