"La inmensa mayoría de los médicos no practicamos abortos ni lo haremos"

"La inmensa mayoría de los médicos no practicamos abortos ni lo haremos"

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/23089">Caamaño: &quot;No cabe objeción de conciencia médica al aborto porque sería desobediencia civil&quot;</a>»
«BLOGS HO: <a href="http://blogs.hazteoir.org/libero/2009/08/12/caamano-desafia-al-tc/">Caamaño desafía al TC</a>, por José Carlos Muñoz»

Derecho a Vivir advierte al ministro de Justicia que la mayoría de los profesionales se rebelarán contra el intento de recortar "el derecho constitucional a la objeción de conciencia".

DERECHO A VIVIR (DAV) /HO, Madrid, 12 de agosto de 2009.- Ante las declaraciones del ministro de Justicia, que ha identificado hoy la objeción de conciencia de los médicos ante el aborto con la "desobediencia civil", la portavoz de Derecho a Vivir, Gádor Joya, ha recordado que la objeción de conciencia es "un derecho Constitucional, especialmente garantizado por la Jurisprudencia en el caso de los médicos frente al aborto":

"Ningún ministro y ningún Gobierno pueden obligar a un médico a acabar con una vida humana y a dañar la salud de sus pacientes. Se ponga como se ponga el señor Caamaño, los médicos protegemos la vida y cuidamos a nuestros pacientes. La inmensa mayoría no practicamos abortos ni lo haremos".

Frentea las afirmaciones de Francisco Caamaño, quien ha insistido de nuevo en que "no cabe la objeción de conciencia" en nuestro país para los médicos, la doctora Joya ha recordado que "el proyecto abortista del Gobierno es también un proyecto de sociedad, la sociedad en la que cree el presidente": 

"Una sociedad en la que el Gobierno dice cuándo empieza la vida humana, en la que las mujeres son carne de cañón para la violencia del aborto y en la que los derechos fundamentales se pisotean a golpe del BOE".

La portavoz de Derecho a Vivir ha vuelto a denunciar "la degradación de los objetores en el anteproyecto legislativo, que los excluye expresamente de los comités ético-sanitarios de los hospitales, encargados de asesorar a mujeres que estén pensando en abortar".

Es, a juicio de la portavoz DAV, "uno de los preceptos más reveladores del cariz ideológico del proyecto, además de una cláusula claramente inconstitucional, que supone vetar profesionalmente a una persona por motivos de conciencia y condena a la mujer a recibir un asesoramiento sesgado ante una decisión tan grave como la de abortar".

Gádor Joya ha anunciado que el Gobierno se tendrá que enfrentar a los médicos:

"Tendrá en frente a la inmensa mayoría de los médicos, si pretende disolver la esencia del derecho constitucional a no practicar abortos por razones de conciencia".

Derecho a Vivir redoblará en septiembre su campaña "dirigida específicamente a los profesionales sanitarios, para alertarles de las consecuencias del proyecto gubernamental sobre su libertad y sobre sus derechos personales", anunció Gádor Joya, quien recordó que DAV cuenta con tres plataformas profesionales de médicos: Ginecólogos por el Derecho a Vivir, Pediatras por el Derecho a Vivir y Psiquiatras por el Derecho a Vivir, con más de 200 miembros activos.