Caamaño insiste en aumentar la crispación con la ley de “libertad” religiosa

Caamaño insiste en aumentar la crispación con la ley de “libertad” religiosa

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/22354">Para el ministro de Justicia &quot;la libertad religiosa tiene que tener límites&quot;</a>»

El ministro de Justicia se reafirma en la decisión gubernamental de abrir un nuevo episodio de restricción de libertades individuales.

REDACCION HO.- Es otro de los proyectos-follón de un gobierno especializado en gobernar para las minorías y agraviar a la mayoría. La ley de "libertad" religiosa que Zapatero quiere presentar en las Cortes tiene la misma finalidad que el aborto a los 16 años, la adopción de niños por homosexuales, el revanchismo histórico, o la disolución de los vínculos comunes entre las diferentes regiones. Se trata de crispar, dividir y distraer la atención ciudadana.

Laicidad del estado frente a "fenómeno" religioso

En una entrevista concedida a Europa Press, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha vuelto a recordar que su gobierno socialista se propone incluir en la ley de "libertad" religiosa la retirada de todos los símbolos religiosos que existan en colegios e institutos públicos. Tan solo se contemplará una excepción: los símbolos que tengan un valor histórico, artístico o para el patrimonio.

Caamaño ha señalado que la idea es que "haya un claro deslinde entre el fenómeno religioso y el espacio público y la laicidad del Estado":

"Nuestra idea es que en los colegios públicos no exista ningún símbolo religioso, pero si resulta que hay una imagen que es patrimonio histórico y es un centro público, si tiene valor histórico-artístico, no podrá destruirse".

El ministro de Justicia defiende la necesidad de "dar un paso adelante" en esta materia para evitar que exista "confusión entre las funciones públicas estatales y las religiosas".

Caamaño afirma que se pretende "la igualdad, el reconocimiento de la libertad religiosa, la laicidad del Estado y la separación de funciones" de la Iglesia y el Estado.

En la escuela concertada el ministro admite que "el tema no es tan sencillo" como en la pública y que se legislará en función de usos y costumbres y pautas de conductas:

"Hay cosas que son perfectamente razonables en una sociedad como la española, donde el sentimiento religioso tiene un peso, una dimensión y donde se viven muchos elementos religiosos como los belenes".

Libertad limitada de conciencia

Según Caamaño, el objetivo no es evitar que "un alumno lleve un pequeño crucifijo", pero el ministro deja claro una vez más que los socialistas pretenden enviar la libertad de conciencia al cementerio de los elefantes. El argumento es burdo, pero revelador:

"Todos sabemos que porque uno tenga una conciencia muy moderna y muy libre, eso no va a permitir a un niño, probablemente, ir desnudo al colegio y que diga que lo hace por su libertad de conciencia".

Frente a al retirada de símbolos religiosos, que en España significa únicamente símbolos religiosos católicos, el proyecto será respetuoso con las normas de otras religiones. Sí, se quiere regular que los niños de religión musulmana o judía puedan "comer de manera distinta" si así lo desean. A esto el ministro lo describe como "un sistema que reconozca la pluralidad y trate a todas las religiones en un plano de igualdad."

"Regular" la libertad

El objetivo que se esconde tras la palabrería ministerial no es otro que restringir un poco más las libertades individuales. El ministro de Justicia lo ha reconocido ya con anterioridad, y hoy vuelve a la carga con la habitual ración de neolengua:

"Se trata de regular la libertad de conciencia por primera vez en España."

Para ello el procedimiento que propone el Gobierno es la modificación del registro de organizaciones religiosas (lo llama "modernización") y la incorporación al ordenamiento jurídico de la jurisprudencia que los tribunales españoles han ido dictando "progresivamente" durante los últimos años en asuntos como "la religión en el Ejército, en los hospitales y en las escuelas":

"Todo esto la sociedad española lo fue planteando a los tribunales y los tribunales resuelven casos pero no dan una respuesta común a todas las situaciones. Lo que hemos hecho es estudiar toda esa casuística, compilarla, ver también cuáles han sido las soluciones en otros países durante todos estos años y llevarlo al Parlamento".

El gobierno de los socialistas pretende remitir a las Cortes el proyecto de ley "al inicio quizá del próximo periodo de sesiones". De esta manera coincidiría en su tramitación con el proyecto abortista, algo sin duda buscado por el PSOE, que mezclará ambos asuntos para poner en aprietos al PP y para presentar ante la opinión pública a los críticos con su "libertad" religiosa como fundamentalistas radicales.

El proyecto de ley de "libertad" religiosa coincide también con el proyecto de Ley de Educación que ha puesto en marcha el gobierno venezolano, en el que se recogen los planteamientos adoctrinadores de Educación para la Ciudadanía y el fin de la libertad conciencia con la expulsión de la religión de los centros de enseñanza.