China reconoce que se perpetran en el país 13 millones de abortos cada año

China reconoce que se perpetran en el país 13 millones de abortos cada año

La férrea dictadura entorno a la política del hijo único y el abandono a la mujer embarazada soltera, privada de la necesaria asistencia social, alientan el genocidio. 

REDACCIÓN HO.- En China se perpetran cada año alrededor de trece millones de abortos, según reconoce el estatal 'Diario de China', a partir de los datos aportados por un estudio del Hospital 411 del Ejército, una información recogida por Europa Press.

"El sexo ya no es un tabú entre los jóvenes, que creen que pueden aprender todo lo que necesitan en Internet", declara al diario el ginecólogo Yu Dongyan. "No obstante, eso no significa que tengan un mejor conocimiento o una actitud adecuada al respecto", añadió.

La dictadura del hijo único y falta de apoyos a la embarazada

Desde los años 90, los médicos preguntan sobre el estado civil de las mujeres que acuden a las centros abortistas, en el férreo marco del sistema de planificación familiar que prohíbe a las parejas tener más de un hijo, pese a los intentos de rebelión social. Los datos actuales del Gobierno indican que cerca de dos terceras partes de las mujeres que abortan tienen entre 20 y 29 años y en su mayoría son solteras, según el rotativo.

Algunas mujeres acuden a abortar porque las actuales leyes establecen que los hijos de las madres solteras no tienen derecho a disponer de un 'hukou', un carné de registro sin el cual resulta extremadamente difícil acceder a la educación, a los cuidados médicos y a los servicios médicos.

En China se venden alrededor de diez millones de píldoras abortivas al año y se practican muchos abortos en centros ilegales, según declaró al diario el director de la Comisión Nacional para la Población y la Planificación Familiar, Wu Shangchun.

Al mismo tiempo, la dictadura comunista apunta que mientras aumentan la practica del sexo a edades más tempranas, los jóvenes apenas tienen conocimientos sobre métodos anticonceptivos o sobre enfermedades venéreas, según recogen los medios estatales. Desde el pasado mes de julio, los usuarios chinos de Internet no tienen acceso a las páginas médicas y de investigación relacionadas con el sexo debido a las medidas aprobadas por el Gobierno contra los contenidos pornográficos en la red. Los medios -léase las autoridades, puesto que en China no hay libertad de prensa y `por el contrario existe una férrea censura sobre sus contenidos- citan como ejemplo que menos de uno de cada tres usuarios de una línea telefónica erótica de Shanghai sabe cómo evitar los embarazos y sólo uno de cada cinco está informado sobre enfermedades venéreas.

Recursos informativos: