A más persecución, más vocaciones

A más persecución, más vocaciones

Se dispara el número de sacerdotes en Vietnam (35% más en los últimos siete años), mientras crece la persecución a los católicos.

REDACCION HO.- Mientras se recrudece la represión política contra los católicos, se dispara el número de vocaciones en Vietnam. Por reconstruir un templo, los católicos pueden ser perseguidos por la policía del régimen, pero el país vive un auténtico boom en el número de sacerdotes.  

Mientras los fieles tratan de reconstruir viejas iglesias, la policía del régimen comunista arremete contra ellos, considerándolos culpables del delito de dedicar su tiempo a levantar los viejos muros de templos destruidos.

Zenit informa de que la policía de Vietnam impidió por la fuerza y detuvo a un grupo de católicos que construían una estructura provisional en el recinto de la iglesia en ruinas de la parroquia de Tam Toa, en la ciudad vietnamita de Dong Hoy.

"Los católicos locales fueron golpeados fuertemente, introducidos en vehículos militares y detenidos", declaró el secretario de la diócesis de Vinh, el padre Antoine Pham Dinh Phung.

150 católicos de la parroquia de Tam Toa estaban construyendo una estructura temporal para el culto y para atender las necesidades religiosas. Habían colocado una cruz y un altar en el interior del recinto de la iglesia en ruinas.

Zenit informa que más de cien policías y agentes de seguridad llegaron al lugar. Les impidieron seguir con sus tareas y, a los que se resistieron, les lanzaron bombas lacrimógenas y les golpearon con porras y fusiles.

Los funcionarios derribaron la cruz de madera y atacaron a unas mujeres que intentaban evitar que se la llevaran. También se llevaron láminas de hierro y otros materiales de construcción, así como dos generadores.

El responsable de las actividades pastorales de la parroquia afectada, el padre Pierre Le Thanh Hong, pidió a todos los católicos del lugar que recen por los fieles de esa parroquia, "especialmente por los que han sido heridos y detenidos en el incidente".

La iglesia de Tam Toa tiene un significado especial para los católicos de Vietnam. Su presencia está documentada desde el año 1631 y en el siglo XVII era la más grande de la región, con 1.200 fieles.

El actual edificio fue inaugurado en 1887 y estaba considerado como una de las iglesias más bellas del país. Fue dañado por un bombardeo estadounidense en 1968, durante la Guerra de Vietnam. Sólo su campanario y sus paredes permanecían en pie. Desde el final de la guerra, los católicos locales han celebrado Misa en el interior del recinto de la iglesia al aire libre o en sus hogares.

La parroquia no tuvo ningún sacerdote residente entre los años 1964 y 2006, hasta que el padre Hong fue destinado a servir en esa área, que actualmente cuenta con unos mil fieles.

En 1997, el Gobierno declaró el lugar sitio histórico, sin la aprobación de la Iglesia local, como muestra de los crímenes de guerra llevados a cabo por los Estados Unidos.  Ello implicaba que el recinto se convertía en propiedad pública, pero los fieles insisten en que pertenece a la Iglesia.

Recientemente, el obispo Thuyen decidió establecer una parroquia y restablecer cinco subparroquias cuyos edificios se encontraban en ruinas. El 2 de febrero, el obispo, 14 sacerdotes y unos mil católicos celebraron la Eucaristía en la iglesia de Tam Toa a pesar de las amenazas de las autoridades.

Los rumores sobre un proyecto para transformar esta iglesia en un complejo turístico han contribuido a aumentar las tensiones.

 

Perseguidos por no abortar

En la provincia vietnamita de Hue los campesinos católicos se enfrentan a fortísimas multas si violan la ley de sólo dos hijos por familia impuesta por el gobierno en 1994.

En la aldea de Huong Toan, Catherine Pham Thi Thanh acumula desde 1996 un total de 3.800 kilos de arroz: su delito es haber tenido seis hijos. Thanh, que produce alcohol de arroz y cría cerdos para sostener a su familia, fue multada con 300 kilos de arroz por su tercer hijo, 600 kilos por el cuarto, 900 kilos por el quinto, y 2.000 kilos por el sexto. Sus hijos tienen de 2 a 15 años.

Son cantidades enormes ya que el pequeño campo de 1.000 m2 de la familia sólo produce 700 kilos de arroz al año.

En el 2005 las autoridades de la aldea confiscaron las posesiones de una familia que no pudo afrontar el pago de la multa por haber tenido un tercer hijo. El párroco de Huong Toan, el padre Joseph Nguyen, afirma que el 90 por ciento de sus 1.200 parroquianos han tenido que pagar multas.

 

Vietnam, granero de sacerdotes

En Vietnam, con 80 millones de habitantes, se practican unos 3 millones de abortos al año. Desde 1960 el aborto se permite, casi libre, hasta la semana 22. Se abortan más niñas que niños y empieza a notarse en la demografía del país.

Cuando en junio los obispos vietnamitas visitaron a Benedicto XVI, muchos se asombraron de las cifras del catolicismo en Vietnam después de décadas de comunismo y persecución a distintos niveles: de 2002 a 2009 los católicos han crecido casi un 16% (de 5,3 millones a 6,1), llegando a ser casi el 6,8% de los vietnamitas. Más del 80 por ciento de ellos van a misa al menos una vez por semana.

Además hay un boom en el número de sacerdotes: en siete años han crecido un 35% (de 2.133 a 2.877). Y abundan las religiosas: hay 13.675 (cuatro mil más que jhace apenas 7 años). Están volcadas en una gran red de cuidado de minusválidos, hospitales, leprosorios, orfanatorios y asilos.

 

Recursos informativos

Sabotean una veintena de templos en Barcelona en el centenario de la Semana Trágica

Arzobispo de Bagdad: "Donde hay fundamentalismo, hay persecución"

Los cristianos sufren la impunidad añadida a su persecución en la India

Una religiosa española relata el horror de la persecución a los cristianos en la India

30 millones de cristianos son perseguidos en los países musulmanes

El Gobierno debe condenar el atentado contra Santa Genoveva

El ataque a Sta. Genoveva, objeto de burla para el periodista Manolo Saco

Cardenal Rouco: "Quien siembra vientos, recoge tempestades"

Atentado laicista contra la Iglesia madrileña de Santa Genoveva

El Gobierno calla ante el atentado fallido contra la Parroquia de Santa Genoveva

Para el ministro de Justicia "la libertad religiosa tiene que tener límites"  

Arzobispo de Bagdad: "Donde hay fundamentalismo, hay persecución" 

Asesinado en La Habana el sacerdote cántabro Mariano Arroyo Merino 

BLOGS HO: Caamaño se quita la careta  por Ignacio Arsuaga