Arzobispo de Bagdad: “Donde hay fundamentalismo, hay persecución”

Arzobispo de Bagdad: “Donde hay fundamentalismo, hay persecución”

Oleada de ataques a iglesias cristianas en Irak

REDACCION HO.- La última bomba estalló ayer, causando heridas a tres niños. Sucedió al amanecer, junto a una iglesia, en el centro de Mosul.

El pasado domingo, en Bagdad, cuatro personas fueron asesinadas y más de 30 heridas en cinco ataques coordinados contra otros tantos templos cristianos.

El arzobispo de Bagdad, monseñor Jean Benjamin Sleiman, que se encuentra hoy en España, considera que estos ataques tratan de impedir el "proceso político de diversificación" de etnias y religiones y "la reconciliación nacional".

Monseñor Sleiman, acompañado del director de Cáritas Irak, Nabil Nissan, ofreció hoy en la sede central de Cáritas información sobre la situación de Irak y sobre la persecución que sufren allí los cristianos,

El arzobispo considera que el panorama para los cristianos ha mejorado en los últimos años, pero lamentó que ataques como los del pasado domingo ponen en peligro "todo lo construido".

Teme Monseñor Sleiman que los ataques provoquen miedo y la comunidad cristiana "pierda la esperanza" y quiera abandonar el país.

Para el arzobispo de Bagdad la violencia en Irak es un problema "más político que religioso" y la religión se utiliza como "instrumento". A su juicio, estos ataques pueden ser un modo de querer empujar a los cristianos a abandonar el país, pero también de demostrar que el Gobierno iraquí no es capaz de llevar seguridad allí donde se acaban de retirar las tropas estadounidenses:

"En los últimos años había una persecución de cristianos en lugares muy particulares, donde el fundamentalismo tiene poder . Donde hay fundamentalismo, hay persecución, o bien presión psicológica para que los cristianos hagan lo que hace la mayoría, lo que para las mujeres es mucho más difícil."

Jean Benjamin Sleiman considera que Irak tiene un problema de unidad, y aunque reconoció que la situación "está mejorando" en lo que respecta a la seguridad, también advirtió de que la paz aún no es una "realidad".

El director de Cáritas Irak, Nabil Nissan, subrayó que entre los proyectos que la organización está desarrollando actualmente en el país tienen que ver fundamentalmente con la mejora de los servicios sanitarios, uno de los sectores más dañados por los seis años de conflicto.

Nissan indicó que Cáritas Irak trata de ayudar a hacer frente a todos los problemas con los que se enfrenta diariamente el personal médico y facultativo, entre ellos la falta de medicinas para atender las enfermedades crónicas y graves o instrumental quirúrgico.

En Irak se necesitan alrededor de 300.000 médicos para asistir todas las necesidades que ha dejado el conflicto, ya que el 40 por ciento del personal sanitario y docente ha huido del país en los últimos años por motivos de seguridad.

Ante esta situación, el arzobispo de Bagdad hizo un llamamiento a los países europeos para que ayuden a la reconstrucción de Irak, ya que advirtió de que las "consecuencias de la violencia en Oriente Próximo muchas veces llegan a Europa", continente al que, según destacó, han llegado en los últimos seis años miles de refugiados iraquíes.

En Irak viven actualmente unos 750.000 cristianos paras una población total de 28 millones de habitantes. Las comunidades cristianas más castigadas han sido las de  Bagdad y Mosul.