'El Manifiesto de Madrid': Ponencia de Nicolas Jouve en el IV Congreso eCiudadanos

Ponencia íntegra del catedrático de Genética del Dpto. de Biología Celular de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid) D. Nicolás Juve Barreda, firmante, impulsor y portavoz del Manifiesto de Madrid, en el marco del IV Congreso eCiudadanos, celebrado por HO el sábado, 4 de julio de 2009 en Madrid.

El Comienzo de la Vida Humana

Manifiesto de Madrid

IV Congreso de Ciudadanos. Vida y Redes Sociales

Madrid, 4 de julio de 2009

Nicolás Jouve de la Barreda

 Catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá

El 17 de Marzo de 2009, tuvo lugar la presentación en Rueda de Prensa en el Hotel Velázquez de un Manifiesto que suscribimos cientos de investigadores y profesionales que puede consultarse en  http://derechoavivir.org/declaracion-de-madrid/

Y a la que, pasados más de tres meses siguen llegando adhesiones. Quienes al leer estas líneas lo deseen pueden añadir su nombre a la ya larga lista de más de 2.500 firmantes.

Antes de entrar a describir algunos de los argumentos que dieron sustento al Manifiesto, vemos en la Tabla siguiente los datos de la distribución de los firmantes de acuerdo con su perfil profesional:

 

 

Académicos Reales Academias

175*

Catedráticos de Universidad

290*

Prof. Titulares de Universidad

391

Científicos CSIC

52*

Científicos otros OPI

17

Premios Príncipe de Asturias

2*,**

Premio Cervantes

1***

Catedráticos Enseñanza Media

30

Profesores Univ. Otros niveles

245

Médicos Ginecólogos

90

Médicos Pedíatras

55

Médicos Psiquíatras

12

Médicos Anestesistas

9

Médicos otras especialidades

445

Doctores, otras especialidades

73

Psicólogos

43

Titulados superiores otras especialidades

238

Otras profesiones

372

                                               *Algunos firmantes son comunes a las restantes casillas

Destacan entre los firmantes dos galardonados Príncipe de Asturias y un Premio Cervantes:

** D. Emiliano de Aguirre Enriquez.- Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias 1992 Académico de la Real Academia  de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Paleontólogo iniciador del Proyecto Atapuerca.

** D. Juan Velarde Fuertes - Académico de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas desde 1978 Premio Nacional de Literatura de Ensayo en 1971; Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 1992; Premio Rey Jaime I de Economía en 1996.

***D. José Jiménez Lozano, Premio Cervantes de las Letras españolas en 2002

Del total de firmantes hay más de 900 catedráticos y profesores de universidad, entre ellos muchos de disciplinas biológicas básicas (Biología Celular, Biología Molecular, Genética, Microbiología, Fisiología, Biología Animal, etc.) a los que se les unen un elevado número de catedráticos y profesores de disciplinas técnicas, económicas, sociales, humanidades, etc. Firman cerca de 600 médicos y sanitarios en general, incluyendo farmacéuticos, psicólogos, etc.  Es de destacar la cantidad de ginecólogos y pediatras.

 

En la siguiente tabla se reflejan además las Adhesiones corporativas

S.O.S. Familia http://www.sosfamilia.es/

S.O.S. quiero vivir - 170 académicos, catedráticos y profesores de universidades catalanas

Ginecólogos por el Derecho a Vivir - Usandizaga, Catedrático emérito de Ginecología y Pepe Zamarriego ginecólogo insigne y  ex Presidente de la SEGO., ponen a nuestra disposicíon 400 firmas

Psiquiatras por el Derecho a Vivir

Pediatras por el Derecho a Vivir

Asociación Profesional de Médicos de Ejercicio Libre (ASPROMEL)

Real Academia de Medicina de Sevilla (por unanimidad en la reunión de la Junta Directiva el 23-abril-2009)

Asociación Unidos por la Vida http://www.unidosporlavida.org/

El manifiesto de Madrid es pues una respuesta de Profesores de universidad, investigadores, Académicos e intelectuales de diferentes Profesiones, ante la iniciativa del Grupo Socialista en el Congreso, por medio de la Subcomisión del aborto, de promover una ley de plazos. Una respuesta ante la falta de consulta de estos profesionales en la fase de elaboración del borrador del anteproyecto. Tiene dos destinatarios, el Gobierno, que debería contemplar una serie de aspectos científicos, médicos y sociales que no se han tenido en cuenta, y la sociedad a la que no llegan los datos científicos y médicos, necesarios para orientar su opinión en torno al asunto del aborto. 

El preámbulo de la Declaración de Madrid señala que quienes la suscriben lo hacen en defensa de la vida humana en su etapa inicial, embrionaria y fetal, rechazando su instrumentalización al servicio de lucrativos intereses económicos ó ideológicos. Los principales argumentos en los que se basa esta afirmación son los siguientes:

1.- La naturaleza biológica del embrión y el feto.

En los seres superiores de reproducción sexual, la fecundación consiste en la unión de un óvulo femenino y un espermatozoide, lo que supone la unión de las cargas genéticas, para entendernos un juego de unos 25.000 genes maternos con un juego de 25.000 genes paternos. De esta forma surge el cigoto y en el ADN del cigoto existe la información genética necesaria para la construcción del nuevo ser. De este modo, la Genética nos dice que la fecundación es el momento en que se constituye la identidad Genética singular. Otra rama de la ciencia, la Biología Celular nos explica que los seres pluricelulares nos constituimos a partir de la célula inicial, el cigoto, que es la primera realidad corporal del ser humana. A partir del cigoto, por sucesivas divisiones celulares, hay un proceso de crecimiento corporal seguido de otro de diferenciación celular, para que se vayan diferenciando los distintos tejidos, órganos y sistemas. Todas las células del organismo en crecimiento conservan la información genética del cigoto. Una tercera rama de la biología, la Embriología describe el desarrollo y revela que este se desenvuelve de forma dinámica y sin solución de continuidad, dependiente de la constitución genética. De este modo, cada uno de nosotros, empezamos siendo un zigoto y luego pasamos por distintas fases embrionarias, pero sobre todo somos seres singulares. Distintos genéticamente, ya que poseemos una información genética diferente y la información que se reúne en núcleo del cigoto se convierte en el gran centro coordinador del desarrollo de cada vida humana individual. El genoma individual es un patrimonio biológico único, singular, que nos acompaña de forma inseparable a lo largo de la vida de cada individuo. La biología de cada individuo humano queda determinada en la combinación de genes y cromosomas del cigoto, mujer u hombre, blanco o de color, alto o bajo, rubio o moreno, el grupo sanguíneo, etc.

Los avances de la Genética y el conocimiento del genoma humano demuestran que «la información genética que existe en el cigoto desde el momento de la fecundación, que se conserva de forma invariable hasta la muerte», es el hilo conductor de la vida. Dicho de otro modo, mientras hay continuidad genética hay continuidad biológica. Ni que decir tiene que si  el ADN, los genes, reunidos en el cigoto son humanos, lo que surge en el instante de la concepción es una vida humana.  Por esto es absurdo pretender la existencia de etapas de diferente significado cualitativo a lo largo de la vida de un ser humano.

A los pocos segundos de la fecundación se observa cómo a través del óvulo fecundado se extiende rápidamente una «onda de calcio» intracelular por la acción de la «oscilina», que es una proteína paterna, lo que supone la señal que dispara el inicio del desarrollo embrionario. Ya, la primera división celular, es una división asimétrica, que da lugar a dos blastomeros desiguales, cada uno de ellos con funciones bien precisas en el subsiguiente desarrollo embrionario. De las dos células, una se erige en la determinante del desarrollo de las estructuras embrionarias, el embrioblasto, y la otra de su protección, el trofoblasto. Esto significa que, inmediatamente tras la fecundación, se pone en marcha el reloj genético de la vida humana, de forma que cuando se divide el cigoto en cada célula resultante se activan genes diferentes bajo el estímulo de un ambiente citoplásmico desigual. La revista Nature, hace pocos años, titulaba: "Tu destino desde el primer día" (your destiny from day one), para referirse a los hallazgos sobre los ejes que definirán el cuerpo, que se comienzan a organizar desde la primera división celular. Guardamos memoria física de nuestro primer día de vida como cigotos.

¿Son  o no importantes estos datos  para decidir sobre el aborto? Un embrión ó un feto no son persona en potencia sino persona en acto con potencialidades. Si no fuera persona ya ¿cuándo comenzaría a serlo? Por mucho que se pretenda mirar para otro lado, la biología es clara respecto a que en lo que consiste el aborto es en la destrucción del curso de la vida de un ser humano en sus primeras etapas de desarrollo. 

2.- El proceso dinámico y continuo del desarrollo embrionario y fetal

Tras la formación del cigoto, comienzan las divisiones celulares y por tanto el crecimiento del embrión. Las distintas fases, desde el cigoto, pasando por el estado de una bola de unas pocas células, la mórula, el blastocisto que anida en el útero hacia el 6º-7º día después de la fecundación, o la gástrula, que sobreviene después, no representan un cambio cualitativo en el embrión que se está desarrollando, sino morfológico y cuantitativo, en lo que al tamaño se refiere.

Hacia el décimo cuarto día tras la fecundación se completa la formación de tres estratos celulares: ectodermo, mesodermo y endodermo y se inicia la morfogénesis.

Tras quince días queda definido el plan general del cuerpo y da comienzo la organogénesis y la histogénesis.

Hacia el decimosexto día comienza el desarrollo de las células nerviosas, los vasos, la sangre, y el esbozo de corazón.

Tras veinte días de la fecundación Se inicia la circulación de la sangre embrionaria. Hacia el día veintidós (tres semanas desde la fecundación) ya hay un esbozo de sistema nervioso y empieza a latir el corazón. Todo este proceso es dinámico y continuo, por lo que no hay argumentos para discutir la condición de la vida humana en el mismo grado en todas y cada una de sus etapas.  Lo que no deja lugar a dudas sobre la unidad ontológica del individuo durante el desarrollo.

A la octava semana se produce la transición de embrión a feto. La organogénesis está orientada. Además, se empieza a expresar el sistema inmunológico. Se desencadena un proceso singular de tolerancia al embrión implantado, de modo que el sistema inmunológico materno no rechace al feto en crecimiento, a pesar de que éste posea antígenos extraños, codificados por los genes paternos.

Algo muy interesante es que prácticamente desde el primer día hay comunicación entre el embrión, que envía señales, y la madre, que responde adaptando su fisiología a las condiciones del desarrollo del feto. Se produce una comunicación hormonal, de modo que en el estado de blastocisto se produce gonadotropina coriónica, que alerta a la madre para la preparación del endometrio que permitirá la anidación.

3.- ¿En qué consiste el aborto?

En la  Declaración de la Comisión de Bioética de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) sobre la Interrupción Legal del Embarazo se define el aborto como "la expulsión o extracción de su madre de un embrión o de un feto de menos de 500 g de peso (peso que se alcanza aproximadamente a las 22 semanas completas de embarazo)...". Según se explica en este documento de los ginecólogos españoles, la interrupción de la gestación es un acto irreversible, de modo que, al embrión o al feto que pudiera haber nacido, se le priva de su derecho a la vida extrauterina. Es evidente que el aborto supone la destrucción de un embrión o de un feto. Si la ciencia nos señala que el embrión y el feto son las primeras etapas de la vida humana, la conclusión es clara: la extracción o expulsión de un feto constituye un acto violento contra la vida humana.

Desde esta perspectiva afirmamos que el aborto renuncia al conocimiento científico, a los datos de la ciencia que nos indican que el embrión y el feto son las primeras etapas de la vida humana. La renuncia al conocimiento es suplantada por razones ideológicas.

4.- Las secuelas personales y consecuencias sociales del aborto

¿Porqué decimos que el aborto es un drama con dos víctimas: una muere y la otra sobrevive y sufre a diario las consecuencias de una decisión dramática e irreparable?

Un aspecto de importancia son las secuelas del aborto a la madre en la que se practica, ya que la mujer que aborta tiene un 63% más de posibilidades de sufrir enfermedades mentales, y una mayor tasa de tratamiento psiquiátrico. La mayoría de mujeres que optan por abortar ante un embarazo no deseado, lo hacen presionadas por personas allegadas o por problemas de carácter social o económico. La mayoría de ellas refiere que si las circunstancias hubieran sido otras, habrían llevado a termino su embarazo y habrían tenido a su bebé. El 70% afirma que jamás volverían a abortar por muy adversas que fueran las circunstancias

La respuesta natural de la mujer que aborta es característica de un estrés de defensa ante un acontecimiento que la afecta psicológicamente y que se traduce en una reacción de ansiedad y depresión. El síndrome post-aborto suele aparecer tardíamente, pasados meses e incluso varios años desde que el aborto tuvo lugar. Las manifestaciones más frecuentes son depresión, ansiedad, rabia, vergüenza, rechazo de sí misma y gran sentimiento de culpa. Si la mujer padecía algún trastorno mental previo o bien tenía una cierta predisposición a padecerlo, el aborto suele agravarlo o desencadenarlo. La mujer afectada de este modo puede llegar a descuidar otros aspectos que condicionan su estado de salud, provocar alteraciones del sueño y alimentación o el abuso de sustancias tóxicas (alcohol, drogas y fármacos).

¿Porqué decimos que el aborto es una tragedia para la sociedad?

En España muere un bebé por aborto cada 4 ½ minutos, se producen 13 abortos cada hora y 307 abortos al día. De acuerdo con un estudio del Instituto de Política Familiar, en tan solo los últimos tres años (2.004-2.007) el número de abortos ha crecido en un 32% pasando de 84.985 a 112.138, y en los últimos 10 años el 100% (de 51.006 en 1996 a 112.138 abortos en 2007). Si hemos dicho que el aborto es un drama con dos víctimas, tenemos cerca de 120.000 dramas por aborto al año. Si el aborto supone la muerte violenta y cruel de una vida naciente no cabe duda de que una sociedad que fuese indiferente a la matanza de 120.000 bebés al año no puede calificarse más que de una sociedad fracasada y enferma. En términos de pérdida de vidas humanas el número de abortos que se produce en un año (112.138) es equivalente al déficit anual de natalidad de España. De acuerdo con datos del IPF, los abortos que se producen en 20 días superan la mortalidad por accidente de tráfico de todo 1 año, y los abortos que se producen durante 15 días en España (4.608 abortos) servirían para cubrir la demanda anual de adopción internacional.

Por otra parte, esta enorme pérdida de vidas humanas tiene consecuencias muy graves a medio y largo plazo para la sociedad. De acuerdo con un estudio sobre «El Aborto desde la perspectiva de la racionalidad en la gestión pública», realizado por D. Josep Miró i Ardèvol y presentado a la Subcomisión de elaboración del anteproyecto de reforma sobre el aborto en el Congreso de los Diputados en Noviembre pasado, al actual ritmo, el aborto llegará a ser uno de cada tres embarazos en la próxima década. Esta situación determina que el aborto constituya un problema político de primera magnitud, ya que un país que entra en la dinámica de la carencia de nacimientos y envejecimiento de la población, el aborto se convierte en un grave problema a medio y largo plazo.  

En términos de capital humano, el valor en la generación de renta de un español a lo largo de su vida activa es de 440.000 euros constantes del 2002. Una parte de estos ingresos permite financiar el sistema público de pensiones, por la vía de las cuotas a la Seguridad Social. El aborto significa una pérdida de esta renta muy importante a medio y sobre todo a largo plazo, y tiene una importancia estratégica en un país donde la Seguridad Social presenta riesgo de quiebra en torno al 2020. Una reforma legislativa sobre el aborto debería tener en cuenta esta dimensión económica. Sin embrago, en la elaboración de la ley se ha ignorado este aspecto

De acuerdo con todo lo indicado el asunto del aborto no es solo una cuestión política. Tiene aspectos científicos, médicos, sociales y jurídicos que no deben supeditarse a la ideología del gobierno de turno. Se deben contemplar en primer lugar los datos científicos, que son incuestionables en lo que respecta al inicio de la vida humana desde la concepción y a su naturaleza, pero también es un tema de conciencia. El problema es cuando un gobernante ignora cuando se inicia la vida humana, pero  también  cuando se acomoda la conciencia y no se da el valor a la vida humana en su etapa embrionaria o fetal. A otros no les interesan las verdades de las ciencias que tratan los distintos enfoques de la vida humana y relativizan su conciencia a lo políticamente correcto. Otros miran para otro lado y simplemente no se atreven a decir lo que piensan. Algunos, los más honestos, reconocen que el aborto es un atentado contra la vida y desean tener la oportunidad de votar en conciencia.

 

Comentarios al Anteproyecto de Ley de salud social y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo

La «ley de plazos » tal como queda redactada en el Anteproyecto del Gobierno, en lugar de considerar el aborto un drama, como de vez en cuando dice la Ministra de Igualdad, trivializa el aborto y antepone los derechos al desarrollo de la sexualidad y libre decisión sobre el control de la reproducción al derecho a la vida... según se dice de forma textual libre de presiones, discriminación y violencia.

Ya el propio título de la reforma es significativo: «Ley orgánica de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo». Cuando en la realidad es destructiva de la vida del nasciturus, es perjudicial para la salud mental de las mujeres que lo practican y supone un acto simple y cruel de «sacrificio de una vida humana».

Esta Ley establece unos precedentes destructivos en el seno de la sociedad., ya que lejos de suponer la conquista de un derecho para la mujer, una Ley como esta, que en la práctica establece el aborto sin limitaciones, hace a la mujer la responsable de un acto violento contra la vida de su propio hijo.

Pero además la Ley en su preámbulo nos señala la obligación de respetar el derecho de las personas a decidir libremente y de manera responsable el número de hijos que quieren tener y a tener acceso a información, educación sobre reproducción y planificación familiar apropiados para su edad y se ofrezcan los medios necesarios que les permitan ejercer esos derechos. Luego ya en el Título Primero del anteproyecto se limita a señalar una serie de objetivos muy ambiguos sobre el acceso universal a la información, la educación sexual y reproductiva, el acceso a métodos seguros y eficaces, etc. que por supuesto se ceñirían a derechos, prestaciones y ayudas públicas, es decir dirigidas y encauzadas por el gobierno.

Cuando entramos en el detalle de algunos artículos del anteproyecto vemos el trasfondo ideológico que contiene. Así, el Art. 3, principios y ámbito de aplicación, señala que "todas las personas tienen derecho a adoptar libremente decisionesque afectan a su vida sexual y reproductiva sin más límites que los derivados del respeto a los derechos de las demás personas..." ¿Es que un feto no entra dentro del concepto de las demás personas". Esto va en contra de la doctrina dictada por el Tribunal Constitucional sobre la protección del nasciturus.

El Art. 8 señala que la formación de los profesionales de la salud se abordará con un enfoque de género.

El Art. 14 señala que con relación a la interrupción del embarazo en las primeras 14 semanas se habrá de entregar a la mujer embarazada información por escrito y en sobre cerrado, relativa a los derechos, prestaciones y ayudas públicas de apoyo a la maternidad. Esto significa que la mujer se lleva a casa la información para que se la lea, ero no se dice nada de un consentimiento informado, en el que el diálogo y las cuestiones dudosas deberían resolverse en la consulta con el médico. Además en el Art. 17 se señala que la elaboración, contenidos y formato de la información en sobre cerrado será determinada reglamentariamente por el Gobierno. Quedan por tanto fuera de juego cualquier iniciativa que el gobierno no desee incluir, léase los foros de ayuda a la mujer embarazada y a la maternidad de corte privado (Red Madre, Foro de la Familia, SOS Familia, Provida, etc.), que son los más activos en los últimos años en prestaciones de ayudas afectrivas, económicas, psicológicas, etc. en los últimos años.

El Art. 15 habla del aborto por causas médicas y se señala que se puede practicar hasta la veintidós semana siempre que exista un grave riesgo para la vida o la alud de la embarazada... pero al final del artículo se dice: en caso de urgencia por riesgo vital para la gestante podrá prescindirse del dictamen. Esto suena mucho al coladero de la anterior Ley de Despenalización respecto a la exigencia de un dictamen de un especialista respecto al supuesto de riesgo para la salud física o psíquica para la embarazada.

En el mismo artículo se establece la práctica del aborto sin limitación de plazo cuando se detecte en el feto una enfermedad extremadamente grave e incurable en el momento del diagnóstico y así lo confirme un comité clínico. Aquí habría que preguntarse qué se entiende por enfermedad extremadamente grave, y por qué se ciñe al momento del diagnóstico, aunque meses después existiera un tratamiento adecuado. Pensemos en una cardiopatía por ejemplo. Pero lo más increíble es lo que dice el anteproyecto sobre la composición del comité clínico que ha de confirmar el diagnóstico.  En el Art. 16, 4 se señala que no podrán formar pare del comité quienes se hayan manifestado contrarios a la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo.

Finalmente, querría señalar que el aborto es especialmente duro para una joven de 16-17 años, a quien se pretende privar de la presencia, del consejo y del apoyo de sus padres para tomar la decisión de seguir con el embarazo o abortar. Obligar a una joven a decidir sola a tan temprana edad es una irresponsabilidad y una forma clara de violencia contra la mujer. Aquí es irremediable hacer referencia a unas declaraciones recientes del presidente del gobierno en el sentido de interpretar el apoyo familiar a una niña que ha sufrido un embarazo no deseado como una interferencia.  Lo que está detrás de esta idea es que sólo somos libres cuando estamos solos, pero peor aún es atribuirse el Gobierno el papel de protector. Es decir, el Gobierno no interfiere protege, mientras que los padres no protegen, interfieren. Algo que está en la línea de la Educación para la Ciudadanía. Parece evidente que todo esto es de una irresponsabilidad sin límites y que este tipo de injerencias no son propias de un estado democrático sino de un estado totalitario

En definitiva, esta Ley no tiene en cuenta la demanda social que, lejos de desear una nueva Ley para legitimar un acto violento para el no nacido y para su madre, reclama una regulación para detener los abusos y el fraude de Ley de los centros donde se practican los abortos. Para terminar me gustaría hacerme una pregunta.  Si el aborto es un drama con dos víctimas y una tragedia para la sociedad del que se aprecia sus dañinas consecuencias y su crecimiento imparable en la población española ¿porqué en vez de legislar para tratar de reducir este crecimiento, se legisla para hacerlo más permisivo, hasta incluso convertirlo en un derecho?  Sí se han establecido campañas disuasorias y normas para reducir los accidentes de tráfico, el tabaco, el alcohol, la violencia de género ó la drogadicción, cuyo coste en vidas humanas es muy inferior a las pérdidas por aborto ¿no debería legislarse para reducir el número de abortos en lugar de convertirlo en un derecho?