El TS rechaza el recurso de Garzón contra su imputación por prevaricación

El TS rechaza el recurso de Garzón contra su imputación por prevaricación

La causa en el Supremo se abrió con la admisión a trámite de la querella de Manos Limpias por la instrucción del magistrado sobre el franquismo.

REDACCIÓN HO.- Con el rechazo al recurso presentado por Baltasar Garzón, El Tribunal Supremo confirma la admisión de la querella del sindicato Manos Limpias. El próximo paso, previsiblemente, será la citación de Garzón como imputado.

En su recurso, el juez de la Audiencia Nacional negó que hubiera cometido prevaricación al declararse competente en el caso de las desapariciones durante la Guerra Civil y el Franquismo, y que la Fiscalía pidió a la Sala la semana pasada que no admitiera la querella.

En el auto hecho público hoy, del que ha sido ponente el magistrado Adolfo Prego, la Sala Segunda del Tribunal afirma que no se aprecia ni en el recurso de Garzón ni en el recurso de la Fiscalía argumento alguno que desvirtúe lo razonamientos de la admisión a trámite de la querella. Explica la Sala que tanto los argumentos del juez como de la Fiscalía se envuelven más bien en el ámbito material del enjuiciamiento de fondo, es decir, en defender que no cometió ningún delito de prevaricación, cuando la admisión a trámite de una querella se centra únicamente en valorar los requisitos formales, por lo que el planteamiento del magistrado y de la Fiscalía resulta prematuro.

En este sentido, los magistrados aclaran que la decisión de iniciar un proceso contra Garzón se adopta no porque el juez "sea responsable de un delito", sino precisamente para poder "determinar con garantías si es o no responsable".  Es decir, que al admitir a trámite la querella contra Garzón, la Sala se limitó a realizar una "valoración de los requisitos formales y de fondo establecidos por la Ley". En este sentido, el auto indica que la querella de Manos Limpias cumplió todos los requisitos formales para ser admitida a trámite.

Acusación verosímil

En resumen, los magistrados critican que Garzón dedique su recurso a negar "la efectiva comisión de un delito de prevaricación", cuando precisamente el proceso iniciado en el Tribunal Supremo contra él está destinado a comprobar este extremo.

Por último, los magistrados reiteran que la acusación vertida en la querella contra Garzón -en la que se le acusa de prevaricación por "mantener un procedimiento a conciencia de no ser competente"- no es "inverosímil" ni carece de base.

El responsable de la querella, el sindicato Manos Limpias, pide 20 años de inhabilitación para Garzón, así como que se suspenda temporalmente al magistrado mientras se tramita el proceso penal, algo que ahora deberá decidir el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Desde Murcia, el presidente del Supremo, Carlso Dívar, no ha querido pronunciarse sobre este asunto porque no puede, al ser un asunto sub iudice.