Carlos Salvador: "Desdramaticemos: un embarazo no deseado no es un cáncer"

Carlos Salvador: "Desdramaticemos: un embarazo no deseado no es un cáncer"

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/21444">El 16 de junio se puede parar la ley del aborto</a>»« »
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/21443">Pincha aquí para pedir a los diputados su apoyo a la moción</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/files/MOCIÓN%20CONSECUENCIA%20INTERPELACIÓN%20UPN%20ABORTO.pdf">Texto íntegro de la moción</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/21433">Un grupo de diputados intentará parar el martes la reforma de la Ley del Aborto</a>»

 Denuncia que el Gobierno pretende reducir el aborto con una norma más permisiva.

ALBADIGITAL.ES, por Luis Losada Pescador.- El diputado de UPN, Carlos Salvador, pide desdramatizar los embarazos no deseados, acusa al Gobierno de pretender solucionar los muertos por exceso de velocidad eliminando la limitación de velocidad y reclama que se protejan esos otros "brotes verdes" para que "puedan llegar a nacer y nos hagan merecedores del respeto de la Historia".

Este miércoles se debatía en el Congreso de los Diputados la interpelación urgente del diputado de UPN, Carlos Salvador a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído sobre el anteproyecto de reforma de la Ley del Aborto. La ministra repasa el articulado y el argumentario: "Nuestro objetivo es lograr que haya menos interrupciones voluntarias del embarazo, pero que las que haya sean más seguras y con más información". Termina pidiendo "respeto y altura de miras" por encima de las diferencias "morales, filosóficas o religiosas".

Salvador responde con contundencia. Lo primero: "Desdramaticemos el embarazo: un hijo no deseado no es un cáncer". Además, el diputado de UPN se pregunta por qué si alguien es mayor para tener relaciones sexuales plenas no debe asumir las consecuencias de sus actos. Y se pregunta también si el mero deseo o expresión de voluntad es fuente del derecho. "La libertad acaba donde empieza la del otro, en este caso, la vida de otro, porque aunque estamos un tiempo en el cuerpo de nuestra madre, no somos nuestra madre". Se puede decir más alto, pero no más claro.

Una ley más laxa, para reducir el aborto

Para Salvador, el Gobierno es incoherente al tratar de solventar las cifras de abortos provocados con una norma más permisiva. "Es como si el Gobierno pretendiera reducir los muertos en carretera por exceso de velocidad eliminando la limitación de velocidad". El diputado navarro añade que "el no nacido nos pide ayuda" y califica al "nasciturus" de "verdadera víctima" porque "al final es el que muere".

Al igual de la vicepresidenta Salgado hace un llamamiento a cuidar los "brotes verdes" de la economía para que terminen fructificando, "quiero pedir que respeten y protejan esos otros brotes para que puedan nacer y nos hagan merecedores del respeto de la Historia".

La ministra Aído responde con ‘más de lo mismo': la ley no obliga a interrumpir el embarazo, estamos en la media de plazos de los países de nuestro entorno (10-24 semanas). Y tras el argumentario, el ataque: "Su problema no es el anteproyecto, sino la irrelevancia de las mujeres en un asunto como este; es el derecho a decidir de las mujeres lo que les molesta". Termina presumiendo del compromiso del Gobierno Zapatero con la maternidad: cheque bebé, ampliación a cuatro semanas del permiso de paternidad, ampliación del derecho de maternidad, plan de guarderías, etc. Pero deja sin respuesta los interrogantes que el diputado Salvador ha puesto encima de la mesa.

El Gobierno, dispuesto a aprobar la Ley del Aborto sin consenso

Según ha señalado este miércoles la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, el Gobierno está dispuesto a aprobar la Ley del Aborto por mayoría, pero sin consenso. Una posición que contradice no sólo el programa electoral con el que el PSOE concurrió a las elecciones, sino el compromiso de Zapatero en el debate de investidura. Por eso, el diputado de UPN, Carlos Salvador, le pide a la ministra Aído que "retire, rehaga o posponga" la reforma hasta que haya consenso.

La ministra reitera que el único consenso de la actual normativa es que "no convence a nadie" y aprieta el acelerador de la reforma. A sabiendas de la división social que reconoce "por razones filosóficas, morales o religiosas", pide "respeto" a las mujeres y trata de fraguar una mayoría suficiente. Aunque sea raspada, tal y como ha informado ALBA.