El PSOE insiste en negar que la píldora del día después es abortiva

El PSOE insiste en negar que la píldora del día después es abortiva

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/21414">Aído, en sus trece, se pierde en el berenjenal de su ignorancia</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/21426">El Senado vota la PDD sin receta</a>»

Tras la defensa radical del aborto por Aído en el Congreso, Jiménez hizo lo propio con la PDD, minimizando sus efectos secundarios: "Queremos promover anticonceptivos, preservativos y educación sexual", dijo.

ALBADIGITAL.ES, por Luis Losada Pescador.-En la sesión de control de este miércoles, la diputada socialista Pilar Grande Pesquero ha aprovechó para avalar al Gobierno en su estrategia de comercializar en las farmacias y sin receta la píldora del día después (PDD): la primera estrategia es la nominalista. Grande Pesquero ‘rebautiza' la PDD con el nombre de PAE, Píldora Anticonceptiva de Emergencia.

De esta manera pretende convencer de que la PDD no es abortiva sino anticonceptiva "por tener efectos antiovulatorios y en todo caso antiimplantatorios". El mismo discurso que la ministra Jiménez. ¿Control al Gobierno? Por lo demás, el argumento es falso. Un ‘fármaco' con efectos antiimplantatorios es necesariamente abortivo porque se impide la implantación del óvulo fecundado, embrión de la especie humana, aunque le pese a la ministra Aído.

La diputada Grande Pesquero se hace eco de la valoración de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia sobre los "efectos mínimos" de la PDD en abierta contradicción con la evidencia científica y los mismos prospectos de la industria. Por supuesto, la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, agradece la cita: "No hay efectos reseñables". ¿Dónde queda la prudencia a la hora de velar por la salud pública?, se preguntan muchos Colegios de Farmacéuticos.

Estratagia fallida contra el embarazo no deseado 

La diputada socialista también le coloca el toro en suerte al afirmar que, puesto que la adolescencia es un período donde "la percepción del riesgo está alejada de la realidad" es necesaria una educación sexual y reproductiva. Jiménez agarra el argumento a lo Felipe II y reitera que la dispensa libre de la PDD en farmacias se enmarca en una estrategia de educación sexual y reproductiva de la nueva ley del aborto. "Queremos promover anticonceptivos, preservativos y educación sexual", señala la ministra.

Por último, la diputada socialista sugiere que la PDD es una herramienta potente para recortar las cifras de embarazos inesperados y abortos en menores. Los datos: en 2007 se produjeron 10.600 embarazos en menores de los que 6.273 finalizaron en aborto, 500 de ellos en menores de 15 años. Un supuesto argumento para facilitar la PDD en menores. Este es el objetivo: facilitar el acceso. Porque a pesar de que en 2008 se distribuyeron 500.000 PDD -en 10 comunidades autónomas de manera gratuita- "en algunos lugares hay dificultades reales", señala la ministra Jiménez, quien avala su postura en la dispensa libre en 42 países, 15 de ellos europeos.

No obstante, el argumento de que la PDD recorta las cifras de embarazos y abortos no parece muy sostenible. La PDD fue aprobada en 2001 por el Ejecutivo Aznar, como recuerda la diputada Grande. Desde entonces, las cifras de embarazos en menores y de abortos provocados no han disminuido, sino todo lo contrario. La cultura anticonceptiva banaliza el sexo y genera una cultura de falsa seguridad que conlleva embarazos imprevistos y abortos.