El doctor Biscet, propuesto para el Príncipe de Asturias de la Concordia

El doctor Biscet, propuesto para el Príncipe de Asturias de la Concordia

Plataformabiscet.org busca adhesiones a esta candidatura e impulsar la causa mundial por la liberación de este médico, preso político de la dictadura comunista cubana perseguido por negarse a realizar abortos y defender la libertad.

REDACCIÓN HO.- El doctor Oscar Biscet González, médico cubano, está condenado a 25 años de dura prisión  acusado de "peligrosidad social" por la dictadura comunista cubana. Lleva ya cumplidos seis años en una celda bajo tierra, sin auxilios médicos ni religiosos, sin más entretenimiento que leer su vieja Biblia, con visita familiar una vez cada 4 meses.

Sus problemas empezaron cuando hace unos años se negara en redondo a practicar abortos criminales en el hospital en que trabajaba. Le pusieron en la calle a él y su esposa, Elsa Morejón, enfermera de profesión, con la que tiene dos hijos, Winnie y Yan.

En apoyo de Biscet

Un grupo de  cubanos y españoles sostienen ahora una  campaña a nivel mundial para conseguir  su libertad, de la que informan en su web oficial. En apoyo de su causa han surgido nuevas iniciativas, como la dirigida a que se le conceda el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2009.

El año pasado el Jurado del Premio de la Concordia entregado a Ingrid Betancourt quiso destacar que la premiada personificaba "a todos aquellos que en el mundo están privados de libertad por la defensa de los derechos humanos y la lucha contra la violencia terrorista, la corrupción y el narcotráfico"

Ahora la plataforma cívica en su apoyo presenta la candidatura de este otro luchador por la libertad, el Doctor Oscar Elías Biscet, tras llevar más de seis años preso en las cárceles de Cuba. "Entendemos que esta concesión puede ser un punto de apoyo importante para su liberación y también para propiciar la apertura y democratización, que tanta falta hacen en Cuba, en unos momentos tan esperanzadores como los presentes por la apertura de relaciones con EE.UU.", señalan los promotores de la iniciativa, seguros de que el Jurado de los premios 2009 sabrá valorar "la fortaleza, dignidad y valentía" con las que el Doctor Oscar Elías Biscet se ha enfrentado a seis años de injusto cautiverio. Una candidatura que sigue recabando adhesiones, y que está avalada ya por miles de firmas, "que llevan aparejadas las mejores esperanzas de millones de personas en todo el mundo".

Historia de un disidente

Perseguido por defender la libertadNacido en La Habana, el 20 de julio de 1961, este especialista en medicina interna  se manifestó abiertamente contra la dictadura cubana a finales de los 80. En 1994 las autoridades cubanas lo acusaron y encausaron por "peligrosidad". En el año 1997, en colaboración con otros miembros del movimiento de oposición pacífica, el Dr. Biscet instituye la Fundación Lawton de Derechos Humanos.

El 7 de junio de 1999, iniciaron una huelga de hambre, cuarenta días ingiriendo solamente líquidos, para demandar la puesta en libertad de todos los presos políticos y llamar la atención a la violación de los derechos humanos en Cuba. Miles de cubanos se unieron en 54 sitios de ayuno; además sus compatriotas en el exilio alrededor del mundo también se unieron al ayuno en solidaridad. Miembros de la prensa internacional cubrieron el evento y diplomáticos extranjeros visitaron el pequeño apartamento en Tamarindo 34, en La Habana.

Al finalizar el ayuno, declaró su opción por la NO-VIOLENCIA y afirmó haber adquirido la capacidad de AMAR A SUS ENEMIGOS, sustituyendo la violencia, la ira, la venganza y el odio; por la justicia y el perdón.

Después sufrió 26 detenciones en un periodo de 18 meses y fue sometido a degradantes torturas con el objetivo de demoler su estado de ánimo ....

No lo consiguieron

celda de aislamiento, descrita por BiscetSe ha declarado seguidor de la filosofía de la no-violencia de Ghandi y Martin Luther King. Ha sido maltratado física y psicológicamente, sufriendo golpes, palizas, amenazas, humillaciones, chantajes, intimidaciones, interrogatorios y encarcelaciones en celdas junto a individuos desquiciados mentales y criminales comunes. En varias ocasiones, la Seguridad de Estado lo ha sometido a exámenes psiquiátricos en Mazorra (el hospital psiquiátrico de La Habana) y lo ha presionado para que salga de Cuba, a lo que ha respondido que él nunca abandonará su país.

Fue detenido y juzgado en marzo de 2003 y condenado a ¡25 años!

El 6 de diciembre de 2002, fue detenido junto a otros 16 disidentes cuando intentó reunirse en una casa de La Habana para hablar de derechos humanos. Cuando la policía les impidió entrar en la casa, Óscar Biscet y los demás se sentaron en la calle como protesta y gritaron consignas como "Vivan los derechos humanos" y "Libertad para los presos políticos".

Fue detenido y juzgado junto a varios disidentes en marzo de 2003 y fue condenado a 25 años en virtud del artículo 91 del Código Penal. Aunque vive y fue juzgado en La Habana, en la actualidad está recluido en la prisión de Kilo 5½, en la provincia de Pinar del Río.

Amnistía Internacional lo considera un preso de conciencia, detenido únicamente por el ejercicio pacífico de sus libertades fundamentales y pide su liberación inmediata y sin condiciones.

Está cumpliendo esta condena en condiciones infrahumanas:

  • Se le ha castigado en celdas tapiadas en numerosas ocasiones.
  • Le han recluido en una celda soterrada durante meses.
  • Durante largos períodos le han mantenido incomunicado sin permitirle las visitas de sus familiares.

Celda de aislamiento tal y como fue descrita por el Dr. Oscar Elías Biscet en una carta clandestina sacada de la prisión por su esposa (prisión Kilo 5½, en la provincia de Pinar del Río, Cuba).

Su estado de salud

  • Hipertesión arterial esencial grado II. Úlcera gastroduodenal. Escoliosis lumbar y osteoartrosis generalizada.
  • Sepsis bucal crónica. Abscesos bucales con episodios inflamatorios y dolorosos. Ha perdido unas 15 piezas dentarias.
  • Pérdida de peso muy importante.
  • Se niega a recibir asistencia médica por médicos militares ya que no confía en que sigan los códigos de ética médica.

Firme en sus demandas de justicia hasta que Cuba logre su libertad, el Dr. Biscet se encuentra en buen estado de ánimo y espíritu a pesar de los maltratos a los que es sometido.

En una visita a la prisión por parte de su madre, envió un mensaje a su esposa Elsa, pidiendo que sus hermanos y hermanas cubanos en la isla y en el exilio se unieran en oración con la comunidad internacional por la libertad de todos los prisioneros políticos y por la libertad de expresión en Cuba.

Para apoyar su candidatura

Si quieres apoyar esta candidatura, así como la petición de su libertad: