El PSOE rechaza la investigación con simios al mismo tiempo que la promueve con seres humanos

El PSOE rechaza la investigación con simios al mismo tiempo que la promueve con seres humanos

Sólo unos días después de aprobar en el Senado la Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, que permite la clonación y la experimentación en laboratorio con seres humanos, el Grupo Socialista ha anunciado que presentará en el Congreso un proyecto para equiparar al hombre con el mono y pedir "la inclusión inmediata de estos animales en la categoría de personas", incluyendo "la protección moral y legal de la que, actualmente, sólo gozan los seres humanos". El arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Fernando Sebastián, ha salido al paso de esta medida señalando que "para los monos habrá que pedir derechos simiescos", porque lo contrario sería como pedir "derechos taurinos para los hombres".

HAZTEOIR.ORG (LIBERTAD DIGITAL) .- Una organización internacional llamada Proyecto Gran Simio busca una declaración de la ONU sobre los derechos de los simios y defender sus intereses igual que los "de los menores de edad y de los discapacitados mentales de nuestra especie", según los responsables del proyecto, que pretenden que a los simios "se les reconozcan sus derechos a la vida, a la libertad y a no ser torturados con experimentos, con la esperanza de poner fin a esta nueva forma de esclavitud". 

Pretenden hacer de hombres y simios 'una comunidad de iguales'

El Proyecto Gran Simio se refiere a los hombres y a los simios con la expresión "comunidad de los iguales", que definen como "una comunidad moral dentro de la cual aceptamos que determinados principios o derechos morales fundamentales, que se puedan hacer valer ante la ley, rijan nuestras relaciones mutuas".

Según este Proyecto, si a los simios "se les aprisiona sin que medie un proceso legal, tienen el derecho a ser liberados de manera inmediata."

Reclaman que los simios tengan derecho a apelar ante los tribunales

Las propuestas de esta iniciativa internacional llegan a extremos tales como reconocer la posible exigencia de responsabilidad penal a los simios, a pesar de tratarse de animales irracionales: "la detención de quienes no hayan sido condenados por un delito, o de quienes carezcan de responsabilidad penal, sólo se permitirá cuando pueda demostrarse que es por su propio bien", afirman los promotores del Proyecto Gran Simio.

Según este Proyecto, además, "los miembros de la comunidad de los iguales deben tener el derecho a apelar ante un tribunal de justicia, bien directamente o, si carecieren de la capacidad necesaria, mediante un abogado que los represente".

Comparan a los simios con niños y discapacitados

La iniciativa no plantea en concreto cómo podría un simio presentar una apelación ante un tribunal, pero especifican que, en el caso de los simios, "sus intereses y sus derechos deben ser salvaguardados por guardianes humanos, del mismo modo en que se salvaguardan los intereses de los menores de edad y de los discapacitados mentales de nuestra propia especie".

En este sentido, el Proyecto Gran Simio sostiene esta concesión de derechos a los monos como una ampliación de lo que denominan "la noción 'nosotros', por oposición a 'los demás', que, cual una silueta que se hace cada vez más abstracta, ha ido adquiriendo, en el transcurrir de los siglos, los contornos de las fronteras de la tribu, de la nación, de la 'raza', de la especie humana, y que la barrera de especie había congelado y vuelto rígida durante un cierto tiempo, ha cobrado nueva vida y se ha convertido en algo apto para nuevos cambios." Se trata de un discurso que encaja con el mensaje radical y relativista del Gobierno de Zapatero, en el cual ha encontrado una buena acogida.

El PSOE rechaza que se experimente con simios después de promover la experimentación con seres humanos

Ante el posible reproche de que no se entiende que se pretenda conceder a los simios unos derechos que muchos seres humanos todavía no ven garantizados para sí mismos, los promotores del citado Proyecto argumentan que "tampoco es muy razonable pedir que los miembros de esas otras especies esperen hasta que todos los humanos hayan alcanzado antes sus derechos. La proposición misma así formulada da por supuesto que los seres pertenecientes a otras especies tienen menor importancia moral que los seres humanos".

Ante la negativa a la experimentación con simios en laboratorio, los promotores del Proyecto argumentan que esta reclamación es comparable a que, "con toda razón, se considera inmoral la investigación con seres humanos que causa daño a éstos sin su consentimiento".

Paradójicamente, el apoyo del PSOE a esta iniciativa se produce justo después de que el Gobierno socialista haya promovido la aprobación de la Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, una norma duramente contestada por las asociaciones provida al tratarse de una de las leyes más permisivas con el desprecio y el maltrato a la vida humana desde sus mismos comienzos, ya que permite la clonación y la experimentación con seres humanos en un laboratorio.

Con su apoyo al Proyecto Gran Simio, el PSOE arroja a la sociedad española que para este partido gozan de mucha más consideración los simios que las personas, en lo que respecta al respeto a los derechos humanos, empezando por el derecho a la vida y a la integridad física.

La Iglesia Católica responde que 'para los monos habrá que pedir derechos simiescos', y no humanos

El arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Fernando Sebastián, ha salido inmediatamente al paso de este proyecto y del apoyo prestado al mismo por el PSOE.

Monseñor Sebastián ha declarado que, en ocasiones, "por hacer el progre se puede hacer el ridículo", y ha advertido que "para los monos habrá que pedir derechos simiescos", porque lo contrario sería como pedir "derechos taurinos para los hombres".

Noticias relacionadas: