El promotor de los 'derechos para simios' que apoya el PSOE considera legítimo que se mate a bebés que ya han nacido

El promotor de los 'derechos para simios' que apoya el PSOE considera legítimo que se mate a bebés que ya han nacido

Los bebés antes de nacer no son personas, son abortables. Después de nacer también pueden eliminarse, incluso con un mes de vida fuera del seno materno. La vida de un bebé de pocas semanas vale menos que la de un orangután, ya que éste puede sentir más placer o más dolor que el niño. Ésta es la ideología del filósofo Peter Singer, ideólogo del Proyecto Gran Simio que el PSOE pretende difundir en España para acabar declarando que los simios son personas, como ha revelado el diario digital ForumLibertas.com.

HAZTEOIR.ORG (FORUMLIBERTAS.COM) .- El grupo socialista en el Congreso ha convocado una rueda de prensa para hoy martes a fin de presentar el Proyecto Gran Simio, que consiste en "la inclusión inmediata de estos animales en la categoría de personas" y que se les otorgue, por tanto, "la protección moral y legal de la que, actualmente, sólo gozan los seres humanos".

En España se mata a personas igualmente
Tal como indica ForumLibertas.com, en España el artículo 29 del Código Civil reconoce al ser humano concebido y no nacido el estatus de persona "para todos los efectos que le sean favorables", excepto para el fundamental, el derecho a la vida, ya que otra ley (la del aborto) permite en la práctica eliminar a los humanos antes de su nacimiento.
El Proyecto Gran Simio es una iniciativa que pusieron en marcha en 1993 el filósofo australiano Peter Singer (enseña filosofía moral en Princeton, EEUU) y la activista animalista italiana Paola Cavalieri. Singer, teórico principal del proyecto, escribió un artículo en el año 2000 titulado "Matar a los bebés no siempre está mal". 
Singer, defensor de tesis eugenésicas que permitirían matar a niños ya nacidos con varias semanas de vida
"Como los antiguos griegos, deberíamos tener una ceremonia un mes después del parto en la que el infante es admitido en la comunidad. Sólo en ese momento, a los niños se les reconocerían los mismos derechos que a las personas", afirmaba Singer.
Sería una ceremonia para eliminar a niños defectuosos al primer mes de nacidos pues para él, si bien son seres humanos, todavía no son personas. En la ceremonia habría "pastel y refrescos" y los médicos entregarían a los padres y sus familiares los resultados de una serie de exámenes que deben ser practicados en los bebés de un mes de nacidos. Si el bebé pasa las pruebas, los invitados lo acogen en la comunidad humana.

Pero, si el bebé presenta anomalías como el síndrome de Down o palasia cerebral, los padres se despiden de él y el médico se encarga de terminar con su vida. Entonces la ceremonia debe ser distinta, de acompañar al bebé a la tumba. Para Singer, que es el iniciador del Proyecto Gran Simio, los bebés se convierten en personas semanas o meses después del nacimiento, porque carecen de "autoconciencia".

Noticias relacionadas: