Fundación Vida: "Sanidad insiste en la mentira y el maquillaje con la PDD"

Fundación Vida: "Sanidad insiste en la mentira y el maquillaje con la PDD"

"La medida sólo persigue publicitar la nueva ley del aborto y reducir las estadísticas de intervenciones, cuando en realidad se trata de un fármaco abortivo", denuncia. 

REDACCIÓN HO.- Manuel Cruz, director de la Fundación Vida, denuncia que la medida de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, de dispensar la píldora del día después sin receta, "persigue un único objetivo: publicitar la nueva Ley del Aborto. Pretenden reducir las estadísticas de intervenciones y podrán presumir de que su cambio normativo ha reducido las interrupciones de embarazo, cuando, en realidad, se trata de un fármaco abortivo".

"El mecanismo de la píldora del día después hace que el zigoto no pueda implantarse en el útero. Puesto que ya se ha realizado la fecundación, nos encontramos ante un aborto, porque se impide el desarrollo de un ser humano", explica el directivo. "Lo que pasa con este producto es que se lanza en el organismo una especie de bomba hormonal. Es un hecho muy grave que ya está documentado: la parte toxicológica de este producto está siendo minimizada".

La Fundación Vida critica igualmente que el Gobierno "insista en promocionar medidas irresponsables para las mujeres. Reconocen el riesgo que tiene al ser un medicamento hormonal, pero incitan a su consumo. ¿Qué medidas va a tomar Sanidad para evitar que se produzca un abuso por parte de muchas jóvenes, que verán en ella un método anticonceptivo cómodo y seguro, cuando es abortivo, y se les privará del consejo autorizado de un médico?".

 "Con esta iniciativa, el Ejecutivo acercará su sueño de conseguir que las menores de edad aborten sin comunicárselo a sus padres, porque aprovecharán para tomarla sin supervisión de ningún tipo, lo que aumenta el riesgo de que sufran complicaciones hormonales, como avisa el prospecto, incluso no relacionadas con la menstruación".

El director de la Fundación Vida exige así a Sanidad "que dé toda la información posible sobre los efectos adversos de este fármaco. Que se avise de que en Perugia, varios farmacéuticos han denunciado que los embarazos extrauterinos son más comunes en quiénes han consumido la PDD".

"Si el objetivo es mejorar la salud sexual de los jóvenes, tampoco ha acertado la ministra con su decisión, puesto que, entre 2001 y 2005, su dispensa no redujo el número de abortos y sí aumentó la práctica de relaciones de riesgo, ya que, según datos del Sistema de Enfermedades de Declaración Obligatoria, se elevaron un 79% las infecciones por sífilis y un 45,8% las infecciones no gonocócitas, ¿es esto lo que pretende el Gobierno?", añade Manuel Cruz