Querétaro se suma a la cadena de Estados mexicanos blindados a la Vida

Querétaro se suma a la cadena de Estados mexicanos blindados a la Vida

El Congreso rechaza la reforma penal para garantizar el "derecho al aborto" a modo de resarcimiento de la mujer violada, contemplado el feto como parte de su propio cuerpo.

REDACCIÓN HO.-  La mayoría del PAN en el Congreso local rechazó ayer una iniciativa de reforma al Código Penal estatal, mediante la cual se buscaba "garantizar que el Ministerio Público respete la decisión de una víctima de violación en caso de que desee abortar". Con ocho votos a favor y doce en contra, la 55 Legislatura del estado de Querétaro rechazó reformar el código penal de la entidad a fin de incorporar la iniciativa.

La proposición de ley para adicionar la fracción III al artículo 34 del Dictamen de las Iniciativas del Código de Procedimientos Penales del Estado de Querétaro fue presentada por la diputada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), María del Carmen Consolación González Loyola Pérez. La propuesta establecía que "el Ministerio Público autorizará en un término de 24 horas contadas a partir de que la mujer, el representante legal o la víctima presenten solicitud de la interrupción del embarazo cuando éste sea producto de una violación y exista denuncia del delito o bien cuando sea producto de una inseminación artificial no consentida".

La diputada intentaba argentar su propuesta indicando que obedecía a la petición de varias organizaciones defensoras "de los derechos humanos de las mujeres", aunque específicamente sólo acertó a aludir a una, la organización Aquesex, que más que promotora de los derechos humanos es en realidad un colectivo feminista, defensor de la teoría de género y de la falacia de considerar el aborto como "un derecho humano que responde al derecho de las mujeres puedan decidir sobre su propio cuerpo", algo en lo que insistía la legisladora perredista en su alegato a favor de la reforma, que afirmó que no pretendían aumentar las causales del aborto, "sino restituir el derecho a decidir sobre el cuerpo, y más tratándose de caso de violación".

En este momento el Código Penal contempla como no punible el aborto cuando es producto de una violación; pero la diputada señalaba que "actualmente, aunque se permite, los Ministerios Públicos por temor a ser señalados no dan la autorización de un aborto cuando es por violación". La propuesta "lleva una relación muy estrecha con restituir los derechos de la ofendida", añadía. Es decir, que al final de lo que se trata es de satisfacer la reiterada demanda abortista de considerar el aborto como un derecho, y encima bajo la brutal premisa de que la eliminación del no nacido es el medio de restituir a la ofendida.

Falacia evidente, cuando el no nacido es a todas luces -partiendo de la ciencia misma- un  ser independiente a la madre, no un apéndice de su cuerpo;  cuando el aborto no es un "derecho", como sí lo es el de todos a la vida; cuando no cabe convertir el trágico y condenable crimen de la violación en una excusa para cometer un delito mayor, como es el aplicar la pena de muerte al ser humano inocente e indefenso fruto del abuso; cuando, en todo caso, el aborto no va a hacer que una mujer violada se sienta "mejor", o "restituida del abuso contra ella cometida, sino que le añade más violencia y tragedia.

Pero en la sesión de pleno realizada ayer, en la que no hubo restricciones de acceso a pesar de la alerta epidemiológica causada por el virus de la influenza humana, los diputados del Partido Acción Nacional, tal y como lo han hecho diputados panistas en otros estados, reiteraron su defensa de la vida y se opusieron a la aprobación de la iniciativa.

Noticias relacionadas: