Hillary Clinton, fiel bastión de Obama para impulsar el aborto en el exterior

Hillary Clinton, fiel bastión de Obama para impulsar el aborto en el exterior

Pese al reciente pronunciamiento en el seno de la ONU, la secretaria de Estado alienta a defender en el exterior la falacia del aborto como un "derecho".

REDACCIÓN HO / AGENCIAS.- Poco después de que haya sido excluido el tramposo término "derechos y salud reproductiva y sexual" de la Declaración de la Comisión de Población y Desarrollo de la ONU, venciendo las presiones que se mueven en torno al negocio abortista internacional,  los abanderados de la cultura de la muerte no se dan por vencidos.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, defendió ayer con pasión el "derecho al aborto" y la decisión del Gobierno de financiar campañas de planificación familiar en el exterior. Así lo manifestó Clinton ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes:

"Consideramos la planificación familiar como una parte muy importante de la salud de las mujeres y la salud de la reproducción comprende el acceso al aborto que, a mi criterio, deber ser seguro, legal e inusual".

"Yo visité hospitales en Brasil donde la mitad de las mujeres reciben su bebé con una alegría entusiasta y la otra mitad luchaba por su vida tras un aborto fallido", agregaba apelando a los sensibilidad, lo que no en todo caso vendría a destacar los graves riesgos que para la mujer genera el aborto.

Clinton respondió de esta manera al legislador republicano Christopher Smith, comprometido defensor de la vida humana, quien le preguntó si el gobierno intentaba influir sobre países de Africa o Iberoamérica en esta materia.

Financiación internacional del aborto

El Departamento de Estado anunció en marzo su decisión de contribuir con una suma de hasta 50 millones de dólares al Fondo de Naciones Unidas para la Población (UNFPA) en 2009, su primer aporte en siete años a este fondo que financia sobre todo campañas en favor de la "contracepción", lo que siguiendo el discurso de Clinton no es exacto, al incluir la eliminación del ya concebido y no nacido, esto es, el aborto, como un método anticonceptivo o de planificación familiar más.

Hay que recordar que con este discurso Clinton es fiel a su conocida defensa del aborto. En la campaña electoral, dijo que jamás votaría a favor de un juez en la Suprema Corte de Justicia que pusiera en riesgo el fallo Roe and Wade, la jurisprudencia que desde 1973 permite la decisión libre de las mujeres para abortar.