La eutanasia se acaba convirtiendo "en un tratamiento normal"

La eutanasia se acaba convirtiendo "en un tratamiento normal"

En Bélgica "lo más común es que sean los familiares los que soliciten la eutanasia, de manera que se ven peticiones hasta de niños pequeños."

LA VANGUARDIA.- Siete años después de la entrada en vigor de la ley de la eutanasia en Bélgica las diferencias entre la teoría y la práctica han desatado la polémica, en especial, por su aplicación a menores, informa la prensa belga.

El profesor Herman Nys de la Universidad Católica de Lovaina ha publicado un estudio en el que asegura que la eutanasia se está convirtiendo en Bélgica en un "tratamiento normal" exigido por los pacientes.

Sin embargo, Nys entiende que la legislación belga no habla de "derecho a la eutanasia" como tal y hace hincapié en que no se respetan los métodos de aplicación estipulados.

La normativa dice que la eutanasia debe ser aplicada por un médico y solicitada por escrito por el paciente afectado cuando es plenamente consciente de lo que implica su decisión. No obstante, -protesta Nys- lo más común es que se encarguen las enfermeras, que se acepte una petición oral y que sean los familiares los que soliciten la eutanasia, de manera que se ven peticiones hasta de niños pequeños.

"Cuando un equipo de especialistas ha hecho todo lo posible por salvar la vida de un niño sin lograrlo, no tiene sentido prolongar su existencia a toda costa", considera el jefe de los servicios médicos del hospital universitario de Amberes y del Reina Fabiola, José Ramet, que también preside la Sociedad belga de Pediatría.

Ramet estima que habría que revisar la ley de la eutanasia para incluir a los menores, ya que con ello se conseguiría fijar unas condiciones claras y precisas de actuación.

Esta idea cuenta con el apoyo de los grupos socialista y liberal en el Senado, así como con el de la asociación belga de pediatras, que agrupa a especialistas del país.

Por su parte, el consejo de administración de la Sociedad belga de Pediatría, que preside Ramet, se pronunciará al respecto el próximo 20 de abril, aunque lo más probable es que también apoye una revisión de la legislación.