La Comisión de Población de la ONU, contra el aborto

La Comisión de Población de la ONU, contra el aborto

El tramposo término "derechos y salud reproductiva y sexual" queda excluido de la Declaración de la Comisión de Población y Desarrollo de la ONU.

C-FAM.- En el último día de las negociaciones de la Comisión de Población y Desarrollo (CPD) en las Naciones Unidas, algunas oenegés y comités de la ONU  han tratado de utilizar las referencias a la "salud reproductiva y sexual" para promover el aborto, mientras los estados miembros de la ONU se reunían en la sesión de clausura para aprobar el documento final de la Comisión. Algunas de las delegaciones presentes tomaron la palabra para definir el aborto fuera del texto.

Hasta el último momento el polémico término de "derechos y salud reproductiva y sexual" seguía en el borrador del documento. Justo antes de que fuera aprobado, el representante de Irán tomo la palabra para oponerse a esa expresión, que nunca había sido incluida en ningún documento negociado en la ONU.

Irán insistió que el término era problemático para algunas delegaciones e insistió a la comisión para que volviera al lenguaje previamente acordado en la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo (ICPD) en 1994.

En el intento de obtener el consenso, la presidencia, en manos de México, suspendió la sesión y tras nuevas negociaciones, se anunció que la propuesta de Irán seria aceptada y que el término "derechos y salud reproductiva y sexual" se eliminaría del texto.

Varias delegaciones se pronunciaron a favor de dejar el aborto fuera del documento de la CPD y subrayaron que ese texto no crea nuevos derechos. Comoras, Perú, Polonia, Irlanda, Chile, la Santa Sede, Malta y Santa Lucia hablaron en contra de los demás términos relacionados con la salud sexual, como "derechos reproductivos", "servicios de salud reproductiva" y "salud sexual y reproductiva", haciendo hincapié en que estos no podían ser interpretados para apoyar, respaldar o promover el aborto.

El embajador de Malta declaró que cada vez era más difícil aceptar las resoluciones de los órganos de las Naciones Unidas, como el de la CPD, ya que hacen intentos de extender los "derechos reproductivos" para incluir el aborto.

Santa Lucia hizo una objeción explicita al término "aborto seguro" ya que podría dar la impresión de que el aborto es un procedimiento totalmente libre de riesgos médicos y psicológicos.

Santa Lucia también destacó una disposición en el documento de la CPD que pedía a los Estados donde el aborto es legal que entrenaran y equiparan a los proveedores de servicios de salud y tomaran medidas para asegurar que el aborto sea seguro y accesible.

El representante de Santa Lucia destacó que su delegación entendía que esta disposición no afectaba el derecho de los proveedores de salud a negarse a cumplir o ser cómplice de abortos como una cuestión de conciencia, afirmando, de nuevo, que no se han creado nuevos derechos o reconocido en este documento, y que el derecho universal a la conciencia no puede de ninguna manera ser anulado o debilitado.

Solo el representante de Noruega expresó su pesar por el hecho de que el término "derechos reproductivos y sexuales" no fuera aceptado en el texto.