Cabrera pierde la locuacidad ante la sentencia de EpC

Cabrera pierde la locuacidad ante la sentencia de EpC

La verborrea ministerial se ha convertido en hosca declaración apresurada.

REDACCIÓN HO.- Si cuando se dio a conocer una escueta nota de prensa en la que se avanzaba el sentido de la sentencia sobre EpC, la ministra de Educación emprendía una descarada operación de propaganda para tratar de vender como un triunfo del Gobierno la decisión del Tribunal Supremo, hoy Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo ha medido sus palabras y ha tratado de pasar de puntillas sobre las advertencias del Supremo con respecto a las veleidades adoctrinadoras de EpC.

En esta ocasión no ha habido video triunfalista ni gestos mediáticos de celebración sino sequedad y respuestas parcas.

Al conocer la sentencia, la ministra de Educación ha declarado:

"Creo que es una buena noticia para nuestro sistema educativo, para la educación de nuestros niños y nuestros jóvenes y para la formación de los ciudadanos que queremos para este país en el futuro".

Preguntada acerca de las advertencias del Supremo al Gobierno con respecto al adoctrinamiento, Cabrera ha negado que "pueda haber lesión alguna al derecho a la educación moral y religiosa que los padres quieran para sus hijos".

Noticias relacionadas: