Una pareja inicia una campaña para que los niños muertos al poco de nacer sean inscritos en el Registro

Una pareja inicia una campaña para que los niños muertos al poco de nacer sean inscritos en el Registro

«El PP propone que la ley admita inscribir en el Registro a niños que no vivan 24 horas»

Jillian y Juan también piden apoyo para los padres que pasen por ese trance. En 2007 el Congreso, a iniciativa de CiU, instó al Gobierno a reformar la Ley del Registro en el plazo de seis meses, algo que aún no se ha realizado.

REDACCIÓN HO y EUROPA PRESS.- Una pareja ha iniciado una campaña online para reivindicar que los hijos fallecidos por muerte perinatal y neonatal (entre la semana 26 de un embarazo y los siete primeros días de vida) puedan ser inscritos en el Registro Civil y enterrados con su nombre, ya que la legislación actual condiciona el registro a la supervivencia 24 horas fuera del útero materno, lo que contraviene lo dispuesto en la Convención de los Derechos del Niño, pues su artículo 7 compromete a las naciones firmantes -entre ellas se cuenta España- a que la inscripción se lleve a cabo "inmediatamente después de su nacimiento". La web www.umamanita.es ofrecerá también apoyo para padres que hayan pasado por este trance y formación para profesionales.

Jillian y Juan, ambos de 32 años, explicaron a Europa Press que les impactó comprobar que, tras perder a su hija Uma, que murió antes del alumbramiento, los formularios del hospital se referían a ella como "feto hembra", mientras en el crematorio se negaron a incribir su nombre en la urna "por razones legales".

"Para unos padres que han vivido los últimos meses planeando y deseando la llegada de su hijo, encontrarse con que, según la ley, su hija no consta es muy duro, incluso es como si no se le considerara un ser humano porque 'feto hembra' suena más a un animal que a un bebé", explicó Jillian, quien manifestó además el malestar vivido en el hospital donde, asegura, no recibieron apoyo emocional tras perder a la niña.

La pareja comenzó entonces a buscar asociaciones o grupos de ayuda para padres que hubieran pasado un trance similar y sólo encontraron grupos enfocados a la muerte perinatal o neonatal en Irlanda, Estados Unidos e Inglaterra, lo que les movió definitivamente a crear su propia plataforma en España: la página web www.umamanita.es "Queremos que la muerte de un bebé deje de ser tabú en la sociedad, porque los padres necesitan hablar de lo que les ha pasado, hablar de su hijo que no está con ellos", afirmó la promotora de la iniciativa.

Según explicó Jillian, ambos comprendieron que los pasos a seguir serían "apoyar, sensibilizar, concienciar y cambiar", por lo que a través de la página web promoverán además de un cambio en la legislación sobre el Registro, reuniones de apoyo e información para padres y familiares, la emisión de folletos informativos para los hospitales o ciclos de formación para profesionales, necesarios para que puedan "apoyar a los padres desde el momento de la trágica noticia de la muerte, durante el parto y también después".

"No queremos buscar culpables, lo que queremos es conseguir cambios, porque muchos de los hospitales españoles no forman a sus profesionales para afrontar la muerte perinatal y neonatal y tampoco está contemplado en la carrera universitaria (...) y lo que queremos conseguir a través de la información es que no ocurran cosas como que a unos padres se les niegue ver a su hijo o se les recomiende borrar cualquier huella de su existencia en la casa", argumentó.

La Reforma Amanda se aprobó en el Congreso pero sigue sin llevarse a cabo

Los responsables de umamanita.es afirman que si bien "es ínfimo en las estadísticas", el número de casos de muerte perinatal o neonatal ronda los dos millares cada año. "Si tomamos en cuenta los últimos 20 años, estamos hablando de 40 000 familias que viven con el tabú y la incoherencia de no poder contar con un miembro de la familia y tener que vivir su duelo a puerta cerrada, de espaldas a la sociedad y a su realidad cotidiana".

En 2007 el Congreso de los Diputados dio luz verde a una proposición no de ley elaborada por CiU que instaba al Gobierno a modificar antes de seis meses el reglamento para que se pudiera inscribir al recién nacido a partir del corte del cordón umbilical. Asimismo, el texto, pactado con el PSOE, solicitaba que fuera posible inscribir en el libro de familia al bebé aunque no sobreviviera a sus primeras 24 horas.

La iniciativa recibió el nombre de 'Reforma Amanda' en honor de unos padres que impulsaron la modificación legal tras perder a su hija. Se diluyó con el fin de la legislatura y aún no se ha convertido en la reforma de la Ley del Registro que sus promotores esperaban. Entre ellos está el impulsor de la proposición no de ley, el diputado de CiU Jordi Jané, quien declaró a Europa Press que el texto está "en el cajón de los incumplidos" y el grupo parlamentario, en espera de que el Ejecutivo de explicaciones sobre el tema.

Por otra parte, como informa HO, el Grupo Popular acaba de registrar una proposición de ley en el Senado para que se puedan inscribir en el Registro Civil los niños fallecidos antes de las 24 horas de vida. La iniciativa, impulsada por el senador Manuel Altava, se someterá a votación esta semana.