La realidad del aborto: la fragilidad del supuesto de riesgo de salud para la madre

La realidad del aborto: la fragilidad del supuesto de riesgo de salud para la madre

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/17027">La realidad del aborto: graves secuelas en la salud de la madre</a>»

El SAS ha indemnizado a una mujer a la que perpetraron un aborto en Cádiz, después de que una ginecóloga le diera un fármaco al creer por error que el feto estaba fuera del útero.

REDACCIÓN HO/ MÁLAGAHOY.ES, Rosa Romero /DIARIO DE SEVILLA.- El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha estimado íntegramente la reclamación presentada por una mujer de San Fernando a la que en el hospital Puerta del Mar de Cádiz le provocaron el aborto de un hijo completamente sano, bajo el diagnóstico erróneo de que se trataba de un embarazo extrauterino con peligro para la vida de la madre. La cuantía de la indemnización ha sido fijada en 19.425,84 euros.

Hablan los hechos

El Defensor del Paciente acaba de informar ahora de esta resolución que el SAS adoptó en julio de 2008 al abogado de la víctima, el letrado gaditano José Luis Ortiz Miranda, quien ha llegado a calificar de "escalofriantes" las conclusiones del dictamen del facultativo del Servicio de Aseguramiento y Riesgo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. Este dictamen ha motivado que el SAS haya reconocido sin ambages la grave negligencia médica cometida.

En julio de 2006, J.G.S. estaba embarazada de cinco semanas y acudió a Urgencias de Maternidad del hospital Puerta del Mar al sufrir un dolor en el hipogastrio (el bajo vientre). Tras realizarse varias analíticas y ecografías, la ginecóloga E.R.A. le administró un medicamento por vía intramuscular para interrumpir el embarazo al creer que el feto que estaba gestando no se encontraba en el útero, sino en un ovario. La paciente siguió ingresada y se le practicaron nuevas pruebas.

Cuatro días después, dos médicos del hospital gaditano le comunicaron que su embarazo era normal, que el feto estaba en el útero e incluso le llegan a dar la enhorabuena. Ella, alarmada, preguntó por la inyección que le pusieron días atrás y según recoge la propia resolución del SAS, le dijeron que "no pasa nada, sólo es una inyección".