Aumentan las críticas a Obama por restablecer la financiación del aborto

Aumentan las críticas a Obama por restablecer la financiación del aborto

Ha autorizado "una masacre de inocentes", advierten con firmeza desde el Vaticano, que denuncia también su impulso a la experimentación con embriones, mientras en EE.UU. ya le denominan el "presidente Aborto".

REDACCIÓN HO.- Obama levantó el veto que prohibía el uso de fondos del Gobierno para subvencionar a grupos que practiquen o asesoren sobre el aborto en el extranjero,  restricción conocida como Política de Ciudad de México, establecida por Ronald  Reagan en 1984 y que fue anulada por Bill Clinton al llegar al poder. Un par de días después de su llegada a la Casa Blanca en 2000, Bush volvió a instaurarla. Tanto Clinton como Bush ejecutaron la orden el día del aniversario de la sentencia Roe v. Wade. Obama ha preferido esperar al día siguiente.

Las críticas comenzaron en el propio país: Los opositores a cualquier cesión al aborto ya han saltado contra Obama y han criticado que tome una decisión innecesaria y que divide, cuando presume de ser un presidente aglutinador, tal y como relata el The New York Times. "Obama será recordado para siempre no sólo por ser inteligente, moderno, dotado y elocuente, sino por ser el Presidente Aborto", ha comentado Chistopher H. Smith, congresista republicano.

También numerosos dignatarios del Vaticano han criticado durante este fin de semana la decisión del nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de derogar una cláusula antiaborto, tal como lo había prometido durante la campaña electoral: "Ha sido la peor decisión que podría tomar", lamentó el arzobispo Rino Fisichella, presidente emérito de la Academia Pontificia para la Vida, quien acusó al presidente Obama de haber autorizado "una masacre de inocentes". "El derecho a la vida es el primero que hay que defender", insistió el prelado ante varios medios italianos, tras subrayar que "el 80% de los estadounidenses está en contra del aborto".

El nuevo presidente de Estados Unidos derogó el viernes una disposición que prohibía a todas las organizaciones no gubernamentales que obtienen financiación del Estado norteamericano practicar abortos o proporcionar servicios relacionados con la interrupción del embarazo fuera de Estados Unidos.  El actual presidente de la Academia Pontificia para la Vida, monseñor Rino Fisichella, calificó también de "arrogante" la autorización de Obama de financiar organizaciones estadounidenses que practiquen el aborto en el extranjero. Es la "arrogancia de quien cree que hace lo justo al firmar un decreto que apoya el aborto y por lo tanto la destrucción de seres humanos", denunció Fisichella al diario italiano Corriere della Sera.

"Si éste es uno de los primeros actos del presidente Obama, con todos mis respetos, creo que el camino hacia la decepción habrá sido corto", resumió el arzobispo. "No creo que los que han votado por él hayan tenido en cuenta las cuestiones que se han dejado de lado de manera tan astuta durante el debate electoral. La mayoría de la población norteamericana no tiene la misma postura que el presidente y su equipo", estimó Fisichella.

Experimentación con embriones

El arzobispo también criticó la autorización dada el viernes por las autoridades norteamericanas de realizar el primer experimento en humanos con células madre embrionarias humanas, primicia mundial que podría abrir la vía al tratamiento de enfermedades hasta ahora incurables. "Mi primera impresión es que ha cedido a la presión de las multinacionales del sector. (...) El problema no es científico, sino ideológico y económico", según el presidente de la Academia Pontificia para la Vida.

Por su parte el diario de la Santa Sede, L'Osservatore Romano, censuró la medida de Obama como "muy decepcionante". El diario retoma en un artículo publicado en primera página las tesis de la Iglesia estadounidense, que tildó de "error en el camino de la defensa de la vida y de la dignidad humana" la decisión de Obama. "Una administración que quiere reducir el aborto no debería otorgar fondos a organizaciones que practican y promueven el aborto como método de planificación familiar en los países en vías de desarrollo", escribe el rotativo, que cita al cardenal estadounidense Justin Francis Rigali, arzobispo de Filadelfia y presidente de la Comisión Episcopal Pro Vida.