Educación diferenciada: "Está en juego la libertad de elección de centro"

Educación diferenciada: "Está en juego la libertad de elección de centro"

Frente a la persecución decretada por la Xunta de Galicia o el gobierno regional andaluz, los centros de educación diferenciada recuerdan que la Ley les ampara y denuncian el recorte de libertades. 

REDACCIÓN HO.- Los colegios gallegos acaban de recibir la amenaza de la Xunta gallega: o terminan con la educación diferenciada o se quedan sin concierto. Sus responsables denuncian que "lo que está en juego es la libertad de elección de centro de las familias gallegas de la enseñanza concertada".

Este es el comunicado que han hecho llegar a HO los presidentes de las Asociaciones de Padres de los
Colegios de Fomento Las Acacias, Montespiño, Peñarredonda y Montecastelo:

Tras las informaciones sobre la posible eliminación de derechos a familias de más de 2.000 alumnos y más de 10.000 antiguos y antiguas alumnas en Galicia, creemos necesario reaccionar ante este ataque a la libertad y a los derechos constitucionales.

La educación diferenciada es un modelo jurídicamente legítimo. Así lo ratifican los tratados internacionales, la Constitución, y los Tribunales Constitucional y Supremo. En el ámbito internacional, la Convención de la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza (Unesco) señala que "no es discriminatoria la creación o el mantenimiento de sistemas de enseñanza separados para alumnos de sexo masculino y femenino".

La LOE avala la educación diferenciada al adherirse España a esta convención internacional. Las sentencias que han abordado la educación diferenciada son del Supremo. La últimas en 2006 y julio de 2008. Ambas ratifican que no se puede asociar la enseñanza separada con discriminación por razón de sexo". Hay argumentos perfectamente legítimos por parte de quienes defendemos esta opción.

Este sistema está siendo promovido, además, en países de nuestro entorno como Francia, Alemania, Inglaterra, Suecia, Australia, Canadá o EE UU, por movimientos feministas, partidos conservadores, liberales, socialistas, comunistas, etc. Heidi Simons, diputada alemana socialista y conocida feminista, sostiene, por ejemplo, que "es necesario deshacerse definitivamente del prejuicio de que chicas necesiten clases conjuntas con chicos para no estar en desventaja".

La Administración conoce la legitimidad jurídica y pedagógica de la educación diferenciada. Si piensa que es discriminatoria, es decir, da trato de inferioridad a una persona o colectividad por cualquier motivo, ¿por qué se pide que se plantee retirarnos el concierto, pero se nos permitiría funcionar como centros privados?

En el fondo, lo que está en juego es la libertad de elección de centro de las familias gallegas de la enseñanza concertada. Nos alegramos de que existan centros públicos y concertados con modelos mixto y diferenciado, que consiguen con sus planteamientos pedagógicos excelentes resultados académicos, así como altos estándares de calidad en la formación humana y en valores. La libertad es motivo de satisfacción porque permite a las familias mayor posibilidad de elección de centro. No podemos ideologizar la educación. Lo que sería discriminatorio es que las familias no pudieran seguir accediendo en la misma libertad y derechos que disfrutan desde hace más cuatro décadas.

El auténtico progresismo es el que amplía derechos a todos y no excluye a los que optan por
modelos diferentes.

La educación diferenciada es un modelo pedagógico legítimo que se inscribe dentro del derecho que tienen lo padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones educativas, y el que tienen las personas físicas y jurídicas para la libre creación de centros tal como se recoge en la Constitución Española:

Artículo 27.1: Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.

Artículo 27.6: Se reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales"

También se recoge en la Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza de la UNESCO, que señala:

"No es discriminatoria la creación o el mantenimiento de sistemas o establecimientos de enseñanza separados para los alumnos de sexo masculino y para los de sexo femenino, siempre que estos sistemas o establecimientos ofrezcan facilidades equivalentes de acceso a la enseñanza, dispongan de un personal docente igualmente calificado, así como de locales escolares y de un equipo de igual calidad y permitan seguir los mismos programas de estudio o programas equivalentes".

Asimismo la educación diferenciada  aparece en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que en su artículo 14 afirma:

"El derecho de los padres a garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas".

Igualmente aparece la educación diferenciada en la jurisprudencia española, en concreto diferentes sentencias destacan su legitimidad, de las cuales las más significativas son:

  • Tribunal Constitucional: 5/81 de 13 de febrero de 1981 y 77/85 de 28 de junio de 1985.
  • Tribunal Supremo: Fechada el 26 de junio de 2006, señala textualmente que "no se puede asociar la enseñanza separada con la discriminación por razón de sexo, tampoco hay norma expresa que prohíba el sostenimiento público de centros que la practiquen". Recientemente ha habido otra Sentencia del Tribunal Supremo de 11 de julio de 2008, que ha ratificado esta doctrina, con lo que al haber dos sentencias se genera jurisprudencia.