El juicio contra el juez Ferrín se celebrará el próximo día 24

El juicio contra el juez Ferrín se celebrará el próximo día 24

El juez insiste en que se le quiere condenar a toda costa y que se tratará de un juicio político.

REDACCIÓN HO.- El juez Fernando Ferrín Calamita ha informado a HO que se le ha notificado hoy la fecha del juicio que se celebrará contra él por un supuesto delito de prevaricación continuada, y que tendrá lugar el próximo 24 de noviembre, a partir de las 10:00 horas. El fiscal pide 18 años de inhabilitacion profesional, lo que se traduce de facto en su separación de la carrera judicial

"No será un juicio normal, asentado en bases estrictamente jurídicas. Si así fuera, no tendría nada que temer. Saldría absuelto, porque la acusación es absurda a la luz de la jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre el delito de prevaricación", señala el juez Ferrín, quien muestra su convencimiento de que  "será un juicio político. Se me juzgara por mis creencias, por ser católico".

En este sentido, el juez cree que será la primera vez en los 30 años de vigencia de la Constitución Española de 1978 en que se juzgue a una persona por sus creencias. "Ese es el verdadero fondo de la cuestión, y así se deduce ya del escrito inicial de querella, aunque lo que aflore en la superficie, de lo que me acusan formalmente, es de haber dictado tres resoluciones injustas a sabiendas. Acusación normalmente improsperable, pero ya se sabe que cuando entra la política en la justicia, esta sale", añade.

"Se me quiere condenar a toda costa, porque me he negado a marcharme de Murcia, tal y como me exigía el presidente del TSJ, D. Juan Martínez Moya, entre otras personas, y a pagar 10.000 euros. Si el acto que D.m. tendrá lugar el 24 de noviembre fuera jurídico, yo no hubiera acudido a los medios de comunicación, porque no es mi estilo", afirma.

Pero como el juez considera que su juicio va a ser  "una pantomima", afirma que  no le ha quedado mas remedio que poner en conocimiento de la opinión pública lo que esta ocurriendo, "ya que, ni más ni menos, se va a juzgar a una persona vulnerando sus derechos fundamentales, entre ellos, el de libertad de creencias del art. 16 ce, y en base a unas corrientes de opinión impuestas por la mayoría parlamentaria del momento, que han penetrado en la justicia humana, politizándola y, paradójicamente, luego los integrantes de un inexistente poder judicial se quejan de las injerencias del ejecutivo en la"justicia"..."

En interés de la menor

Ferrín Calamita insiste en que "yo no he aplicado mis creencias en el expediente de adopción por el que se me enjuicia ni en ningún otro. Si así fuera, hubiera colapsado el juzgado y los divorcios tardarían en tener sentencia uno o dos años, como ocurre en otras ciudades españolas. Al igual que en los divorcios, en esta adopción de Candela solo he mirado por los menores, grandes victimas del egoísmo de unos padres que en la mayoria de las ocasiones anteponen su bienestar al de sus hijos. En el conflicto entre los derechos de las personas mayores, libres y responsables, y un menor, la ley obliga al juez a decantarse por éste, y ese criterio es el que aplico yo siempre".

El juez concluye recordando que "el 10-12-2008 se celebra el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre por la ONU. Derechos que están sobre el papel pero que en muchas ocasiones se desconocen en la realidad (España ignora los artículos 7, 12, 16, 18, 19,26 y 28). Pues bien, su artículo 29.2 dice " en el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará solamente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática. El día 24 de noviembre creo que se dilucida algo mas que mi condena".