Absentismo en el Congreso: ¿dónde están nuestros representantes?

Absentismo en el Congreso: ¿dónde están nuestros representantes?

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/15091">Rajoy, orgulloso de su labor de oposición y del giro del PP</a>»

Menos de la mitad de los diputados del Congreso acudieron ayer a la sesión de control al Gobierno. El despiste del diputado Aguirre (PP) impidió interrogar a Solbes, hecho que ocurre un día después de que Rajoy se felicitara por su labor de oposición.

REDACCIÓN HO.-  Ante la ausencia de los jefes del Gobierno y  de la oposición - Zapatero estaba en El Salvador en la inauguración de la XVIII Cumbre Iberoaméricana y Rajoy en su despacho de la calle Génova-, más de la mitad de los diputados optaron ayer por escaquearse de la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. Quince minutos después de iniciadas las preguntas a los diferentes miembros del Gobierno, apenas había 160 de los 350 escaños ocupados.

Fuentes del grupo socialista destacaron enseguida la ausencia del diputado popular Ramón Aguirre, por lo que no se pudo formular la pregunta que estaba prevista al vicepresidente Solbes. Desde el PP se admitió que llevan algunas semanas insistiendo a sus diputados sobre la importancia de acudir a los Plenos, pero negaron que hubiera más populares ausentes que socialistas o de otros grupos.

El "despiste" popular

Lo cierto es que el colofón a la fuga de señorías llegó con la ausencia del diputado del PP por Guadalajara Ramón Aguirre, que ha tenido que pedir perdón por faltar a la sesión y olvidarse de que debía haberle formulado una pregunta al ministro Solbes sobre  la crisis económica.

En concreto, el diputado ausente debía formular a Pedro Solbes quizás la pregunta más importante de la sesión de control al Gobierno, referida al enorme incremento del paro. A las 9:05, y tras un  rifirrafe entre Soraya Sáez de Santamaría y De la Vega, el presidente de la Cámara, José Bono, daba paso a las preguntas formuladas al vicepresidente segundo del Gobierno, la primera de ellas de Ramón Aguirre. Silencio. E diputado estaba missing. Bono insistía: "¿Don Ramón Aguirre, por favor?". La callada. La portavoz popular se volvió y miró hacia arriba, donde suele sentarse el diputado. El escaño, vacío. Conclusión del presidente del Congreso: "Se da por retirada la pregunta". Y Solbes, se fue de rositas, pero esta vez no con la callada por respuesta, sino por pregunta.

Instantes después entraba un apresurado Ramón Aguirre a ocupar su sillón. Poco después salía, con gesto mohíno, acompañado del portavoz de Economía, Cristóbal Montoro. Por un "despiste", el PP había incumplido su misión de controlar al Gobierno. "Ha sido un puro despiste. He pedido perdón al presidente de la Cámara, al vicepresidente, al Grupo Parlamentario, y ahora pido perdón a los electores por este despiste y procuraré reformular la pregunta en el próximo pleno", se disculpaba más tarde Aguirre. Según explicó, su "despiste" fue se  produjo mientras consultaba en la biblioteca del Congreso la prensa con  objeto de encontrar una declaración del ministro de Trabajo que quería usar en su intervención.

El asunto seguía trayendo cola hoy. Tal es así que Sáez de Santamaría abogaba esta mañana por sancionar a los diputados ausentes: "desde luego, sanciones disciplinarias en las ausencias. Es un trabajo que se tiene que cumplir. Bien es cierto que a veces hay diputados que siguen el pleno desde las televisiones de sus despachos porque tienen que preparar una intervención o porque están reunidos, pero no es admisible que se produzcan estos vacíos en la bancada", afirmaba en declaraciones a Antena 3.

Al final, todo un ejemplo de que las cosas no van tan bien en la oposición como ayer presumía Mariano Rajoy, en su arenga a diputados y senadores de su partido. Al menos para quienes bajamos de la arena política a la realidad.