Garzón no debe continuar envenenando nuestra convivencia social

Garzón no debe continuar envenenando nuestra convivencia social

El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, puede ser expedientado por falta muy grave de "desatención o retraso injustificado y reiterado en la iniciación, tramitación o resolución de procesos y causas o en el ejercicio de cualquiera de las competencias judiciales" (Ley Orgánica del Poder Judicial, artículo 417.9). ¡Pide al Consejo General del Poder Judicial que expediente al juez Garzón!

A la dramática situación de nuestro sistema judicial y a las graves intromisiones del Gobierno de Zapatero en el gobierno y funcionamiento de la justicia española, así como a la sistemática inaplicación de ciertas leyes según los territorios y las circunstancias "según lo aconseje la jugada", hay que unir las actuaciones a título particular como la emprendida por el Juez Baltasar Garzón en su apertura de un macro.sumario con el que pretendía procesar al franquismo. Ahora, viendo las orejas al lobo -estaba pendiente de resolución en la Audiencia la petición de incompetencia planteada por el Fiscal-, se inhibe.

En un momento en que la arbitrariedad en las sanciones, como en los casos del juez Tirado y la secretaria judicial Juana Gálvez por el caso Mari Luz han levantado a todos los funcionarios de justicia contra la absoluta ineficacia del Ministro Bermejo y del Presidente Zapatero, en un momento en que el tejido institucinal de España y las garantías judiciales de los derechos y libertades fundamentales de los españoles se disuelven como un azucarillo, el juez Garzón se dedica a reabrir heridas y alterar profundamente la ya maltrecha convivencia pacífica de la sociedad española.

Y todo ello mientras continúa acumulándose el polvo sobre la pieza separada en la que debería estar investigándose el chivatazo a ETA justo antes de la operación policial en el entorno del Bar Faisán. Que a una banda criminal les llegase aviso de una operación policial desde posibles entornos institucionales es un hecho gravísimo que pone en cuestión todo nuestro Estado de Derecho. La Ley Orgánica del Poder Judicial tipifica en su artículo 417.9 como falta muy grave la "desatención o retraso injustificado y reiterado en la iniciación, tramitación o resolución de procesos y causas o en el ejercicio de cualquiera de las competencias judiciales". ¡Pide al Consejo General del Poder Judicial que expediente al juez Garzón!.