Celebrada en Barcelona la 'Jornada de objetores de conciencia a EpC'

Celebrada en Barcelona la 'Jornada de objetores de conciencia a EpC'

Los objetores catalanes reafirman su rechazo al intento de manipulación y adoctrinamiento ideológico del Estado y proclaman que corresponde a los padres y no a la Administración el derecho a educar a sus hijos.

REDACCIÓN HO.- Este sábado, 18 de octubre, se ha celebrado en Barcelona la Jornada de objetores de conciencia frente al grupo de materias conocido con la denominación de Educación para la Ciudadanía.

El encuentro, convocado por un colectivo de padres y madres de alumnos, ha contado con el apoyo de diversas entidades; entre ellas el Foro Catalán de la Familia, el GEC (Grup d'Entitats Catalanes de la Família), el Instituto de Política Familiar de Cataluña, la Plataforma Dret a Escollir, el Foro Arbil y Profesionales por la Ética de Cataluña.

El evento tuvo lugar en el colegio Loreto-Abat Oliba de Barcelona, a cargo de cuyo director, Lluis Seguí, estuvo la alocución de apertura, y contó con la asistencia de unas 150 personas, entre las que se hallaban representantes de entidades del ámbito educativo y familiar y numerosos padres y madres.

Intervinieron Josep Miró i Ardèvol, Presidente de e-Cristians; Jorge Buxadé, Presidente del Foro Catalán de la Familia; Ramón Novella, psicopedagogo y Presidente de Professionals per l'Ètica de Catalunya, y Ana Victoria, coordinadora de la campaña de objeción en Cataluña. También el presidente de la EPA (Asociación Europea de Padres), Diego Barroso; Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, y el jurista Pablo Nuevo. Así mismo, brindaron sus testimonios varios padres objetores de toda Cataluña y algunos representantes de plataformas objetoras de Aragón, las Islas Baleares y la Comunidad Valenciana, que asistieron a la Jornada para mostrar su solidaridad a las familias objetoras catalanas.

Ponencias de la mañana

En la primera disertación del día, Lluis Seguí dio la bienvenida a los asistentes y enmarcó el motivo del encuentro en un contexto más amplio, pues, a su juicio, tanto la EpC como la ley educativa que la introduce en el sistema educativo (la LOE) y la Ley de Educación de Cataluña constituyen una agresión a la libertad de educación.

Seguidamente, Ramón Novella explicó el alcance de Educación para la Ciudadanía, implantada en aplicación de una norma aprobada sin consenso y sin tener en cuenta la opinión de los padres, y afirmó que supone un peligro real de manipulación y adoctrinamiento a fín de imponer una moral de Estado. Igualmente defendió que en este caso hay que ejercitar el derecho fundamental a la objeción de conciencia y a la libertad ideológica reconocidos en nuestra Constitución. "Este acto - afirmó- es el principio de una movilización ciudadana en Cataluña, en defensa de la
libertad de enseñanza y el derecho de los padres a educar a sus hijos, sin intromisiones gubernamentales ni adoctrinamiento ideológico". "Nos mueve la pasión por la libertad", añadió.

El tercer orador fue Josep Miró, quien afirmó que, por medio de la EpC, el Gobierno ha tomado una "deriva totalitaria" en su política educativa, ya que sus currículos abordan aspectos morales más allá de los constitucionales. "El Estado quiere educar moral y religiosamente a los niños, o deseducarlos", criticó, y añadió que educar "es un derecho de los padres". Por ello, defendió que la objeción de conciencia frente a estas asignaturas es la única respuesta posible de los padres que sean conscientes de la necesidad de exigir a los poderes públicos el respeto y la garantía del ejercicio de los derechos que la Constitucvión les reconoce.

A continuación, Diego Barroso informó sobre las gestiones llevadas a cabo por la EPA en el Parlamento Europeo, ante el que denunció el intento ilegítimo de adoctrinamiento ideológico y moral que el Estado español pretende con los actuales currículos de EpC. La Presidencia del Parlamento Europeo notificó a la EPA que había dado traslado de su queja a la Comisión de Educación de la Cámara, para que la tuviese en cuenta en los trabajos que haya de acometer en el futuro.

Por su parte, el jurista Pablo Nuevo informó al auditorio sobre los casi mil recursos que familias objetoras de toda España han planteado ante los tribunales de Justicia, muchos de los cuales han dictado sentencias que reconocen la legitimidad del ejercicio del derecho de objeción de conciencia frente a las cuatro materias de EpC y autos de medidas cautelares que eximen provisionalmente a los hijos de los objetores.

Cerró las intervenciones de la mañana Jaime Urcelay, quien aseguró que "el movimiento cívico por la objeción de conciencia es un ejemplo de compromiso, tenacidad y coraje", ya que, en su empeño por defender los derechos constitucionales, han de plantear una batalla en la que resulta evidente la "desproporción de fuerzas", puesto que han de hacer frente al aparato del Estado, con todo su enorme poder. Destacó que, pese a ello, ya se han planteado en España casi 50 000 objeciones y que son más de 100 las asociaciones y plataformas que aglutinan, apoyan y asesoran a quienes se plantean la posibilidad de oponerse por este procedimiento a que a sus hijos les sean inculcados valores que no se corresponden con sus propias convicciones. También resaltó que se están sustanciando casi 1000 recursos en los tribunales de Justicia, con más de 125 resoluciones en favor de las familias objetoras y llamó la atención sobre la creciente presencia de informaciones relativas a la objeción en los medios de comunicación. 

Breve sesión vespertina

La sesión de la tarde comenzó con los testimonios de familias objetoras de Cataluña y con los mensajes de apoyo y solidaridad por parte de miembros de plataformas de otras comunidades.

A continuación, disertó Jorge Buxadé, quien insistió en que los padres tienen el derecho y el deber de educar, así como el derecho a escoger la educación que quieren para sus hijos. El dirigente del Foro Catalán de la Familia aseguró que el Estado ha de ser subsidiario de los padres, pero ahora pretende suplantar su patria potestad. Igualmente indicó que "los colegios violan la ley si no aceptan las objeciones, ya que es un derecho constitucional que asiste a los padres". Así mismo, Buxadé negó que la controversia en torno a EpC sea una cuestión de "católicos frente a no católicos" y aseguró que, muy al contrario, "es una batalla por la LIBERTAD, con mayúsculas". En su discurso, denunció, como otros oradores habían hecho con anterioridad, que con los currículos de EpC el Estado vulnera derechos de los ciudadanos y recordó que, según determina el artículo 10 de la Constitución, "la dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social".

Clausuró la Jornada Ana Victoria, quien insistió en que "los padres estamos advirtiendo al gobierno que nos repugna lo que está intentando hacer con nuestros hijos y que no vamos a parar, porque se trata de nuestra libertad". La coordinadora de la campaña de objeción en Cataluña pidió a las familias que actúen, porque "si de verdad creemos que la EPC es una intromisión y una violación del derecho a educar a nuestros hijos, tenemos la obligación ineludible de hacérselo ver a los demás." Finalmente llamó a los padres y madres a la objeción: "Vamos a presentar batalla, vamos a objetar, en ningún caso el Estado va a imponernos criterios ideológicos disfrazados de moralina".