El informe sobre el accidente de Barajas fue filtrado por Fomento

El informe sobre el accidente de Barajas fue filtrado por Fomento

<a href="http://www.hazteoir.org/node/13931"><span style="font-weight: bold" class="Apple-style-span">Barajas: Álvarez desvía responsabilidades a Spanair</span></a>
«BLOGS HO: <a href="http://www.outono.net/elentir/?p=3531">Barajas: un circo a costa de las víctimas</a>, por Elentir»

REDACCIÓN HO / LA RAZÓN / COPE / EUROPA PRESS.-  El borrador del informe preliminar de la Comisión de Investigación sobre el accidente que costó la vida a 154 personas en el aeropuerto de Barajas fue enviado desde un fax del Ministerio de Fomento. En concreto, desde el número 91 597 85 03, correspondiente al Gabinete Telegráfico del Departamento que dirige Magdalena Álvarez, según el documento al que ha tenido acceso La Razón.

Así consta en una copia del borrador, con fecha 15 de septiembre, a las 17:30 horas, a la que ha tenido acceso El citado periódico. El hecho de que el borrador, que luego fue filtrado a un medio de comunicación, fuera enviado desde Fomento es especialmente grave. No sólo por la filtración en sí, que podría constituir un delito, sino también por el hecho de que el documento estuviera, presuntamente, en manos de algún funcionario del Ministerio. De acuerdo con fuentes cercanas a la investigación, Fomento ni siquiera debía haber tenido en su poder el documento. Aunque la Comisión de Investigación depende del Ministerio, se supone que trabaja de forma autónoma e independiente. El informe no estaba concluido -de hecho, no será hasta hoy cuando la Comisión se reúna para terminar el documento preliminar- por lo que no debía haber pasado al Ministerio. Máxime, cuando algunos de los propios miembros de la Comisión ni siquiera habían visto la copia del borrador. Es el caso de Valentín Villarroel, el piloto que presentó ayer su dimisión por haberse enterado por la Prensa del informe.

La filtración del borrador (y posterior filtración, ayer, de un vídeo de AENA del accidente) han desatado una tormenta en el entorno de la investigación. El juez Javier Pérez, aseguró ayer que hoy tomará "las medidas oportunas" para esclarecer las circunstancias de la filtración. Por su parte, la Asociación Europea de Pilotos (ECA) se mostró ayer "alarmada" por las "continuas y aparentemente coordenadas" filtraciones y exigió la intervención de la UE.
La Razón
trató ayer, en reiteradas ocasiones, de ponerse en contacto con el Departamento de Comunicación de Fomento para que ofreciera su versión de los hechos, sin éxito.

El PP pide la disolución de la comisión y denuncia las filtraciones del Gobierno

Los populares en la ComisiónEl PP quiere que el Ministerio de Fomento disuelva la comisión de investigación sobre el accidente de Barajas. El portavoz popular de Fomento, Andrés Ayala, calificaba este jueves de "gravísima" la dimisión del vocal que representaba a los pilotos en la comisión. Para Ayala, la comisión ha perdido toda su credibilidad: "creemos que el informe que pueda salir de ella no es solvente, y que por lo tanto mantenerla es totalmente inútil. Es una comisión que  estaba destinada a saber las causas del accidente, y hemos visto que se ha transformado en un instrumento del Gobierno para establecer su estrategia pava. El Gobierno ha filtrado lo que le ha interesado en cada momento sobre los trabajos de esta comisión, por lo que creemos mantenerla es inútil y una tomadura de pelo para los ciudadanos". El PP exige además la comparecencia inmediata en el Congreso de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, tras estas filtraciones.

La dimisión del único piloto en la comisión, respuesta a las filtraciones

Recuperando parte del fuselajeEl único piloto vocal en la Comisión de Investigación (CIAIAC), Valentín Villarroel, presentó ayer su dimisión a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, por su malestar ante las filtraciones a la prensa del borrador del informe preliminar de los documentos relativos al accidente del avión de Spanair en Barajas. Esta retirada se suma a la de los dos peritos del Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial (COPAC) ayer por las continuas filtraciones a la prensa.

En la CIAIAC hemos fracasado en nuestra misión: promover la seguridad en el transporte aéreo y evitar la alarma social producida por los accidentes", recalcó Villarroel, quien consideró que las consecuencias son el "descrédito de la Dirección General de Aviación Civil como garante de la seguridad y los daños irreparables de toda índole a Spanair". "Un organismo del Estado como la CIAIAC ha sido utilizado para pervertir sus fines generando desconfianza en lugar de promover la seguridad. Ésta es la triste despedida de un piloto comercial veterano que expresa su tristeza y frustración por no poder haber impedido este sin sentido, falta de rigor e independencia", precisó Villarroel, quien en una carta asegura que su dimisión "irrevocable" pretende impedir "el aprovechamiento ilícito que pudiera derivarse de la continuidad y ratificación del borrador en cuestión". Asimismo, aseguró que su renuncia es una "expresión de protesta a la perversión de los fines que persigue la CIAIAC" y exigió una "urgente regeneración y recomposición" de la Comisión para un correcto funcionamiento de la misma.

Villarroel asegura en una carta abierta dirigida al presidente del CIAIAC, Pablo Palomares, que no tuvo "nada que ver" en la creación del borrador, del que tuvo conocimiento a través de la prensa y en este sentido aseguró "discrepar profundamente no solamente de la forma, sino del contenido, argumentaciones, y recomendaciones del borrador". Asimismo, el piloto mostró su desacuerdo con la forma en la que se ha "distribuido y manejado" la información dentro de la Comisión y se mostró sorprendido por la falta de medidas de seguridad para evitar filtraciones.

El borrador no es fiable

Asimismo, el piloto considera que es "muy pronto", y que de hecho en el borrador no se adjuntan evidencias, como para "pretender que éste tenga una fiabilidad adecuada a los principios de la investigación". Por otro lado, el vocal de AEP considera que en la redacción del borrador se emiten las "causas latentes" que pudieron ocasionar el accidente, que sí están "bien documentadas" en el informe de la NTSB del accidente del MD82 N312RC en septiembre de 1987 en Detroit, centrándose "exclusivamente en cargar las tintas en la consideración por el operador de una recomendación de cumplimiento de un procedimiento".

El avión siniestrado, en imagen de archivo"No entiendo como el borrador sigue considerando relevante el procedimiento de verificación de la alarma de despegue cuando ni siquiera Boeing así lo consideró en su visita a Spanair", recalcó el piloto. Asimismo, Villarroel consideró que "no es aceptable" que se evite relacionar Boeing con las causas "necesarias" en la cadena de fallos "como la desenergización" eléctrica del circuito de alarma de despegue.

El piloto se mostró sorprendido por que en el borrador no se tenga en cuenta la 'Flight Operations Support' realizada por Boeing a Spanair entre el 5 de y el 14 de noviembre de 2007, que calificó de "excelentes" los procedimientos desarrollados por Spanair y el grado de cumplimiento por sus tripulaciones, señalando además que el grado de coordinación (CRM) entre las tripulaciones de Spanair "incluso excede los estándares mundiales". Villarroel recordó que no es posible saber si los pilotos realizaron la prueba de la alarma del despegue porque, teniendo en cuenta que la tripulación tenía que realizar una larga escala en Barajas antes del vuelo y abandonar el avión para descansar en la oficina de firmas, podrían haber realizado una verificación completa y ésta también procedía después de la tarea de mantenimiento de acuerdo con los procedimientos de Spanair.

Asimismo, aseguró que no es posible saber si "realmente" los pilotos habían o no seleccionado los flaps correctamente, "tan solo que no se encontraban posicionados, por tanto nadie puede descartar todavía que los actuadores y/o indicadores pudieran haber tenido un fallo eléctrico". "El seguimiento en el cumplimiento de las recomendaciones del accidente de Detroit demanda reflexionar sobre el cumplimiento y eficacia real de las mismas", recalcó Villarroel en la carta, precisando que el requerimiento de comprobar en cada vuelo la alarma de despegue en el MD80 "no previene de un fallo inmediatamente posterior sin aviso a la tripulación".

Noticias relacionadas: