Rechazo en EE.UU. a la agenda abortista de Obama y su elección de Biden

Rechazo en EE.UU. a la agenda abortista de Obama y su elección de Biden

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/13860">Joe Biden, el elegido de Obama</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/13884">La agenda abortista de Obama fue clave en la elección de Joe Biden, según Fox News</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/13893">Barak Obama: La batalla de la coherencia</a>»

Mientras, los medios silencian la gran manifestación de Denver a favor de la vida, el matrimonio y la familia.

REDACCIÓN HO / ACIPRENSA.-  Catholic News Agency (CNA) conversó con distintos líderes católicos y pro-vida al respecto, entre ellos George Weigel, conocido intelectual y autor de distintos libros, quien indicó que la elección de un partidario del aborto era de esperarse porque "Barack Obama es un radical abortista, entonces no hay nada sorprendente en que haya escogido también a un compañero que apoya el aborto" convirtiéndose así en la "fórmula más abortista de la historia".

Por su parte, Deal Hudson, reconocido analista político católico, dijo a CNA que la elección de Biden "ha revelado el extremismo abortista".  De otro lado, el P. Frank Pavone, Director de Priests for Life (Sacerdotes por la Vida) comentó que esta elección es un "llamado para que la Iglesia despierte". Entre los pasos que debe tomar la Iglesia están, en opinión de este presbítero, "mejorar la manera en la que manejamos la fe, estar dispuestos a trabajar espiritualmente con el perdón amonestando al picador, y mantenerse activos políticamente para que este tipo de personas (abortistas) no sean elegidas".

A su turno Austin Ruse, Jefe del Instituto Católico para la Familia y los Derechos Humanos, advirtió que con la elección de Biden "los demócratas están abofeteando a los fieles católicos. Primero, han nominado al candidato más abortista de la historia. Luego rechazan invitar al Arzobispo de Denver incluso para dirigir una breve oración en su convención nacional (que se realiza actualmente en esa ciudad). Y ahora eligen un católico abortista para vicepresidente. Solo los católicos que se odien a sí mismos votarían por esta fórmula".

Asimismo, el Obispo de Wilmington (Diócesis a la que pertenece Biden), Mons. Michael Saltarelli, manifestó públicamente que este candidato no debe comulgar ya que apoya públicamente el aborto. Esta postura de la Iglesia, expresada recientemente por el Prefecto de la Signatura Apostólica de la Santa Sede y ex Arzobispo de Saint Louis (Estados Unidos), Mons. Raymond Burke, también ha sido respaldada por el Arzobispo de Denver, Mons. Charles Chaput, quien en declaraciones a Associated Press reiteró la indicación de que Biden debe abstenerse de comulgar. Estas declaraciones las ha hecho mientras en Denver se realiza la Convención Demócrata Nacional.

Los medios ignoran la manifestación por la vida y la familia de Denver

Por otra parte, unas 5.000 personas se reunieron en Denver el domingo el pasado 24 de agosto, domingo, en la manifestación latina más grande que se haya realizado en Estados Unidos en defensa de la vida y la familia. Aunque eventos más pequeños y menos representativos fueron cubiertos por la prensa, este pasó totalmente desapercibido para los medios locales.

Organizado por Alliance for Marriage (Alianza para el Matrimonio) y bajo el lema "¡Viva la Familia!", miles de latinos reunidos provenientes de Denver, California y Arizona escucharon atentamente a distintos líderes católicos y evangélicos pronunciarse a favor de la vida y la familia.

Entre los oradores estaban Sam Rodriguez, Jr., Presidente de la Conferencia Nacional de Líderes Cristianos Hispanos; Luis Soto, Director Ejecutivo del Centro San Juan Diego (dirigido por la Arquidiócesis de Denver); Eve Nunez, Presidente y Fundadora de la Arizona Latino Commission. Para Soto, esta gran manifestación "nos recuerda a todos que la institución más importante de la sociedad es la familia".

Este gran evento, hasta ahora sin precedentes en Estados Unidos, no fue cubierto por los medios que sí dieron cobertura a una marcha contra la guerra que reunió a 1.5000 personas.